Miércoles 26 de Junio de 2019 - 01:05:15

Aseguran que Perotti tendrá recursos en caja, obras públicas e inversión social

El diputado provincial también instó a encarar "con seriedad" la transición de la administración santafesina.

Casa Gris. Tras el triunfo en las urnas

Frente al pedido de conformación de una mesa de transición por parte del gobernador electo, Omar Perotti, el diputado provincial del Frente Progresista Rubén Galassi, también secretario ajunto del socialismo santafesino, aseguró ayer que la administración saliente dejará recursos en caja, además de obras e inversión social.

Luego de que La Capital diera cuenta el domingo pasado de que Perotti le pedirá al gobernador Miguel Lifschitz la conformación de una mesa de transición, Galassi salió al cruce a las suspicacias deslizadas en el peronismo respecto de la administración de los fondos públicos y el incremento de la planta de personal de la provincia.

"Hay que dejar de lado algunas consideraciones, que son más propias de una mesa de café que de una transición democrática seria, a encarar como todo proceso institucional de esta envergadura requiere", aseguró el legislador, en declaraciones a La Ocho.

En ese sentido, Galassi consideró que al cambio de mando "hay que hacerlo con seriedad, primero porque la sociedad así lo merece y, además, porque se habla de administrar fondos públicos".

Punto clave

Acerca del staff político que sumó el oficialismo a la administración central, el socialista indicó: "Todos los que estamos en la gestión pública, tanto en el Ejecutivo como el Legislativo, sabemos, y eso los gremios lo pueden corroborar, que para pasar personal a planta se necesita una ley".

"No es sencillo, son temas que se debaten con seriedad. No hay que sembrar alarma con cuestiones que no tienen correlato con la realidad", enfatizó el diputado.

Luego se detuvo en el reclamo del entorno de Perotti para que la gestión saliente devuelva los 1.600 millones de pesos que el ex gobernador Jorge Obeid le dejó a Hermes Binner en diciembre de 2007 y que hoy, actualizados, ascenderían a 24.302 millones con 150 mil pesos.

"Es lo mismo que dejará Lifschitz para que el gobernador que asume el 10 de diciembre próximo pueda afrontar los compromisos que le impone la propia gestión inmediatamente".

En esa línea, Galassi añadió: "Cuando un gobierno asume el 10 de diciembre, lo primero que tiene que afrontar a pocos días de la fiestas de fin de año es el aguinaldo, que en 2019 serán unos 5.000 millones de pesos. También deberá pagar los sueldos de diciembre en los primeros días de enero".

"Es lo que hizo Obeid en su momento: dejó recursos para pagar el aguinaldo y los sueldos", advirtió Galassi, quien de ese modo procuró despejar las dudas detonadas por el entorno del dirigente rafaelino.

Asimismo, el socialista aclaró: "Lo importante es discutir en una mesa cómo se hace una transición ordenada, como ocurrió con el reciente proceso electoral, que se realizó con total transparencia. Pese a todas las advertencias y augurios de irregularidades, nada de eso ocurrió".

"También se deja, además de la plata en caja, una gran inversión en infraestructura, como rutas y acueductos, y en materia social. Esa es la mejor manera de invertir los fondos públicos, que le lleguen a la gente", concluyó.

Un día antes, en la Casa Gris habían deslizado a este diario: "Nuestra idea es facilitar una transición correcta, ordenada y prolija". De ese modo, la administración de Lifschitz acusó recibo del pedido de conformación de una mesa de transición, entre un compendio de condiciones que Perotti le transmitirá en los próximos días.

Las metas

En ese sentido, el titular del justicialismo provincial, Ricardo Olivera, afirmó que el objetivo es replicar la experiencia del traspaso de mando entre Obeid y Binner. "Deberá tener esa impronta ordenada y consensuada. Son muchos meses los que nos separan del recambio y es un proceso complicado, tanto para el que se va como para el que llega (a la Gobernación)", señaló.

"La revisión, entre otros temas, de estructuras o licitaciones implica generar equipos de trabajo y lo que hizo Binner en su momento: una auditoría", agregó el dirigente.

Asimismo, Olivera reivindicó la importancia de poder contar con un fondo anticíclico, porque "es un instrumento que puede resolver problemas a corto plazo".

"Hay que reconocer a favor de la gestión saliente que, cuando los resultados electorales ya eran públicos, el ministro de Gobierno provincial, Pablo Farías, me llamó para ponerse a disposición junto a Lifschitz, sentenció Olivera.

casa Gris. Tras el triunfo en las urnas, Perotti le impuso condiciones al gobierno del Frente Progresista.

Fuente: La Capital

Lifschitz reúne el lunes a los 28 diputados electos y ya piensa cómo rearmar el Frente

El gobernador invitó a una cena a los legisladores electos de su lista. La próxima agenda legislativa y el futuro del Frente Progresista se empieza a discutir

El gobernador y diputado provincial electo, Miguel Lifschitz, no pierde tiempo. A menos de una semana de las elecciones donde la lista que encabezaba se quedó con la mayoría de 28 diputados prevista por la Constitución, ya se puso en marcha para diagramar el futuro del Frente Progresista.

Sin grandes rivales internos en el Partido Socialista, luego de la derrota de Antonio Bonfatti en la carrera a la gobernación, la primera movida del mandatario santafesino fue convocar a sus 27 futuros compañeros de bancada –entre los que hay varios miembros de su gabinete– a una cena para este lunes.

El encuentro será en un bar de bulevar Gálvez al 2300, entre Rivadavia y San Luis. La mayoría de los invitados consultados por UNO dijo que "se trata de una cena de camaradería" y que desconocen los detalles de la convocatoria, aunque muchos se lo imaginan. Después de 12 años de gobierno, a partir del 10 de diciembre el Frente Progresista Cívico y Social pasará a ser oposición.

Cualquier derrota implica reacomodar fichas y todo parece indicar que Lifschitz es el ajedrecista que quiere recomponer el tablero del FPCyS. Así quedó posicionado luego de los resultados de las elecciones generales donde el único logro del Frente a nivel provincial lo tuvo como protagonista: la mayoría en la Cámara de Diputados.

Los otros dos grandes logros del Frente fueron retener la Municipalidad de Rosario y ganar en la ciudad de Santa Fe. Esas son conquistas muy importantes, pero no dejan de ser locales y con urgencias de gestión que tendrán ocupados a Pablo Javkin y a Emilio Jatón respectivamente al menos por un buen tiempo. Mientras tanto, Lifschitz ya empieza a jugar y a mover sus fichas.

En la cena de este lunes seguramente habrá un rápido repaso y análisis de las elecciones del domingo pasado, pero luego será tiempo de empezar a diagramar el esquema de la Cámara de Diputados para los próximos cuatro años. Por un lado, se abrirá el diálogo respecto a las comisiones que integrarán los legisladores electos. Por otro, habrá una agenda de temas y la estrategia a desarrollar para llevarla adelante.

Uno de los interrogantes es si en ese listado habrá lugar para la reforma de la Constitución. Ese fue el gran desafío político que el gobernador se planteó durante su gestión y le quedó en el tintero. Parece complicado que lo pueda lograr con mayoría en una sola Cámara y, sobre todo, desde una fuerza que perdió la gobernación. A la agenda y la iniciativa política, por lo general, la marca el Ejecutivo y el nuevo gobernador, Omar Perotti, ya la debe tener definida, al menos en los trazos gruesos. Pero Lifschitz demostró ser obstinado y nada le impide seguir intentándolo.

La reunión también le servirá al gobernador para tener un primer encuentro con los nueve diputados electos del grupo del Nuevo Espacio Organizado (NEO) de la UCR. Es el sector más numeroso de los radicales que creen en el futuro del Frente Progresista Cívico y Social.

Por estas horas, el grupo NEO también está pidiendo pista para tener un encuentro con Lifschitz y no quieren que pase de esta semana. Varios de sus referentes ven en el actual gobernador al único interlocutor con quien hablar sobre el futuro del Frente Progresista. En ese encuentro también se hablará de cómo se contendrá a los dirigentes del radicalismo frentista que no están en el NEO, como algunos dirigentes que estaban en el MAR, un espacio que se fue desmembrando en los últimos meses.

Solo pasaron siete días de la derrota provincial y Lifschitz entendió que no hay tiempo que perder y que el protagonismo dentro del Frente quedó en sus manos.

Fuente: UnoSantaFe

Perotti, entre los tres candidatos a gobernador más votados desde 1983

Con el 99, 32% de las mesas escrutadas, el rafaelino cosechó 738.936 votos, una cifra que lo ubica como el tercer postulante más votado desde la vuelta de la democracia.

Desde 1983 hasta las elecciones del pasado domingo solo tres candidatos a gobernador pudieron romper la línea de los 700.000 sufragios que le permitieron llegar a la Casa Gris. En esta ocasión, Perotti se sumó al podio donde ya estaban Carlos Reutemann y Hermes Binner.
Diez elecciones a gobernador se desarrollaron desde 1983 en la provincia. En 1999 se registró la mayor ventaja entre los dos primeros candidatos, cuando Carlos Reutemann conquistó por segunda vez la gobernación al derrotar (también por segunda vez) al exintendente de Rosario y candidato por el radicalismo Horacio Usandizaga. La brecha entre ambos fue de 256.284 sufragios, a partir de los 890.550 que sacó Lole (bajo ley de lemas, el peronismo obtuvo en esos comicios un total de 914.711 votos). Por ese número, Reutemann se ubica como el mandatario provincial más votado desde la vuelta de la democracia.

En 2007, Hermes Binner tuvo su revancha luego de perder contra Jorge Obeid cuatro años antes. Ya bajo el paraguas del Frente Progresista Cívico y Social, se convirtió en el primer socialista en el país en ganar una elección para gobernador. El médico rosarino (junto a la radical Griselda Tessio) obtuvo 864.524 votos y sacó una luz de 176.327 sufragios sobre la fórmula Rafael Bielsa-Carlos Galán, del Frente para la Victoria. De esta forma, Binner se posiciona como el segundo gobernador con más apoyo en las urnas en diez elecciones.

Para Omar Perotti la tercera fue la vencida en la búsqueda de la gobernación. En 2011 perdió la interna dentro del peronismo santafesino frente a Agustín Rossi. Cuatro años después, quedó a poco más de 25.000 votos de Miguel Lifschitz, quien en forma muy ajustada ganó la gobernación por 1.500 sufragios sobre Miguel Del Sel. Finalmente, el pasado 16 de junio, el rafaelino cosechó 738.936 votos que lo depositarán el 10 de diciembre en la Casa Gris. Esa marca lo coloca como el tercer postulante con mayor número de sufragios obtenido desde 1983.

Debajo de los 700.000 votos

En 2011 el Frente Progresista Cívico y Social revalidó su lugar en la gobernación santafesina con la victoria de Antonio Bonfatti sobre el candidato por Unión PRO Federal Miguel Del Sel. El socialista y médico rosarino recogió 674.239 votos y se impuso por 62.031 ante el humorista.

La segunda mayor diferencia de votos entre dos candidatos (siempre desde 1983) surgió en 1987. En esa ocasión el Partido Justicialista selló su triunfo de la mano de Víctor Félix Reviglio y Antonio Vanrell, cuando con 671.265 votos y una diferencia de 245.015 sobre la dupla de la Unión Cívica Radical Luis Changui Cáceres-Juan Sylvestre Begnis, extendió su permanencia en el poder.

Las elecciones de 1983 mantienen hasta hoy el mayor nivel de asistencia a las urnas por parte de los santafesinos con el 88,28 por ciento. En esa oportunidad el candidato del PJ, José María Vernet, venció por 15.456 votos a su rival del radicalismo, Aníbal Reinaldo, gracias al apoyo de 588.206 santafesinos.

En 2015, el triunfo del candidato a la gobernación por el Frente Progresista Cívico y Social, Miguel Lifschitz, sobre el postulante de Unión PRO Federal, Miguel Del Sel, fue el más ajustado en votos desde 1983, cuando se realizó la primera elección a gobernador por la provincia de Santa Fe tras la vuelta de la democracia en el país. El rosarino con 584.017 votos se impuso por solo 1.496 sufragios sobre el santafesino.

La irrupción de la figura del exautomovilista de la Fórmula 1 Carlos Alberto Reutemann ocurrió en 1991. Lole, con 488.105 votos, venció a Horacio Usandizaga y logró la continuidad del PJ al frente de la Casa Gris desde 1983. El santafesino obtuvo menos sufragios que el rosarino pero la ley de lemas (que hacía se debut en la provincia) lo depositó por primera vez en la sede del Poder Ejecutivo provincial.

Jorge Obeid llegó por su segunda vez al edificio de calle 3 de Febrero 2649 en 2003, en la que fue la última elección bajo la ley de lemas (ya como gobernador, el exdirigente justicialista presentó un proyecto para su derogación, iniciativa que se aprobó en la Legislatura en 2004). Obeid venció al Partido Socialista con Hermes Binner como candidato gracias a 345.744 votos. El rosarino sacó 600.249 pero la ley de lemas le impidió lograr lo que sí obtuvo en 2007.

Por último en 1995 (siempre bajo la ley de lemas) el ingeniero químico Jorge Alberto Obeid, con 327.706 votos, llegó por primera vez a la Casa Gris luego de derrotar al radical y abogado Horacio Usandizaga por una diferencia de 51.692 sufragios. Ese año, la mayor paridad en los comicios surgió en el choque de sublemas del PJ entre la fórmula Obeid-Venesia y Cavallero-Perotti. La ventaja para la primera dupla fue de 33.209 votos.

Fuente: UnoSantaFe

Lifschitz: "En el futuro espero que se recupere esta fiesta que debe ser de todos"

El gobernador, presidiendo el último Día de la Bandera de su gestión, dijo que "lo que era una fiesta popular se ha desvirtuado"

Miguel Lifschitz, luego de presidir su último Día de la Bandera como gobernador de la provincia, expresó hoy su deseo de que "en el futuro se vuelva a recuperar una fiesta que debe ser de todos" y planteó que lo que era "una fiesta popular y democrática" se fue "desvirtuando y politizando".

En declaraciones a la prensa luego del breve acto de izamiento de la bandera en el mástil del Monumento, Lifschitz reflexionó sobre lo austero del acto y destacó que "en el futuro espero que se vuelva a recuperar una fiesta que debe ser de todos, que debe contar con la presencia de las más altas autoridades de todos los niveles de gobierno y que tiene que ser una fiesta de la gente".

Sobre la ausencia del presidente Macri en el acto por el día de la Bandera, el titular de la Casa Gris resaltó que "es una consecuencia de lo que venía comentando. Lamentablemente en los últimos siete u ocho años, lo que era una fiesta popular y democrática se ha ido desvirtuando y politizando, porque estaba el presidente, el gobernador y el intendente, que éramos todos de distintos partidos, se ha ido desvirtuando y politizando".

Lifschitz explicó que la consecuencia de esa politización "obligó a tomar medidas de seguridad extraordinarias que, como ocurrió en los últimos años, impidió la llegada del pueblo y de la gente y terminó desvirtuando totalmente la fiesta. Espero que se supere la grieta, se supere este ánimo de confrontación tan duro y podamos volver a recuperar este acto que debe ser de todos los sectores y de todos los niveles de gobierno".

Fuente: UnoSantaFe

Trabajo y seguridad, los dos ejes que definió Perotti para priorizar en su gestión

El gobernador electo quiere que María Eugenia Bielsa se integre a su gabinete. También espera trabajar en colaboración con Pablo Javkin.

Nuevo gobernador. Tras su resonante triunfo en la provincia

“Queremos que Santa Fe tenga la posibilidad de enarbolar la bandera de la producción y del trabajo”, se entusiasmó ayer el gobernador electo de la provincia, Omar Perotti, quien el domingo quebró la hegemonía de doce años del socialismo al frente de la administración central de Santa Fe.

   Perotti derrotó al socialista Antonio Bonfatti al obtener el 40,51% de los votos contra 36,35 del ex gobernador del Frente Progresista, según se detalla en el escrutinio provisorio. Más atrás quedó José Corral, de Cambiemos, con un magro 18 % de los votos.

   “En Santa Fe hay un fuerte anhelo de recuperar trabajo, de recuperar calidad de vida perdida en muchos casos por el deterioro de la actividad laboral”, comentó Perotti, y agregó: “También hay un deseo de que cambie la política de seguridad, esos son los dos ejes de esta decisión en la provincia de Santa Fe”.

Nombres

Con respecto a los nombres que lo acompañarán en su gobierno, el dirigente peronista fue cauto: “Tenemos tiempo para conformar el mejor equipo con la tranquilidad de saber que hay buenos valores”. Y expresó su anhelo de que María Eugenia Bielsa, su rival en las Paso, se sume a su administración. “Ojalá podamos contar con ella”, indicó.

   Asimismo, expresó su preocupación por los problemas sociales que disparó la crisis económica que atraviesa el país y se comprometió a trabajar intensamente para paliar la situación. “Tenemos otra vez problema de comida en la provincia, mucha gente que no lo está pasando bien. Eso es inaceptable desde mi forma de ver”, confió.

   “Con Alejandra vamos a gobernar para todos, nos toca poner de pie a Santa Fe”, destacó el líder del Frente Juntos, quien anoche, en su discurso de agradecimiento a la militancia en la capital provincial, afirmó: “Los santafesinos deben poder sentir que reciben en relación a lo que le dan”.

Impronta

“Ojalá podamos tener en esa impronta integradora la posibilidad de poner en marcha a esta provincia”, señaló Perotti en Radio Dos, y admitió que “en muchas cosas, sentimos que Santa Fe da para mucho más de lo que tenemos”. Y adelantó: “Aspiramos a un gobierno que sea una usina de ideas y proyectos”.

   “Una provincia es más rica cuando consigue movilizar las energías de todos sus habitantes. Queremos un protagonismo de otra manera, queremos una provincia más segura”, enfatizó el mandatario provincial electo, ratificando los ejes que sostuvo a lo largo de la campaña electoral que le valió ganar la gobernación santafesina.

   “He trabajado toda mi vida para el peronismo y hemos trabajado para unir Santa Fe. Ojalá hagamos lo mismo a nivel nacional, aspiramos a un proyecto nacional y espero que hasta último momento se trabaje para una unidad amplia del peronismo”, dijo Perotti, en relación al esquema nacional que está diagramando el PJ.

Armado

Sobre el armado de listas para la designación de los candidatos a diputados nacionales para las elecciones del 11 agosto, Perotti adelantó “que esa etapa de armado estará a cargo de Ricardo Olivera”, presidente del PJ en Santa Fe.

   Al analizar el resultado en cuanto a la integración de la Legislatura en donde el sector tendrá mayoría en la Cámara de Senadores y minoría en la Cámara baja, aseguró “que tanto a nivel país como en Santa Fe se viene una etapa de diálogo”.

   “Santa Fe es la provincia que mayor empleo perdió. Eso no se puede disimular. Hay que recuperar trabajo y ser duros con los problemas”, dijo y mandó un mensaje al gobernador Miguel Lifschitz, quien seguramente presidirá la Cámara de Diputados desde diciembre: “Yo nunca puse palos en la rueda y confío en que nadie lo haga”.

   “Tenemos mucha gente que no la está pasado bien y desde allí todos tenemos el compromiso de construir”, aseveró.

   Respecto del resultado de la elección para intendente en las dos ciudades más grandes de la provincia, Santa Fe y Rosario, donde fueron electos los candidatos del Frente Progresista Emilio Jatón y Pablo Javkin, respectivamente, manifestó que espera “la colaboración de los elegidos”.

    “Yo voy a gobernar la provincia con los que la gente eligió en cada pueblo o ciudad y espero la mejor colaboración de los elegidos”, sostuvo.

   Sobre la transición hasta diciembre cuando asumirá la Gobernación por los próximos cuatro años, dijo que “espera que sea todo lo ordenada que fue cuando (Jorge) Obeid le traspasó el gobierno Binner”

Reemplazo

El gobernador electo Omar Perotti será reemplazado en la Cámara de Senadores por el actual vicepresidente primero de la Legislatura santafesina, Roberto Mario Mirabella, quien se sentará en la banca que debe dejar el rafaelino, hasta completar su mandato en 2021. Mirabella también es oriundo de la ciudad de Rafaela.

Fuente: La Capital