Sábado 26 de Mayo de 2018 - 08:54:01

Android P: todas las novedades del nuevo sistema operativo de Google

Google presentó, en el marco de su conferencia para desarrolladores llamada I/O, las novedades que traerá la próxima versión de su sistema operativo móvil, Android P.

Llega una nueva versión de Android

El sistema operativo móvil de la compañía celebra 10 años desde el lanzamiento del primero smartphone Android. Actualmente, la compañía está trabajando en la última versión, Android P, que mejoró muchísimo su rendimiento gracias a, sobre todo, la inteligencia artificial.

La inteligencia artificial en el sistema operativo se traduce en la introducción de Adaptive Battery, una aplicación para gestionar la batería y que se adapte al uso que el usuario hace del teléfono ahorrando hasta un 30%. También llega Adaptive Brightness, que optimiza el brillo de la pantalla según la luz ambiental.

Android P también introducirá App Actions, una herramienta predictiva que, aprendiendo de los hábitos del usuario, se adelantará a la aplicación que usará a continuación y agregará iconos para acceder a esas apps para hacer el uso más veloz.

Slice, por otra parte, ofrece un apartado interactivo con predicciones sobre las búsquedas que haga el usuario, que aporta información como precios u horarios.


En cuanto al diseño, Android P busca la simplicidad, e introduce una nueva forma de navegar por la interfaz. Esta versión cambió de lugar la barra de búsqueda, que aparecerá en la parte inferior.

Entre otras novedades, también introdujeron una característica configurable que degrada los colores hasta dejar la pantalla en gris, para que el usuario pueda disfrutarlo cuando es de noche en la cama. Asimismo, cuanta con una aplicación que monitoriza el tiempo que el usuario pasa en el móvil, y una opción para programar tiempos límites en aplicaciones.

La compañía anunció, además, que la versión beta de Android P ya está disponible tanto para los Pixel como para varias otras marcas del mercado.

El asistente de Google podrá llamar por teléfono, hacerse pasar por un humano y reservar un restaurante

A los millennials no les gustan hablar por teléfono y, en su lugar, hablan por WhatsApp, Telegram, Messenger, Instagram o cualquiera de las tecnologías utilizan para comunicarse.

El asistente de voz de Google se hace pasar por un humano para hacer una reserva

Eso Google lo sabe perfectamente y, por ese motivo, presentó una tecnología durante su conferencia de desarrolladores que dejó a todos con la boca abierta.

Su asistente de voz ahora, utilizando inteligencia artificial, podrá llamar por teléfono a un restaurante, hacerse pasar por el usuario, reservar una mesa y todo sin que el humano que atenderá se de cuenta.

WhatsApp para iOS permite ver videos de Instagram y Facebook sin salir de la app

La aplicación de mensajería de Facebook presentó una nueva versión y, desde ahora, además de poder ver videos sin salir, también les da más poder a los administradores.

WhatsApp para iOS permite ver videos de Instagram y Facebook sin salir de la app

En la nueva actualización, difundida oficialmente para iOS, WhatsApp incluye la posibilidad de ver los videos herramientas externas como Facebook e Instagram directamente desde su aplicación como ya se puede hacer con otros servicios como YouTube.

Junto con estas novedades, WhatsApp incorporó también nuevas herramientas para los administradores de grupos. Desde ahora podrán sacar a otros usuarios como administradores sin tener que echarlos, como sucedía hasta el momento.

Además, se añadió también el nuevo modo picture-in-picture, con el que permite a los usuarios seguir viendo vídeos después de salir de uno de sus chats. De esta manera se podrá disfrutar de un contenido de, por ejemplo, Facebook, sin tener que seguir dentro de un grupo de chat.

Finalmente, también podrán elegir quiénes pueden cambiar la descripción, el icono y el asunto del grupo. Hasta ahora, todos los miembros de un grupo podían llevar a cabo los cambios.

Inteligencia artificial: cómo la usamos hoy y cómo lo haremos en el futuro

La IA puede sonar a algo lejano que vemos en películas como Her, Yo, Robot o series como Westworld, pero la realidad es que si tenés un smartphone a mano, hay grandes probabilidades de que estés usando servicios que fueron entrenados para mejorar tu vida.

La inteligencia artificial ya forma parte de tu vida diaria

Cuando te levantás y Waze te dice que tenés que salir un poco antes de tu casa porque hay congestión en una calle que es común que agarres, cuando entrás a Google Photos y ponés en el buscador el nombre de un amigo o de la ciudad a la que te fuiste de vacaciones para ver fotos, cuando le preguntás a Shazam a través de Siri qué canción está sonando de fondo, cuando buscás en Google o cuando Netflix te hace recomendaciones estás, de una manera u otra, usando servicios de inteligencia artificial que fueron desarrollados para poder mejorar la manera en la que interactuás con tus dispositivos.

"Estamos en un momento histórico a nivel tecnológico. Si pensamos en los avances que hubo en los últimos años podemos pensar en los teléfonos a disco", explicó Hanoi Morillo, experta en machine learning de Google. En solo una década "los teléfonos pasaron a tener más potencia que la computadora que llevó a los primeros cohetes a la Luna", agregó.

El machine learning, o aprendizaje automático, es una tecnología que utiliza algoritmos para analizar datos, aprender de esos datos y tomar decisiones basadas en lo que aprendió. El machine learning engloba una técnica muy avanzada llamada deep learning, o aprendizaje profundo, que estructura algoritmos en capas para crear una "red neuronal artificial" que puede aprender y tomar decisiones inteligentes por sí misma.


Si con las tecnologías actual se creó un vehículo autónomo solo resta imaginar lo que se podrá hacer cuando el potencial alcance el 10% o 50%
Twitear

Lo mejor de todo es que actualmente estamos al 1% de lo que podemos llegar a hacer en el futuro. Si con las tecnologías que tenemos hoy se pudo crear un vehículo que se maneja solo sin tener un humano detrás del volante, solo resta imaginar lo que se podrá hacer cuando el potencial alcance el 10% o 50%.

A diferencia de las computadoras, los humanos aprendemos de las experiencias y en base a los resultados vividos en esas experiencias decidimos si hacerlo nuevamente. Las máquinas, hasta hace solo algunos años, aprendían de reglas e instrucciones. El machine learning mezcla esas dos cosas. Hace que las máquinas también aprendan de la "experiencia". Para las computadoras esa "experiencia" son los datos, explicó Morillo.

Lo mejor de todo es que las computadoras aprenden muy rápido. Un ejemplo claro es el del videojuego Breakout –al que muchos conocerán con el nombre de Arcanoid–. La gente de Google solo le dijo a un sistema de inteligencia artificial que tenía que hacer puntos. Los primeros 10 minutos no entendía qué hacer, después de dos horas ya jugaba bien y después de cuatro horas jugaba mejor que la mayoría de los humanos. Eso se puede extrapolar a muchas actividades.
No por nada hay empresas peleando entre ellas para llevarse a las mejores mentes, como hizo Apple con el jefe de inteligencia artificial de Google, llamado John Giannandrea, quien es una de las cabezas más importantes dentro del mundo de éstas tecnologías. Y no por nada, tampoco, Google renombró su división de investigación de Google Research a Google AI.

Nadie sabe la verdadera potencia que tendrá la inteligencia artificial en algunos años. Lo que es seguro es que el mundo será dominado por este tipo de tecnologías que ayudarán a las personas de una manera muchísimo más profunda de lo que ya lo hacen en la actualidad.

reCAPTCHA, o cómo tradujimos millones de libros sin saberlo

Internet, hace solo algunos años, era un asco. Si hoy la problemática gira en torno a la privacidad y el análisis de big data por parte de grandes compañías para vendernos publicidad, hace un tiempo era el spam.

reCAPTCHA, o cómo tradujimos millones de libros sin saberlo

Hoy los algoritmos están ganando la guerra y lograron filtrarlo bastante, pero en los 2000 la cantidad de correos basura que intentaban venderte Viagra o aquellos que te anunciaban que eras el acreedor de una suma millonaria eran cosa de todos los días. Era un calvario.

Al menos hasta que nació el CAPTCHA, creado de la mano de investigadores de la Universidad de Carnegie Mellon, en Estados Unidos, liderados por el guatemalteco Luis von Ahn. El CAPTCHA, que significa en castellano "Prueba de Turing Completamente Automática y Pública para Diferenciar Ordenadores de Humanos", era un test donde se podía ver un texto borroneado que las computadoras no podían descifrar pero que los humanos sí. De esta manera se podía bloquear a los spambots que llenaban a la web de basura.

El tema es que los diseñadores no estaban contentos con este sistema porque había millones de personas que estaban traduciendo palabras todos los días solo demostrando que eran humanos. Sentían que ese tiempo perdido podía utilizarse para más. Por ese motivo von Ahn, intentando pensar un nuevo sistema, no paró de preguntarse qué podían crear para poder hacer algo útil con esas millones de traducciones. Así es como nació el reCAPTCHA.

El funcionamiento de este nuevo sistema era de lo más similar a la anterior versión, pero detrás había algo que demostraba que von Ahn era un genio. La tecnología pedía traducir palabras o números para poder verificar que eras un humano y no un bot, pero había algo más. Además de estar demostrando la humanidad, los usuarios estarían traduciendo palabras de textos reales.

Las personas debían traducir dos palabras. Una de esas era la que confirmaría que había un humano detrás y la otra era la que estaría en un texto de archivo en malas condiciones y difíciles de identificar para una computadora traductora. En principio esa tecnología fue usada para traducir los archivos del New York Times y tiempo después fue vendida a Google que la usó para traducir viejos libros.

Pero como sucede muchas veces, grandes desarrollos que sirvieron mucho en algunas épocas quedan obsoletos con el paso del tiempo. Eso pasó con el reCAPTCHA. Google hizo una investigación en 2014 y determinó que sistemas de inteligencia artificial podían descifrar las palabras de éstos sistemas en un 99.8%.

Y así es como nació el famoso "I'm not a robot", una nueva creación de Google llamada "No CAPTCHA reCAPTCHA" que no se encarga de evaluar la capacidad de un usuario para descifrar un texto sino en estudiar su comportamiento online. Mientras el usuario está en la página web, el algoritmo estudia cómo interactúa la persona con los contenidos que ve y en base a eso determina si es un robot o no. Después, para pasar la prueba, lo único que deberá hacer es tocar un botón que indica que no sosun robot. Si el algoritmo considera que su comportamiento es el de una persona, lo dejará pasar. Sino, le mostrará imágenes que tendrá que identificar para seguir adelante.

Está claro que la carrera entre los spambots y los desarrolladores no terminará acá, pero en el proceso, nosotros tradujimos millones de libros.