Viernes 16 de Noviembre de 2018 - 18:26:44

Lo que se viene con el Presupuesto

El Gobierno prevé para 2019 una nueva contracción del PBI, con recortes de partidas en términos reales para obra pública, salud, educación, cultura y vivienda, entre otros. La única partida que aumenta más que la inflación es para pagar deuda.

En términos reales, la reducción del gasto será del 20 por ciento en agua potable y alcantarillado.

El Presupuesto para 2019 admite que la economía seguirá en recesión, con una estimación de caída del PBI del 0,5 por ciento, aunque hasta el Fondo Monetario anticipa una baja mayor, del 1,7 por ciento. Con el objetivo de alcanzar la meta de equilibrio fiscal primario, el Gobierno llevará a cabo una fuerte reducción de partidas para obras de infraestructura, salud, educación, vivienda y desarrollo urbano (por ejemplo, cloacas y agua potable), entre otras. El proyecto define una reducción equivalente a un punto del PBI en el gasto social, con lo cual el recorte real alcanzaría al 10 por ciento en tan sólo dos años. El stock de deuda alcanzará el año próximo los 315.698 millones de dólares y el pago de intereses representará el equivalente a 596.000 millones de pesos, con un alza interanual del 50 por ciento.

Déficit cero. El compromiso del Gobierno con el FMI fue acelerar la meta de equilibrio fiscal, sin contar el pago de intereses de deuda que aumentará un 50 por ciento el año próximo. En el plan de gastos y recursos se establece una contracción económica que pueda llevar el déficit del 2,6 por ciento de este año a cero el próximo. El foco será reducir el gasto en términos reales. La recaudación de impuestos nacionales y contribuciones a la seguridad social crecerá 38,9 por ciento y superará los 4,8 billones de pesos en el cálculo oficial.
Dólar. Según el Presupuesto, el dólar se ubicará en promedio a 40,10 pesos, un precio que alcanzó a fines de agosto último y que derivó en una política monetaria aún más contractiva que estabilizó momentáneamente el tipo de cambio. Se dispuso congelar la base monetaria y aplicar un esquema de bandas de flotación del dólar con actualización mensual respecto a la evolución de la inflación. Este programa se anunció luego de que se presentara el Presupuesto. Para el 2020 el precio del dólar está previsto en 44,30 pesos; para 2021, a 48,20 y 2022, a 50,50.
Inflación. Luego de cerrar este año con una variación de entre 45 y 50 por ciento, la proyección estimada en el Presupuesto es de 23 por ciento para el final del ejercicio 2019. Esto significa la evolución a doce meses medida en diciembre, lo que arroja un promedio de 34,8 por ciento. Para este año se estima en la ley cerrar en 42 por ciento.
Recesión. El panorama económico del año próximo será recesivo. Con una caída del consumo privado de 1,6 por ciento y una retracción de la inversión del 9,7 por ciento. A esto se suma el descenso de la inversión pública y la puesta en marcha de obras en el marco del programa de participación público-privada. Por el lado de los ingresos, la apuesta es a un incremento de recaudación por una buena cosecha de cereales y oleaginosas y, con menos importaciones por la recesión, se pretende reducir el déficit de cuenta corriente en un 50 por ciento, hasta los 9900 millones de dólares, lo que equivale a 2,2 puntos del PBI. No habrá suba adicional de retenciones y se mantiene en 30 por ciento el tope de derechos de exportación a la soja y en 12 para el resto de los productos.
Gasto. El total previsto será de 4,1 billones de pesos, lo que supone un aumento nominal de 27,4 por ciento respecto de 2018, contra una inflación promedio proyectada de 34,8 por ciento, lo que representa una caída de 13 por ciento en términos reales. El gasto primario se ajusta 24 por ciento (nominal) y los recursos para planes sociales aumentan en 32 por ciento, ambos por debajo de la inflación. En términos reales, la reducción del gasto será del 6 por ciento en servicios sociales, del 23 por ciento en educación y cultura, del 48 por ciento en vivienda y urbanismo, de 20 por ciento en promoción y asistencia social, de 8 por ciento en salud, de 17 por ciento en ciencia y técnica y del 20 por ciento en agua potable y alcantarillado.
Deuda. Es la única partida que le ganará a la inflación el próximo año. Las necesidades de financiamiento ascienden a 38.900 millones de dólares, que se reparten en 2500 millones de nueva deuda, 20.100 millones de vencimiento a refinanciar, 11.700 millones del acuerdo con el FMI y otros 4600 millones de organismos internacionales. La deuda pública a fin de año representará el 87 por ciento del PBI de 2019, con un stock de 315.698 millones de dólares. El pago de intereses será de 596.000 millones de pesos, con un alza de 50 por ciento.

El Gobierno confía en la sanción del Presupuesto pese a la fractura del PJ en el Senado

Parte del bloque de Pichetto y algunos de fuerzas provinciales darán apoyo para aprobar la ley. Los rupturistas se unirán a los K en el rechazo. El proyecto prevé un fuerte ajuste económico.

En un clima de tensión y con el bloque del peronismo bajo amenaza de fractura, Cambiemos confía en convertir este miércoles en ley en el Senado el Presupuesto 2019 con apoyo de una parte del PJ y de algunos representantes de fuerzas provinciales.

El Gobierno necesita la ley como parte de su acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y de cara a la cumbre del G20 a fin de mes en Buenos Aires, donde la Argentina estará bajo la lupa de los poderosos del mundo.

A pesar de la revuelta en el bloque que conduce Miguel Pichetto, del cual deben salir votos clave, Cambiemos confía en tener el número. A los 25 senadores propios sumaría al menos una decena de la conflictuada bancada del pejota, y a varios bloques provinciales, entre ellos los aliados Carlos Reutemann y Juan Carlos Romero.
Para asegurar la mayoría se necesitan 37 votos (si asisten todos los senadores) y en el oficialismo decían haberse asegurado anoche un piso de 40. Aunque trabajaban para conseguir más.

Con pronóstico de probable apoyo aparecían también anoche los tres santiagueños que responden al gobernador Gerardo Zamora, y los dos senadores del PJ fueguino

“Hay votos que se van a resolver este miércoles antes que empiece la sesión, si el Gobierno les cumple los acuerdos”, confió un senador tras salir anoche de la reunión de bancada en las oficinas de Pichetto. Allí, contra las versiones de fractura y fuga de una decena de senadores, la reunión terminó siendo “casi terapéutica” -definió uno de los presentes-. Tras el abandono confirmado de los tucumanos José Alperovich y Beatriz Mirkin, para aliarse a la bancada que lidera Cristina Kirchner, todo otro movimiento apareció postergado hasta que se resuelva un tema central del poder: juntar número para quedarse con los dos lugares por la mayoría en el Consejo de la Magistratura.
Los problemas con este Presupuesto de ajuste, que para alcanzar el “déficit cero” (primario) recorta severamente los fondos para obra pública y destina -según estudios- 30 de cada 100 pesos que se gastan, a pagar intereses de la deuda (hay presupuestados $750 mil millones para servicios de la deuda), alcanzaron también en estas horas finales a Cambiemos.

El senador radical por Santa Cruz, Eduardo Costa, dejó trascender que podría votar en contra, al tiempo que presionó por la continuidad de obras en su provincia a la que aspira a gobernar en 2019.

Pero el oficialismo está “en condiciones de aprobar” el Presupuesto, se mostró confiado este martes el presidente provisional del Senado, el macrista Federico Pinedo, tras participar de la reunión de Gabinete que encabezó el presidente Mauricio Macri en la Casa de Gobierno.

“Es el primer paso en el sentido de que no vamos a gastar más de lo que tenemos, y por lo tanto vamos a poder evitar las crisis recurrentes dramáticas que tiene la Argentina”, aseveró.
El proyecto fue aprobado en Diputados el 25 de octubre pasado. El Senado no le hará cambios, para que sea ley. La sesión fue convocada para las 14 por la vicepresidenta Gabriela Michetti, con carácter de “especial”, con lo cual ningún asunto fuera del temario puede ser tratado, una jugada de manual, para que el sector crítico dentro del PJ -cuyo rostro visible es el formoseño José Mayans- no pueda poner a debate su intención de derogar el DNU presidencial que eliminó el Fondo Sojero.

Junto con el Presupuesto se tratarán sus leyes “complementarias”. Se convertirán en ley la adenda al Pacto Fiscal firmado por 19 gobernadores (que permite que las Provincias mantengan impuestos para compensarse por los recortes que sufrirán); y la suspensión al ajuste por inflación en los balances de las empresas. También se tratarán los cambios a Bienes Personales, que volverá Diputados porque se hará una modificación, dejar fuera del alcance a la casa habitación hasta un valor de $18 millones; y se dará media sanción (el 21 Diputados lo hará ley) a una corrección al Presupuesto para que mutuales y cooperativas tributen 3% en lugar de 6% en el impuesto especial al patrimonio.

El Presupuesto tendrá el seguro rechazo de los K y de varios senadores del PJ que empiezan a realinearse con Cristina de cara a las elecciones de 2019l.

En sus principales lineamientos la “ley de leyes” contempla una inflación de 23%, una caída de la economía del 0,5% y un dólar a poco más de 40 pesos promedio para 2019.

Bono compensatorio: el Gobierno quiere que sea “obligatorio para todo el sector privado”

Lo confirmó el ministro de Producción, Dante Sica. Por ahora no alcanzará al sector público.

Tras la reunión con la CGT y con las cámaras empresariales, el Gobierno define por estas horas el decreto con la “letra chica” del acuerdo que establece un bono compensatorio para fin de año. Según confirmó este miércoles el ministro de Producción, Dante Sica, ese adicional será “obligatorio para todo el sector privado”, ya que los estatales aún mantienen abierta la negociación paritaria.

“Ayer tuvimos una muy buena reunión entre la CGT y lo sectores empresariales. La idea del bono es que sea compensatorio y no remunerativo en dos cuotas, en principio englobaría al sector privado. Hay una paritaria abierta en el sector público, así que hasta que el público no cierre sus paritarias, solo compete al sector privado”, explicó.
En ese sentido, Sica resaltó que el Gobierno plantea “que sea obligatorio para todos los sectores privados”, aunque aclaró que, tras la firma del decreto, trabajarán “en los casos particulares de las empresas que no lo puedan afrontar”. Este miércoles, la UIA advirtió que 6 de cada 10 empresas no podrán afrontar el adicional salarial.

“Estamos haciendo la redacción del decreto. En muchos casos los mismos gremios planteaban que podía haber algún tipo de flexibilidad. Vamos a hablar con el sistema financiero para ver si hay algún tipo de financiación de corto plazo para las empresas que no lo puedan pagar. Queremos trabajar después sobre los casos particulares”, añadió en declaraciones a radio Continental.

Héctor Daer, uno de los jefes de la CGT, tras la reunión con empresarios y el Gobierno. (Andrés D’Elia)

El martes, la CGT mantuvo en el sindicato de Sanidad un encuentro con el sector empresarial y con el ministro Sica y el secretario de Trabajo, Jorge Triaca. Allí se acordó el pago de un bono y un mecanismo con intervención del Gobierno ante un despido sin causa.

Sica admitió que “hay mucha preocupación en todos los sectores” por la situación del empleo pero resaltó la importancia de continuar con la mesa de diálogo, aunque aclaró que el Gobierno siempre mantuvo “un diálogo fluido con todos los sindicatos”.
Consultado sobre el monto del bono, que primero la CGT dijo que sería “como mínimo” de $5000, pero luego el Gobierno estableció ese monto como tope, el ministro explicó que se trata de un límite “para que sea no remunerativo”. De todas formas, aseguró que “hay empresas que están en condiciones de poder pagar más, pero ese adicional por encima de los $5000 ya sería remunerativo”.

“Sabemos del impacto de la crisis que estamos viviendo, estamos haciendo todo lo que podemos hacer para recuperar la velocidad de crecimiento”, concluyó.

El Gobierno autorizó aumentos de hasta 30% en las tarifas de los micros de larga distancia

Se aprobó la actualización de la base tarifaria de aplicación que utilizan las empresas para calcular el valor de venta de sus pasajes

El Gobierno autorizó un aumento de hasta 30,61% en las tarifas de referencia para los ómnibus y micros de larga distancia a través de una resolución publicada este martes en el Boletín Oficial.

La Base Tarifaria de Aplicación (BTA), que se utiliza para calcular las tarifas de los pasajes, no se actualizaba desde agosto de 2016. De esta forma, según aclararon fuentes del Ministerio de Transporte, se modifica el valor de referencia de las tarifas pero luego cada empresa puede determinar sus propios precios. Las tarifas de referencia marcan un techo y un piso.
En agosto de este año, luego de la polémica entre las empresas del sector de transporte larga distancia y las aerolíneas low-cost, el Ministerio de Transporte también habilitó las ventas de pasajes por debajo de un piso tarifario para ómnibus y micros.

Por eso, en las ventas de pasajes que se realicen con hasta 10 días de anticipación, las empresas de transporte de larga distancia pueden aplicar un descuento no superior al 15% a la tarifa mínima de cada categoría de servicio. En tanto, para las ventas de pasajes efectuadas con más de 10 días de anticipación, los descuentos podrán ser superiores al 15% y de hasta un 95% respecto de las tarifas mínimas de cada categoría de servicio.

Las empresas de micros de larga distancia atraviesan una situación difícil con una caída en la cantidad de pasajeros que utilizan este medio de transporte, aumentos en los costos y una mayor competencia con las líneas aéreas low-cost. Se estima que el sector de larga distancia está conformado actualmente por unas 100 empresas.

La Sociedad Rural advirtió que "el campo no resiste más impuestos" y está en alerta

El titular de la entidad agraria, Daniel Pelegrina, reiteró que el sector enfrenta "una presión fiscal insoportable". El gobierno bonaerense defendió el aumento del impuesto inmobiliario

El titular de SRA, Daniel Pelegrina, alzó la voz en representación de sus asociados (foto: Adrián Escandar)

A pocas horas de conocerse los números del proyecto de Presupuesto 2019 de la provincia de Buenos Aires, del endeudamiento y el nuevo incremento del impuesto inmobiliario, desde el campo levantaron la voz. El titular de la Sociedad Rural, Daniel Pelegrina, advirtió que "el campo no resiste más impuestos".

Uno de los miembros de la denominada Mesa de Enlace del sector agropecuario, advirtió que "el campo está en alerta porque no resiste más impuestos" y aseguró que enfrentan "una presión fiscal insoportable", en referencia al gravamen inmobiliario impulsado desde la provincia de Buenos Aires.

"Entendemos que hay inflación en la Argentina y que lamentablemente las cosas se desactualizan, entre ellos los impuestos, y que lo que se busca es una actualización. Pero estamos evaluando esto bien a fondo porque también se anuncian bajas en Ingresos Brutos para nuestras actividades. Queremos ver cuál es el balance, porque no estamos para más impuestos", señaló en declaraciones a El Destape Radio.

El campo en alerta por el aumento del impuesto inmobiliario

Pelegrina añadió que "las retenciones han sido un paso atrás del gobierno y el incremento en la presión fiscal, la única manera de ajustar las cuentas, no nos satisface".

En este sentido, el titular de la SRA exigió un recorte por parte del Estado: "Nación, las provincias, los municipios y la política, tienen que hacer un ajuste para equilibrar un gasto público que sea soportable por la actividad privada; porque si no lo que va a pasar es que va a retroceder la capacidad productiva", alertó.

Ayer se conoció que el proyecto de presupuesto 2019 que presentó el gobierno de María Eugenia Vidal incrementa en 38% el impuesto inmobiliario, como uno de sus puntos más destacados. Asimismo, la iniciativa impulsa una baja en Ingresos Brutos para algunos sectores de la economía, entre ellos el campo.

El ministro Lacunza defendió el proyecto de Presupuesto 2019

El ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza, explicó que el objetivo es modificar la estructura impositiva en la Provincia, gravar menos la actividad y más el patrimonio. "El proyecto que se presentó tiene otras cosas relevantes más allá del aumento inmobiliario. Por segundo año consecutivo y por primera vez en décadas, los impuestos en la Provincia bajan", destacó.

"Por segundo año estamos bajando Ingresos Brutos. Este año le transferimos desde el Estado a los consumidores unos $15 mil millones (por Ingresos Brutos) y en 2019 serán $11 mil millones , que es mucho más que lo que recaudamos por el impuesto inmobiliario", agregó Lacunza.

En declaraciones a Radio Mitre, el funcionario resumió que en 3 de cada 4 viviendas, es decir el 75% de los hogares, el aumento significa en promedio $28 más por mes y como máximo, en los casos de los que más tienen, representa unos $99 más. "No creo que le haga gracia a nadie el aumento del inmobiliario, pero no es un aumento que te saca de la cancha", sintetizó.

“Nosotros apoyamos las buenas políticas”, recordó Pelegrina (foto: Adrián Escandar)

Por último, el representante del campo se distanció del Gobierno de cara a las elecciones 2019: "Nosotros, al igual que en la elección anterior, vamos a ir consultando a todos los candidatos a ver qué mirada tienen sobre el campo. Nosotros apoyamos las buenas políticas".

"No apoyamos al gobierno nacional de antemano, nosotros trabajamos sobre las políticas agropecuarias que son las que inciden sobre nuestra gente, socios y productores", concluyó Pelegrina.