Lunes 21 de Enero de 2019 - 02:55:28

Oficializan bono de $ 1.500 para beneficiarios de la AUH

La medida se publicó en el Boletín Oficial y lleva las firmas del Presidente Mauricio Macri, el jefe de Gabinete, Marcos peña, y la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley.

A través del decreto 1069/2018 el Gobierno oficializó el pago de un subsidio extraordinario que se abonará en diciembre a todos los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH).

La medida se publicó en el Boletín Oficial con las firmas del presidente Mauricio Macri, el jefe de Gabinete Marcos Peña y la ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley.

El subsidio es de $1.500 y se pagará por única vez en diciembre por cada hijo y hasta el quinto.

"Con el objetivo de continuar acompañando y cuidando a los sectores más vulnerables y más necesitados de la sociedad, es intención del Estado", explicó el Ejecutivo en los considerandos.

El decreto precisa además que el pago del subsidio estará a cargo de la Anses y que "no será susceptible de descuento alguno ni computable para ningún otro concepto".

La canasta básica aumentó 45,4% en 10 meses y una familia necesitó $24.241 para no ser pobre

Se disparó 7,5% en octubre. Para no caer en la indigencia una familia necesitó ingresos equivalentes al menos a 9.735 pesos.
Una familia integrada por una pareja con dos hijos de 6 y 8 años necesitó en octubre 24.241,17 pesos para no caer en la pobreza, lo que implicó un alza de la Canasta Básica Total (CBT) de 7,5% frente al mes anterior.

La canasta básica aumentó 45,4% en 10 meses y una familia necesitó $24.241 para no ser pobre

El INDEC informó además que ese mismo grupo familiar requirió de 9.735,42 pesos para adquirir la cantidad mínima de comida que integra la Canasta Básica Alimentaria (CBA), un 7,5% más que en septiembre, y así superar la línea de la indigencia.

Los valores son más alarmantes en la comparación interanual, ya que una familia necesitó en octubre cubrir gastos un 51,5% mayores para no caer debajo de la línea de indigencia y un 54,6% más para mantenerse por encima de la línea de pobreza.

Así la CBA y CBT avanzan en lo que va del año muy por encima del nivel de inflación general medido por el INDEC y afecta de esta manera con mayor dureza a los sectores más vulnerables.

La disparada de la Canasta Básica impacta de manera directa en el índice de pobreza. Así parecen verificarse las advertencias de la Universidad Católica Argentina que anticipó que en los próximos meses seguirá creciendo, y de manera sostenida, la cantidad de argentinos que no llegan a cubrir sus necesidades más básicas.

La UCR le hizo un desplante a Mauricio Macri por la pérdida de un lugar en el Consejo de la Magistratura

Los jefes legislativos Negri y Naidenoff faltaron a la reunión de Gabinete en señal de enojo. Los radicales culpan al Presidente de no negociar los votos para el Consejo junto al Presupuesto. 

“La impericia, mala praxis y desidia política está a la vista y no estamos dispuestos a minimizarla u ocultarla”, afirmaron las principales espadas radicales, en el más tormentoso documento dirigido a sus socios que habitan la Casa Rosada.

Alfredo Cornejo, presidente del partido, junto a los jefes parlamentarios, Luis Naidenoff y Mario Negri, culpaban así al Gobierno por la pérdida de un lugar estratégico en el Consejo de la Magistratura a manos del peronismo en representación de los diputados. Justo el lugar que iba a ocupar Negri.

Del furioso texto que difundieron el lunes a la noche pasaron a los hechos el martes a primera hora: Negri y Naidenoff pegaron el faltazo a la reunión de Gabinete a la que habían sido convocados por Mauricio Macri para expresar el enojo partidario, en una movida concertada con el gobernador mendocino.
Los radicales responsabilizaron en principio al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, por no haber negociado los puestos en el organismo que selecciona y remueve a los jueces junto al Presupuesto, aprobado la semana pasada con votos peronistas.

Luis Naidenoff, Alfredo Cornejo y Mario Negri en la cumbre radical de octubre pasado.Foto; Federico López Claro

Pero fuentes radicales aseguran que Cornejo le admitió anoche al ministro, que lo llamó a Mendoza, que si no recibió instrucciones de hacerlo, la culpa habría que buscarla más arriba: es decir en el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y en el propio Presidente.
Cerca del mandatario cuyano sostienen que “ahora el Consejo de la Magistratura no va a poder garantizar que avancen las causas por corrupción”. Y agregan: “Cambiemos perdió una bandera al no poner en temas institucionales el mismo énfasis que en cuestiones fiscales”.

Con todo, en la Casa Rosada tienen su propio culpable, el presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, a quien acusan de trabajar “a reglamento” por sus disidencias internas.

Monzó participó de la reunión de Gabinete y se esforzó por explicar que pese a que el peronismo unido se quedó con los dos consejeros por la mayoría en la Cámara baja, el oficialismo seguirá teniendo ocho de los 13 miembros de la Magistratura. Y que podrá sumar un aliado (¿Miguel Pichetto?) para alcanzar los dos tercios que se requiere en temas decisivos. El ministro de Justicia, Germán Garavano, confirmó cada palabra.

Allí también se acordó refutar las acusaciones de la UCR alegando que se movieron cuando ya era tarde y que fueron sus senadores quienes conspiraron con la recolección de apoyo, al impugnar el pliego de un juez de Santiago del Estero, Santiago Argibay.

“El gobernador Zamora nos daba los votos y ganábamos al consejero, pero se pasó de bando cuando le intentamos voltear al juez”, repitieron voceros de la Rosada a la salida, aunque para no crispar más los ánimos esta vez se suspendió la habitual conferencia de prensa.

Es que Macri pidió poner paños fríos. De ahí que en las usinas de Interior se planeó convocar a los radicales a una cena de reconciliación para el martes próximo, luego de la última sesión del año de la Cámara baja.

Toda una complicación. La convocatoria a esa sesión, en medio de la complicada semana del G20, fue precisamente producto de la interna: debió hacerse hoy -para tratar entre otros temas la reforma de Bienes Personales, una prioridad para el Gobierno-, pero los diputados radicales pidieron aplazarla por la falta de un clima propicio en el oficialismo.

Para más datos, en la reunión del bloque radical anoche no quedó macrista sin ser tenido como sospechoso de haber negociado el cargo radical en el Consejo a cambio de apoyo opositor al Presupuesto.

Con ese mar de fondo, Cornejo avisó que citará en diciembre a la mesa chica partidaria para resolver como retomar los vínculos con el Gobierno. Hizo saber que no piensa arreglar el entuerto con una simple cena de camaradería.

El telón de fondo es que, sin propuestas de ruptura, el radicalismo buscará poner en tensión el debate con el PRO sobre la estrategia electoral del 2019, tanto a nivel nacional como en los distritos.

Uno de los pocos macristas que salió a defender públicamente al Gobierno fue Pablo Tonelli, quien mantuvo su puesto en el Consejo por los diputados de la minoría porque su fuerza posee más bancas que la UCR. “No sé como se les ocurre que se pudo haber evitado” la derrota ante el PJ unido, desafió a los radicales.

Curiosamente, el veto al candidato a juez santiagueño fue promovido por Elisa Carrió, la tercera pata de Cambiemos. Sin embargo fue respetado su pedido de colar a su delfín, Juan López, como suplente de Tonelli.

Los nuevos consejeros de la Magistratura juraron ayer y por primera vez en 20 años la UCR contará con un solo representante legislativo, la senadora riojana Inés Brizuela. Será acompañada en el organismo creado por la Constitución del 94 a instancias de Raúl Alfonsín por otros “correligionarios” que aterrizaron por la rosca de los abogados: Marina Sánchez Herrero -ligada a Ernesto Sanz- y Juan Pablo Mas Vélez, fiel al presidente de Boca, Daniel “Tano” Angelici.

Un almuerzo con Lavagna

Por iniciativa de Luis Barrionuevo, varios dirigentes de la CGT almorzaron con el economista Roberto Lavagna para tentarlo con su candidatura a presidente en 2019. La idea también seduce a sectores del radicalismo desencantados con Cambiemos.

El nombre del economista como candidato presidencial ya había sido fogoneado por Duhalde.

Con la CGT dividida por estrategias gremiales, la postura frente al Gobierno del presidente Mauricio Macri y las alianzas políticas, el sector de los “Gordos” de la central sindical comenzó a explorar alternativas electorales para 2019. Por iniciativa del gastronómico Luis Barrionuevo, varios dirigentes que se mantienen en la degradada conducción cegetista almorzaron con el economista Roberto Lavagna, con la idea de tentarlo para que juegue como candidato presidencial el año próximo. Por ahora nadie confirmó si el ex ministro de Economía de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner formará parte de la grilla de los presidenciables.

El gastronómico fue el encargado de organizar el ágape para recibir a Lavagna. Barrionuevo, un especialista en reunir gremialistas alrededor de una parrilla con asado (lo hace todos los veranos en Mar del Plata), esta vez sorprendió a los comensales con el menú: ensalada caprese y fideos con tuco. Sentó a la mesa para dialogar con el economista a varios popes sindicales: Armando Cavalleri (Comercio), Omar Maturano (La Fraternidad), Andrés Rodríguez (UPCN), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Roberto Fernández (UTA) y Gerardo Martínez (Uocra).

La charla versó sobre la situación económica y social, y fundamentalmente, como se habían propuesto los sindicalistas, sobre las elecciones presidenciales del año próximo. Aunque a ninguno de los gremialistas que estaban presentes en el almuerzo lo incomoda el diálogo con el gobierno de Cambiemos, la crisis los llevó a bucear en busca de una alternativa dentro del peronismo. Y Lavagna aparece como una propuesta por fuera del kirchnerismo –al que están enfrentados– para respaldar.

No pocos sindicalistas le adjudican a Lavagna la capacidad de renegociar la deuda externa (como ya lo hizo) y ponderan su perfil desarrollista. Cuestiones que deberá resolver el futuro gobierno –si logra vencer a Macri en las presidenciales–, tras la administración de Cambiemos que elevó la deuda externa a casi el 70 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI) y que dejará dinamitada la estructura industrial del país.

El nombre del economista como candidato presidencial ya había sido lanzado y fogoneado por el ex presidente interino Eduardo Duhalde, como el hombre que podría aglutinar al “peronismo no K y el radicalismo no M” en una misma propuesta para enfrentar al macrismo. Esa propuesta fue luego sostenida por su esposa, Hilda “Chiche” Duhalde.

La idea parece también seducir a los radicales más desencantados con Cambiemos. Ricardo Alfonsín, comulga con la posibilidad de que Lavagna encabece un frente que desande el camino iniciado por el macrismo. El propio Alfonsín reconoció en declaraciones periodísticas que Duhalde le confesó que no es que Lavagna esté encantado con postularse, pero que “está dispuesto a hacer un esfuerzo patriótico”. El ex ministro tiene buena llegada al radicalismo, con cuya estructura acordó su candidatura presidencial en 2007 con el entonces senador Gerardo Morales (hoy gobernador de Jujuy) como compañero de fórmula. En aquella elección, Lavagna ocupó el tercer puesto en el podio, con el 16 por ciento de los votos, detrás de la electa Cristina Fernández de Kirchner y de Elisa Carrió.

Habrá que ver como juega el Frente Renovador en esta puja. Su líder, Sergio Massa, no abandona sus propias aspiraciones presidenciales y mantuvo a Lavagna como coordinador de sus equipos técnicos; mientras que su hijo Marco Lavagna es uno de los principales diputados de su bancada y el armador político de la fuerza en la Ciudad de Buenos Aires.

Ganancias 2019: pagarían los salarios a partir de $38.200

Los trabajadores solteros sin hijos comenzarían a tributar el Impuesto a las Ganancias en 2019 a partir de los $38.200 en mano, siempre que el Gobierno incremente el Mínimo no Imponible (MNI) y las escalas actuales del gravamen en un 28%. Las estimaciones corren por cuenta del tributarista Ezequiel Pasarelli, a partir de una posible evolución del denominado RIPTE (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables). El Ministerio de la Producción y Trabajo tiene que difundir en los próximos días el RIPTE de octubre, que es el que se emplea para esa actualización.

Dante Sica.

"El aumento del Mínimo No Imponible para el 2019 estará muy por debajo de la inflación de este año", explicó Passarelli quien dijo que "al día de hoy, la variación ocurrida entre los meses de septiembre de 2017 y septiembre de 2018 asciende al 25,41%". Basado en esos antecedentes, el tributarista sostuvo que "como mucho, se puede esperar que el aumento sea de entre el 27% y el 28%, lo que implica más de 15 puntos por debajo de la inflación real que es del 45%".

El especialista formuló las siguientes comparaciones de salarios de bolsillo para los mismos tipos de empleados. Este año, el MNI para el soltero sin hijos es de $29.855,68; soltero con 1 hijo, $32.275,77; casado sin hijos, $34.654,54 y casado con dos hijos, $39.494,71. Si el RIPTE creciera 28%, en 2019 pasaría para el soltero sin hijos a $38.215,27; soltero con 1 hijo, $41.312,98; casado sin hijos, $44.357,82 y casado con dos hijos, $50.553,23.

Passarelli indicó que el retraso del RIPTE frente a la inflación real genera problemas. "Las personas pagan impuesto según una escala progresiva. Lo que genera que, quien más gana, más impuesto paga. Es decir, un efecto sumamente racional, deseado y buscado", explicó. Pero aclaró que "el problema está cuando, ante la falta de actualización o una actualización deficiente, todos pagan en escalas muy altas".

Durante años, el anterior gobierno de Cristina de Kirchner se negó a aplicar mecanismos de actualización automática del mínimo no imponible. Por el contrario, los mantenía congelados, de modo que cuando los trabajadores recibían un incremento salarial, gran parte de este se lo llevaba el fisco.

En diciembre del 2016, se cambió el sistema y se comenzó a aplicar el RIPTE, que no es otra cosa que un cociente entre la cantidad total de remuneraciones del sector registrado de la economía y la cantidad de trabajadores. El RIPTE tiene como defecto es que no todos los salarios crecen año a año del mismo modo, de manera que aquellos que obtienen incrementos por encima de lo que evoluciona el indicador caen en la misma trampa de que una parte se le termine llevando el Estado. Por el contrario, quien recibe un aumento por debajo de la marca, puede resultar beneficiado. Aún así existe otro problema, para algunos de los trabajadores que están entre las escalas intermedias. Ocurre que pueden recibir una mejora salarial por debajo del 45% de inflación, con lo cual se perdería poder de compra, que lo haga pasar a una escala superior del impuesto. Por ejemplo, pasar del 15% al 22% de alícuota. De ese modo estaría tributando tan solo por ganancias nominales.

Un estudio reciente del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) destaca que entre 2015 y 2018 la cantidad de empleados en relación de dependencia que empezó a pagar el gravamen pasó de 1,2 a 1,9 millones. Gran parte de ello se debió a eliminación o reducción de deducciones.