Sábado 22 de Septiembre de 2018 - 01:21:55

A Boca lo esperan un calor sofocante y un rival muy diferente al que lo visitó en la Bombonera

El equipo de Guillermo visita a Libertad de Paraguay para intentar sellar su clasificación a cuartos.

El taxista pone énfasis para demostrar que no se trata de un chiste, que no es una exageración, que lo que cuenta pasó de verdad. La ciudad se quedó quieta. Hace poco más de un año los chicos no fueron al colegio ni los grandes a sus trabajos. El termómetro llegó a cero grado y Asunción se sintió inútil. “Imaginate que las escuelas no están calefaccionadas para soportar ese frío -sigue el taxista-. Ni siquiera nosotros tenemos abrigos muy importantes. Acá nos gusta esto, acá estamos acostumbrados al calor”.

Será un rival más para Boca. Además de Libertad, que ya no es aquel conjunto deshilachado del partido de ida, el equipo de Guillermo Barros Schelotto deberá jugar en un escenario caliente: lo esperan más de 30 grados en el Defensores del Chaco. Aunque la buena noticia es que para la hora del partido (18.30 de acá, 19.30 en Argentina) el sol ya estará oculto y no será tan cruel como lo es más temprano con temperaturas que merodean los 40 grados.
Más allá de los condimentos externos, en Libertad no dan la serie por perdida ni mucho menos. Miran hacia atrás y ven que el sacudón ya pasó. Recuerdan que en fase de grupos el equipo supo imponerse de local (3-0 a The Strongest, 2-1 a Peñarol) y que también ganó en la altura de La Paz y a Atlético en Tucumán. Así terminó como líder del Grupo 3 y fue el tercer mejor equipo de toda la ronda, solo superado por Palmeiras y Gremio.

El problema ocurrió en el parate por el Mundial. Allí Libertad perdió entre otras cosas a su técnico, Aldo Bobadilla, y a uno de sus goleadores, Santiago Salcedo. Y el combo se agrandó en el inicio del Clausura paraguayo en el que no ganó en las primeras cuatro jornadas (marca histórica para el equipo) y tocó el fondo de la tabla. En medio de ese tobogán fue a la Bombonera el 8 de agosto y no dio la talla.

Ahora la historia es otra: tres triunfos al hilo (contra Guaraní, Nacional y Sol de América) lo hicieron saltar hasta el tercer lugar del Clausura paraguayo, a cinco puntos del líder Olimpia. Y le renovaron la confianza de cara al partido de esta tarde.
El equipo se sostiene en caudillos con muchas batallas encima. El arquero Rodrigo Muñoz tiene 36 años, en la defensa, Paulo Da Silva (38), Salustino Candia (35), en el medio Cristian Riveros (35), Egidio Arévalo Ríos (36) y adelante Tacuara Cardozo (35).

Será clave para el local tratar de golpear de entrada y achicar diferencias. Saben que el paso de los minutos, más allá del 2-0 que trae Boca de la Bombonera, será un aliado para la velocidad de Pavón y la frescura de Zárate ante un bloque defensivo pesado.

En medio de la polémica por el caso Zuculini, River y Racing definen el pase a cuartos: lugar, hora y TV

En medio de la polémica por el tema de Bruno Zuculini, quien no podrá jugar por una suspensión incumplida, River y Racing definirán cuál de los dos continuará en la Copa Libertadores, cuando se midan por los octavos de final.

River y Racing se miden en el Monumental.

El partido comenzará a las 19.30 en el estadio "Antonio V. Liberti", el arbitraje del ecuatoriano Mauro Díaz de Vivar y televisación de Fox Sports.

La polémica del tema de Zuculini, mal incluido por River en el torneo ante un error de la Conmebol al no informarlo a tiempo, hizo que el partido de vuelta de la serie estuviera teñida de temas extrafutbolísticos.

En el partido de ida disputado hace dos semanas en Avellaneda, terminaron igualados sin goles, pero con el problema para River de no poder contar con Leonardo Ponzio, quien fue expulsado en el Cilindro.

En caso de terminar igualados sin goles, el partido se definirá con remates desde el punto del penal, aunque si empatan 1 a 1, o por más goles, -más allá de la victoria de algunos de los dos- el clasificado será la "Academia", ya que el gol de visitante vale doble.

Ante la ausencia de Ponzio, por la expulsión, el reemplazante natural es Zuculini, pero tampoco podrá ser de la partida por que la Conmebol decidió suspenderlo con dos fechas.

Por ese motivo Marcelo Gallardo apostará por un doble cinco diferente, casi seguro con Lucas Martínez Quarta y Enzo Pérez, y ante la lesión de Gonzalo "Pity" Martínez el lugar lo ocupará el colombiano Juan Fernando Quintero.

La dupla atacante estará conformada por Ignacio Scocco, quien logró recuperarse a tiempo de una lesión, y Lucas Pratto, al que se le reclama por su falta de gol.

Lo único que no se alteró en River, teniendo en cuenta el partido en Avellaneda, es la defensa, ya que Franco Armani estará en el arco, acompañado por Montiel, Maidana, Pinola y Casco.

El entrenador Eduardo "Chacho" Coudet afrontará el partido revancha con los mismos once que estuvieron en la ida en Avellaneda, más allá de que el pasado fin de semana hubo jugadores de alto vuelo en la goleada 3-0 ante Patronato en Paraná, por la Superliga.

La dupla atacante estará conformada por Lisandro López y Gustavo Bou, con Ricardo Centurión como enlace, y Matías Zaracho, quien mantiene su posición con respecto a la buena actuación de Guillermo "Pol" Fernández.

En la contención y recuperación estarán Nery Domínguez y Neri Cardozo, y en esa elección Coudet dejará en el banco al chileno Marcelo Díaz.

Histórico: Argentina tendrá su segundo torneo ATP desde 2019

Será en Córdoba y se jugará los primeros días de febrero, justo una semana antes del ya tradicional ATP de Buenos Aires.

Histórico: Argentina tendrá su segundo torneo ATP desde 2019

Desde el año que viene, Argentina vivirá un hecho histórico al organizar dos torneos ATP. Además del tradicional certamen que se juega en Buenos Aires a mediados de febrero, habrá uno nuevo en Córdoba que se desarrollará los primeros días de ese mes.

El mismo reemplazará al ATP 250 de Ecuador, cuyas autoridades ya anunciaron que no se realizará más en ese país.
El ATP 250 de Córdoba, entonces, se llevará a cabo del 4 al 10 de febrero y servirá como antesala del Argentina Open, cuyo último campeón fue el austríaco Dominic Thiem, 9° del ranking mundial.

Oficial: Conmebol le dio por ganado a Independiente el partido ante Santos por 3-0

La Confederación Sudamericana repitió el "fallo" San Lorenzo-Temuco y el "Rojo" se vio beneficiado por el error cometido por el equipo paulista ante la mala inclusión de Carlos Sánchez

Carlos Sánchez, en el partido disputado en el estadio Libertadores de América (Foto AFP)

Es oficial: Independiente le ganó 3-0 a Santos de Brasil el partido de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores. El duelo disputado en Avellaneda había terminado 0-0, sin embargo, el "Rojo" protestó por la mala inclusión por parte de los paulistas del uruguayo Carlos Sánchez, quien acarreaba una suspensión de su paso por River en 2015.

Los puntos más importantes del fallo:

1• Hacer lugar al reclamo presentado por el Club Atlético Independiente en fecha 22 de agosto de 2018, referente a la alineación indebida del jugador Carlos Andrés Sánchez Arcosa del Santos Futebol Clube en el partido disputado el 21 de agosto de 2018, entre los equipos de Club Atlético Independiente vs. Santos Futebol Clube, correspondiente al partido de ida de los octavos de final de la Conmebol Libertadores 2018 de conformidad al artículo 19.3º y 56º del Reglamento Disciplinario de la Conmebol.

2• Declarar como perdedor al Santos Futebol Clube del partido disputado el 21 de agosto de 2018, entre los equipos de Club Atlético Independiente vs. Santos Futebol Clube, correspondiente a la ida de los octavos de final de la CONMEBOL Libertadores 2018y, en consecuencia:

3• Determinar el resultado de 3 – 0 a favor del Club Atlético Independiente de conformidad al artículo 19.1º del Reglamento Disciplinario de la Conmebol.

4• Confirmar la suspensión del Jugador Carlos Andrés Sánchez Arcosa por
1 (uno) partido, la cual deberá cumplirse en el siguiente partido de la CONMEBOL Libertadores 2018.

El fallo de la Conmebol en el caso de la mala inclusión de Carlos Sánchez en el partido entre Santos e Independiente por la ida de octavos de final de la Copa Libertadores 2018

Así, el conjunto de Ariel Holan comenzará la revancha (que se disputará hoy desde las 19:30) con una ventaja importante de cara a la búsqueda de alcanzar los cuartos de final, instancia en la que se medirá ante el ganador del cruce entre River y Racing.

La Confederación Sudamericana falló del mismo modo que en el caso San Lorenzo-Deportes Temuco, por Copa Sudamericana. En dicha situación, fue el conjunto chileno el que incluyó en la lista de buena fe al argentino Jonathan Requena, quien ya había integrado la nómina de Defensa y Justicia en la presente edición del certamen. El Ciclón protestó dentro de las 24 horas del plazo y así dio vuelta el resultado en el escritorio: pasó a ganar 3-0 lo que había perdido 2-1 en el césped del Nuevo Gasómetro.

El caso de Independiente es igual, no así el de Bruno Zuculini en el empate 0-0 entre River y Racing: el mediocampista firmó planilla en los siete encuentros del "Millonario" en la Libertadores, sin embargo, ninguno de sus adversarios, incluida la Academia, efectuó el reclamo en tiempo y forma. De todos modos, el club que preside Víctor Blanco ya reúne información para protestar en el TAS, más allá de lo que suceda el miércoles.

Proyecto Monumental: el plan de River para construir un nuevo estadio

Arquitectos e ingenieros no le dan más de diez años de vida al Antonio Vespucio Liberti. La dirigencia encabezada por D'Onofrio ya se empezó a mover.

Diez años. En River saben que ese es el tiempo de vida útil que le queda al Monumental. ¿Qué hacer, entonces, con la imponente mole de cemento de Núñez? ¿Remodelar el estadio o construir uno nuevo? Si se decide la segunda opción, el actual será demolido. ¿Y dónde se levantaría el nuevo? Tal vez en el mismo sitio. O quizás en otro sector del club. Si no, habrá otra mudanza. Lo único que está definido es que quieren un escenario que cumpla con todas las recomendaciones FIFA.

El futuro del Antonio Vespucio Liberti es uno de los temas centrales que ocupa a la conducción de Rodolfo D'Onofrio. Es por eso que se hicieron diversas consultas a arquitectos e ingenieros, cuyos estudios determinaron que el Monumental podría tener problemas de infraestructura y de seguridad más temprano que tarde.

D'Onofrio quiere construir uno nuevo. De todos modos, no son los dirigentes los que definirán los destinos del Monumental, sino que los proyectos deben pasar por la Asamblea de Socios.

“River necesita urgente una remodelación del Monumental. Porque va a cumplir 80 años y ha quedado viejo en cuanto a sus estructuras”, le había dicho D'Onofrio, en diciembre del 2017, a Clarín. Es que el plan original contemplaba hacer una remodelación íntegra al Monumental. Sin embargo, las distintas evaluaciones y los bosquejos de presupuestos pusieron en duda esa opción.

“A esta altura, sería mejor hacer un estadio nuevo que reformar el actual”, le comentó a este diario otra fuente de la dirigencia. Y el propio D’Onofrio lo ratificó en una reciente entrevista al diario Perfil.
El Monumental fue inaugurado el 26 de mayo de 1938. La última remodelación importante se hizo hace un poco más de 40 años, cuando fue una de las sedes del Mundial 78. Sin embargo, para retocarlo ahora surgen complicaciones.

Entre las conclusiones de los ingenieros que hicieron los estudios, aparecen las dificultades para aumentar la capacidad de espectadores. Para tener más butacas se pensó en sacar la pista de atletismo y agregar plateas bajas. En consecuencia, se debería perforar el suelo pero las napas de agua provenientes del Río de la Plata están muy cerca. Además, el campo visual para quienes ocupen ese sector quedaría disminuido.
No son las únicas trabas. Hay otras que responden a la logística. Se debería trasladar el Instituto River Plate. Y más aún: durante las obras se tendría que alquilar otra cancha o resignar espacio según al sector que esté en obra.

Esta situación lleva a analizar la parte económica. La remodelación tiene un costo de entre 100 y 150 millones de dólares según la evaluación inicial. Hacer un estadio nuevo, desde las bases, alrededor de 300 millones de dólares. Aunque la primera opción parece más económica, no lo es porque incrementaría otros gastos. La posibilidad más barata, a priori, puede resultar más costosa a futuro.

Ningún estadio tiene el aforo del Monumental. Por ende, jugar en otra cancha haría caer las recaudaciones, sobre todo las de las áreas vip. No poder contar con ese ingreso le produciría a River una pérdida de alrededor de 20 millones de dólares anuales. Y alquilarle a otro club su cancha costaría cerca de un millón y medio de pesos (unos 50 mil dólares) por partido, aproximadamente.
Ojo, no sería la primera vez que River deba jugar un largo tiempo de local en otro estadio. Ya sucedió en 1977 cuando se reformaba el Monumental para el Mundial. Fue local en Huracán y allí fue campeón del torneo Metropolitano, pero...

“La opción A siempre fue la reforma del actual estadio pero no vemos mal hacer uno nuevo si es que aparece un terreno en las cercanías del Monumental”, manifestó Mariano Taratuty, presidente del Departamento de Planeamiento del club.

A su vez, cabe destacar, que se llevaron a cabo tareas para que el Monumental luzca de la mejor manera posible. "Entre otras cosas se implementó un sistema de riego de última generación como usan los grandes equipos de Europa y se hizo un trabajo de descompactación con púas importadas desde Estados Unidos" comentó Rodrigo Pecollo, gerente de Infraestructura de la institución.
El año pasado había trascendido la posibilidad de que River conseguiría unos terrenos que dan al Río de la Plata y que pertenecen a las Fuerzas Armadas, ubicados a unos 600 metros del Monumental, detrás del Espacio de la Memoria y los Derechos Humanos (ex ESMA), cruzando la Avenida Cantilo, a escasos pasos del Parque de los Niños. Sin embargo, quedó casi que descartada porque parte de esas tierras serían utilizadas por la Ciudad para trasladar allí al Tiro Federal.

Ante esa situación, tomó fuerza la chance de construir un nuevo estadio en el mismo predio del club. Hay casos que River tomaría como espejos. Uno de ellos es el del Tottenham Hotspur, que construyó el nuevo estadio a metros de donde se encontraba el anterior, el White Hart Lane, demolido el año pasado. Athletic Bilbao también hizo el Nuevo San Mamés al lado de donde estaba el anterior.

Si River toma ese camino, aun así, se edificaría a escasos metros del Monumental pero con una planificación detallada para que recién se deje de jugar en el actual estadio una vez que el nuevo esté listo para ser habilitado.

“La idea es tener un estadio con los requerimientos de la FIFA para más de 80 mil personas sentadas y que sea techado”, adelantó Taratuty. Es que también se proyecta en la chance de que se celebre el Mundial de 2030 en la Argentina (junto a Uruguay y Paraguay), y que el estadio pueda ser sede del partido inaugural o de la final. Hoy River tiene espacio para 66 mil personas y en la mayoría de los partidos muchos hinchas se quedan sin entrada. ¿Podría hacerse un estadio FIFA sólo remodelando el actual Monumental?
Para Jorge Aslan no habría razones para cambiar de estadio. Aslan es arquitecto e hijo de José Aslan, quien junto a Héctor Ezcurra llevaron adelante el diseño arquitectónico del Monumental en la década del ’30, tomando como referencia el Coliseo de Roma. “El Monumental es un estadio viejo pero no es un estadio enfermo. Se puede remodelar tranquilamente. No va a tener problemas de seguridad, siempre y cuando se hagan reformas y mantenimiento”, afirmó en diálogo con este diario. Aunque, reconoció que “si se construyen plateas hacia abajo, el campo visual no será el mejor”.

Una opinión diferente tiene el arquitecto Agustín García Puga. "Reformular el Monumental para transformarlo en un modelo que cumpla las normas exigidas por FIFA es una tarea que resulta tan ambiciosa como infructuosa porque estamos hablando de una estructura de ocho décadas desde su inauguración", manifestó el especialista en arquitectura deportiva.

Y añadió: "Es aconsejable construir un estadio nuevo antes que intentar transformar y ampliar el existente por todos los potenciales problemas que pueden surgir y con la probabilidad de que no se pueda adaptar en un 100% a las exigentes normativas internacionales".
¿Cómo se financiaría un nuevo estadio? Lo contó D’Onofrio: a través de créditos blandos, a largo plazo y con inversores externos. También, con la preventa de palcos y el naming, es decir financiación a cargo de una empresa que luego tendrá el derecho de poner su marca en el nombre del estadio. Por ejemplo, el del Atlético de Madrid se llama Wanda Metropolitano dado que Wanda, grupo de empresas inmobiliarias de capitales chinos, ganó los derechos para poner su nombre. El del Arsenal inglés es Emirates, la aerolínea con sede en Dubai.

Mientras tanto, en River analizan los detalles finales para elegir qué rumbo tomar, aunque el proyecto de construir un nuevo estadio al lado del actual va tomando cada vez más forma. Si esa es la elección, el Monumental será demolido. De todos modos, el veredicto final lo darán los socios.

Los cambios a lo largo de la historia
El Monumental tuvo dos reformas estructurales a lo largo de sus 80 años. La primera fue a fines de los '50 luego de la venta de Enrique Omar Sívori, por 10 millones de pesos (una cifra récord para la época) a la Juventus de Italia.

En sus comienzos, el estadio tenía la forma de una herradura. Faltaba construirse la tribuna que da al Río de la Plata.

Con ese dinero, River cerró el estadio (hasta ese entonces tenía forma de herradura) al construir dos bandejas en la tribuna que da al Río de La Plata, que hoy, justamente, lleva el nombre de Sívori. 

El Monumental se cerró en 1958 luego de la transferencia de Enrique Sívori a la Juventus un año antes.

La tribuna alta que da al Río de La Plata y el cartel luminoso llegaron con las reformas para el Mundial '78.

Pero había quedado la parte alta por construir, que recién llegó cuando se hicieron las obras para el Mundial '78, la segunda gran reforma del Monumental. Allí también se lo acondicionó de acuerdo a los estándares de la época.

Dibujo de la primera cancha de River, en el lado Este de la Dársena Sur, cerca de las Carboneras Wilson.

Anteriormente, River tuvo su primera canchita del lado este de la Dársena Sur, cerca de las Carboneras Wilson, de donde fue desalojado en 1906 por orden del Ministerio de Agricultura, para instalarse en Sarandí. Un año después vuelve a mudarse hacia el lado Oeste de la Dársena Sur.

En 1915 vuelve a La Boca y se instala en la manzana comprendida por las calles Pinzón, Caboto, Aristóbulo del Valle y Pedro de Mendoza.

Allí permaneció hasta 1913 cuando nuevamente fue desalojado y para el año siguiente alquila provisoriamente la cancha de Ferro en Caballito. En 1915 volvió a La Boca y se afincó en la manzana comprendida por las calles Pinzón, Caboto, Aristóbulo del Valle y Pedro de Mendoza. Hasta que ocho años después se produjo la gran mudanza, no solo de estadio sino también de barrio. Del Sur al Norte de la Ciudad, para construir un estadio en Alvear y Tagle.

En 1923 estrenó el estadio de Alvear y Tagle, donde permaneció 15 años.

Impulsado por el innovador y audaz José Bacigaluppi, el presidente de entonces, River decidió dar ese paso gigantesco. Contra viento y marea, contra aquellos que no querían dejar La Boca ("Ahí nacimos y ahí hay que quedarse", argumentaban a los gritos), Bacigaluppi se impuso en la pulseada. A mediados de 1922 se iniciaron las obras sobre ese terreno y el 20 de mayo de 1923, en un amistoso ante Peñarol de Montevideo se inauguró el estadio.

En mayo de 1935 comenzó a construirse el Estadio Monumental

El 26 de mayo de 1938 se inauguró el Monumental con un amistoso contra Peñarol.

River sabía que ahí podía estar durante 15 años (plazo del préstamo del lugar) porque el terreno pertenecía a un predio municipal que estaba destinado a ser un paseo público (actualmente es una plaza frente a los estudios de la Televisión Pública y el edificio del Automóvil Club Argentino).

A mediados de la década del '30, Antonio Vespucio Liberti, presidente de ese momento, fue otro visionario. A pesar de las objeciones que recibió, por tratarse de terrenos inundables, decidió comprar las tierras actuales donde se emplaza el Monumental, inaugurado el 26 de mayo de 1938, bajo la presidencia de José Degrossi.

No solo construyó en las actuales avenidas Udaondo y Figueroa Alcorta un imponente estadio, emblema de la Ciudad de Buenos Aires y del país, sino que también se edificó un barrio alrededor.

Opinión
Lo más difícil no es hacer un estadio nuevo
Por Miguel Jurado*

Aunque parezca mentira, hacer un estadio de fútbol no es nada caro dentro de los enormes presupuestos que manejan los clubes más grandes de fútbol argentino. Aún teniendo en cuenta que los buenos estadios, esos que no conocemos en la Argentina, pueden costar el doble de los que sí conocemos en la Argentina. Así y todo, en términos de dinero construir uno es posible, pero no es una tarea fácil por motivos urbanos y simbólicos.

Boca, por ejemplo, hace décadas que necesita uno dos veces más grande que la Bombonera, sin embargo, no encuentra un lugar que de la talla de sus ambiciones y que resuelva sus conflictos afectivos. Un ejemplo claro es el de San Lorenzo que todavía vive como un exilio su traslado al Bajo Flores y sueña con volver a Boedo.

Ubicaciones como las de River, aún Boca o la que tenía el Viejo Gasómetro de San Lorenzo son irrepetibles, aunque carezcan de la infraestructura que merecerían para que el estadio funcione bien.

Junto a Vélez, River debe ser el club porteño que tiene la mejor situación urbana, aunque no deja de ser conflictiva. Cada partido en El Monumental implica un singular problema de tránsito y movilidad en el barrio y en la ciudad toda. Aún utilizando la misma locación de hoy, un nuevo estadio en esa parte del límite entre Belgrano y Núñez necesitaría una habilitación nueva, y eso no es sólo un trámite. La habilitación de un estadio nuevo requeriría de audiencias que abrirían polémicas y debates más allá de los conveniente.

*Editor del Suplemento ARQ de Clarín