Sábado 25 de Mayo de 2024 - 04:01:25

Desde fines de enero se derribaron al menos cuatro objetos, uno de ellos un globo chino. Sin embargo, respecto a los otros tres no hubo precisiones por parte del gobierno estadounidense.

globo-espía-chino.jpg

El derribo de un enorme globo chino frente a la costa de Estados Unidos, seguido de otros dos de objetos más pequeños sobre Alaska y Canadá, generó preocupaciones sobre la seguridad de América del Norte y tensó aún más las relaciones con China.
Esto es lo que sabemos hasta ahora:
Los incidentes comenzaron a fines de enero, cuando un globo chino gigante, al cual funcionarios de Washington calificaron de espía, estuvo a la deriva durante días en los cielos estadounidenses antes de ser derribado el 4 de febrero por un avión F-22 frente a la costa de Carolina del Sur.

China insistió en que el globo estaba realizando una investigación meteorológica.

El Pentágono dijo que tenía una góndola del tamaño de tres autobuses y que pesaba más de una tonelada, así como que estaba equipado con múltiples antenas y paneles solares lo suficientemente grandes como para alimentar varios sensores de recopilación de inteligencia.

Luego, el viernes, aviones de combate estadounidenses derribaron otro objeto frente al norte de Alaska, dijo el ejército, y agregó que estaba "dentro del espacio aéreo soberano y sobre las aguas territoriales de Estados Unidos".

Este objeto carecía de cualquier sistema de propulsión o control, según las autoridades.

El sábado, un avión F-22 estadounidense, siguiendo órdenes de ese país y de Canadá, derribó un "objeto aerotransportado a gran altitud" sobre el territorio central de Yukón, en Canadá, a unos 160 kilómetros de la frontera con Estados Unidos, por considerar que representaba una amenaza para la aviación civil.

Canadá lo describió como cilíndrico y más pequeño que el primer globo. La ministra de Defensa Anita Anand no quiso especular sobre si era de origen chino.

El líder de la mayoría del Senado de Estados Unidos, Charles Schumer, quien fue informado por la administración de Biden luego del último incidente, dijo el domingo que los dos últimos objetos probablemente eran globos, "pero mucho más pequeños que el primero", y que ambos volaban a unos 12.200 metros de altura.

Funcionarios estadounidenses describieron los dos nuevos objetos como del tamaño de un Volkswagen Escarabajo.

Equipos militares, que trabajan con aviones, botes y minisubmarinos, están recorriendo las aguas poco profundas de Carolina del Sur. Las imágenes militares mostraron la recuperación de un gran trozo de globo.
La Oficina Federal de Investigaciones asumió la custodia de los restos para su análisis.

Las operaciones para recuperar el segundo objeto continúan en el hielo marino cerca de Deadhorse, Alaska. "Las condiciones climáticas del Ártico, incluida la sensación térmica, la nieve y la luz diurna limitada" inciden en las operaciones, dijo el ejército.

Los equipos de recuperación, respaldados por un avión de patrulla canadiense CP-140, están buscando restos del tercer objeto en el Yukón, indicó Anand el sábado. El Pentágono señaló que el FBI está trabajando en estrecha colaboración con la policía canadiense.

El domingo cazas estadounidenses derribaron por orden de Biden un nuevo objeto que sobrevolaba el lago Hurón, en la frontera de Estados Unidos y Canadá, "por precaución".

Funcionarios estadounidenses dicen que las imágenes del primer globo muestran que constaba de un equipo de vigilancia que podía interceptar telecomunicaciones.

El secretario de Defensa, Lloyd Austin, aseguró que tenía como misión "vigilar sitios estratégicos en Estados Unidos continental".

Un exjefe del Estado Mayor Conjunto, Michael Mullen, sugirió que China, o algunos miembros de su liderazgo militar, pretendían socavar intencionalmente la visita prevista del secretario de Estado Antony Blinken a Pekín.

Estados Unidos sostiene que los globos eran parte de una "flota" que ha recorrido los cinco continentes.

Algunos analistas dicen que puede ser el comienzo de un importante esfuerzo de vigilancia chino dirigido a analizar las capacidades militares extranjeras en previsión de posibles tensiones sobre Taiwán en los próximos años.

Analistas apuntan que la inteligencia de Estados Unidos y Canadá recibe constantemente grandes cantidades de datos sin procesar y que, en general, descarta algunos para centrarse en la amenaza de los misiles que se aproximan, no en objetos que se mueven lentamente como globos.

"Ahora, por supuesto, los estamos rastreando. Así que creo que probablemente encontraremos más cosas", dijo a NBC Jim Himes, el mayor representante demócrata en el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes.

Las autoridades indicaron que ahora se sabe que tres globos sobrevolaron brevemente el territorio estadounidense durante el gobierno de Donald Trump, sin ser detectados en ese momento, y uno bajo la propia administración de Joe Biden.

El sábado, el Comando de Defensa Aeroespacial de América del Norte (NORAD) envió aviones de combate para investigar una "anomalía de radar" sobre Montana, pero no encontró ningún objeto relacionado.

Estados Unidos suspendió la visita de Blinken a China, con la intención de estabilizar las relaciones bilaterales, y ha sancionado a seis entidades chinas que cree que apoyan los programas militares de globos espía.

Pekín denunció el derribo del primer globo y dijo que "viola gravemente la práctica internacional". Se reservó el derecho "de utilizar los medios necesarios para hacer frente a situaciones similares".

No ha habido ninguna reacción china a los últimos dos derribos.

Los republicanos han criticado a Biden por esperar tanto tiempo para derribar el primer globo, aunque el domingo el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Mike Turner, dijo que el ejército estadounidense había pasado de ser "permisivo" a "disparar fácilmente".

Schumer defendió el manejo de la crisis por parte de Biden y le dijo a ABC que un análisis de los restos del globo recuperado puede significar "un gran golpe para Estados Unidos".

Pero Biden se ha enfrentado a llamados de ambos campos para dar muestras de una mayor transparencia. "Estoy realmente preocupado sobre por qué la administración no está siendo más comunicativa con todo lo que sabe", dijo Himes.

Fuente: ambito.com