Viernes 23 de Agosto de 2019 - 11:01:00

Los precios al consumidor subieron 2,5% en febrero de 2017, según el Indec

El ente estadístico informó que la inflación fue la más alta de los últimos 8 meses. En el primer bimestre acumuló 3,8%

El incremento de los servicios en febrero duplicó la tasa de aumento de los bienes (IStock)

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) informó que el Nivel General del Índice de Precios al Consumidor (IPC) para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y los partidos que integran el Gran Buenos Aires registró en el mes de febrero una variación de 2,5% con relación al mes anterior.

Esta tasa fue la más alta de los últimos ocho meses, desde el 3% registrado por el organismo que conduce Jorge Todesca en el IPC de junio de 2016.

Los bienes, que representan un 61,5% de la canasta, tuvieron una variación de 1,4%, mientras que los servicios, que representan el restante 38,5% tuvieron una variación de 3,9% con respecto al mes anterior.

IMPACTO DE TARIFAS Y COMBUSTIBLE

La suba en "vivienda y servicios básicos" fue de 8,4%, a partir de alzas de 13,1% en servicios básicos y combustibles (tarifas); 9,6% en reparaciones y 2,8% en alquileres. A su vez, "transporte y comunicaciones" mostró una suba de 2,3%, arrastrado por un incremento de 3,4% en las naftas.

Los alimentos tuvieron aumentos de 1,9%, con incrementos de 6,9% en verduras; 2,8% en productos lácteos; 2,2% en productos panificados, y 1,1% en bebidas. A su vez, se registraron incrementos de 1,6% en azúcar; un 1% en frutas; 0,6% para aceites y 0,3 % en carnes.

Los gastos en atención médica sufrieron un alza de 3,3%, producto de incrementos de 4,1% en Productos medicinales, y 2,3% en accesorios terapéuticos.

En tanto, los gastos en educación avanzaron 4%, con aumentos de 4,4% en servicios educativos y 2,5% en textos y útiles escolares.

Estos aumentos se compensaron por menores ritmos de subas en otros rubros como "equipamiento y mantenimiento del hogar" con alza de apenas de 0,4% y los descensos que se produjeron en indumentaria (-0,5%) y esparcimiento (-0,2%).

INFLACIÓN POR ENCIMA DE LAS PREVISIONES

El registro oficial del aumento de precios se ubicó por encima de las mediciones del IPC Congreso, la CGT y consultoras privadas, que midieron 2,1 por ciento.

De esta forma, el primer bimestre acumuló un incremento de 3,8%, luego del 1,3% que se produjo en enero.

Cabe recordar que aún el INDEC no ofrece la comparación interanual, dado que el organismo repuso el Índice de Precios al Consumidor (IPC) desde mayo de 2016.

En la medición del INDEC, el IPC núcleo -que despeja la incidencia de los precios regulados- se ubicó en 1,8%, acumulando en dos meses una variación de 3,2 por ciento.

El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, había advertido que la Argentina se enfrentaría a tres meses (febrero-abril) "delicados" en materia inflacionaria.

El BCRA planteó una meta de inflación para 2017 entre 12 y 17 por ciento, que con el 3,8% de inflación acumulada en el primer bimestre, deja un margen de un nivel promedio mensual de no más del 1,3% entre marzo y diciembre.

El Gobierno confirmó aumentos de hasta 500% en las tarifas de gas

Télam

El ministro de Energía, Juan José Aranguren, adelantó que las tarifas residenciales de gas que superen los 250 pesos finales, incluido impuestos, tendrán incrementos de entre 300 y 500 por ciento, dependiendo de la categoría.

Al disertar en la Audiencia Pública que se desarrolla en el Teatro de la Ribera, en el barrio porteño de La Boca, Aranguren también anunció una reducción del 5 por ciento a los subsidios que se aplican sobre la producción de gas natural, que representa aproximadamente un 40 por ciento del valor de la factura que reciben los usuarios residenciales, por lo que el costo pasará de 3,42 a 3,77 dólares el millón de BTU.

El ministro sostuvo que el objetivo del Gobierno es lograr "una reducción gradual y previsible de los subsidios a la producción y la importación de gas natural", para "no sólo recuperar en tarifa el costo económico de la producción, sino ir reduciéndolo".

El titular de la cartera de Energía sostuvo que "el 60 por ciento de los argentinos tiene acceso a la red de gas natural" y que "hoy se está subsidiando el 50 por ciento del consumo" en general, mientras que "en el caso de la Patagonia alcanza al 81 por ciento".

"Queremos un suministro sostenible en el tiempo, promoviendo la producción local, para minimizar las importaciones, subsidiar a la demanda y no a la oferta, con un sistema equitativo y federal, y fomentar el ahorro y consumo eficiente", expresó el ministro.

Aranguren expresó que "queremos una reducción gradual y previsible del subsidio energético y protegiendo a los más vulnerables con la tarifa social".

El titular de Energía señaló que durante "2016, el 26 por ciento del suministro se los llevó la industria pagando 4,17 dólares; el 38 por ciento las usinas, pagando 5,20; el seis por ciento el GNC, el 24 por ciento el sector residencial, el tres por ciento el comercial y el dos por ciento la tarifa social".

También destacó que durante el año pasado, el Estado Nacional pago subsidios por 2.690 millones de dólares, producto de la diferencia entre lo que cobró la oferta (5,22 dólares el millón de BTU) y lo que pagó la demanda (3,97 dólares).

Tras señalar que "estamos cubriendo el 50 por ciento" del consumo con subidios, Aranguren comentó que los precios que se pagaron el año pasado por la importación de gas fue de 7,09 dólares el millón de BTU proveniente de Chile; 3,56 el de Bolivia y 11,20 el gas oil que se utiliza en invierno para garantizar el suministro.

Respecto de la reducción de los subsidios, el ministro indicó que "va a ser gradual, del cinco por ciento, con excepción de Malargue, La Patagonia y La Puna, en donde habrá una reducción de 81 al 75 por ciento" del nivel de subsidio para la producción en boca de pozo.

"Bajar el 50 al 45 por ciento el subsidio implica que pasa de 3,42 dólares el millón de BTU a 3,77 para todas categorías residenciales", puntualizó el ministro, quien destacó también que "se ha dispuesto que en todos las facturas que superen 250 pesos, con impuestos, la nueva (que regirá desde el mes que viene) nunca puede superar entre 300 a 500 por ciento respecto del mismo período del año anterior", dependiendo de cada categoría.

La CGT definirá el jueves 16 si hay paro y que día se hará

Héctor Daer, integrante del triunvirato que conduce la Confederación General del Trabajo, negó que el Gobierno haya pedido a los sindicalistas que no anunciaran el día de un paro general durante la protesta del martes pasado.

"Nadie del Gobierno nos llamó para reunirnos, ni a mí ni a otro de mis compañeros del triunvirato, ni a la mesa chica: eso no es cierto, por eso me asombran algunos trascendidos que no tienen fuente ni información correcta", dijo Héctor Daer en declaraciones a la radio La Red.

Daer, líder del gremio de Sanidad (ATSA), desmintió una noticia publicada este jueves por el diario Clarín que dice que el presidente Mauricio Macri habló con dirigentes sindicales para pedirles que no fijaran fecha para una medida de fuerza que incluyera el cese de actividades.

"El jueves de la semana que viene el Consejo Directivo se va a volver a reunir y definiremos si hay una medida de fuerza y en qué fecha será", dijo.

Apuntó que antes de la reunión del jueves 16, habrá una cita del triunvirato de la CGT con dirigentes del sector industrial y remarcó que el Gobierno "ya tiene la agenda de los reclamos" que la central sindical está planteando.

Estos reclamos incluyen a "la política de apertura indiscriminada de las importaciones, la falta de una política de desarrollo que defienda la industria nacional, el tope que le ponen a la discusión paritaria", entre otros, puntualizó.

El plan del Gobierno para las automotrices: podrían radicarse en Tierra del Fuego

El acuerdo establecerá compromisos del sector público, los empresarios y los trabajadores para cuidar las fuentes de trabajo y aumentar la producción

El gobierno nacional firmaría en los próximos días un acuerdo con las terminales automotrices, las autopartistas y los trabajadores, al estilo Vaca Muerta, para mejorar la competitividad y favorecer la localización de plataformas exclusivas a nivel regional y/o global, con el objetivo de alcanzar mayor especialización y escala de producción.

Con respecto a la localización, de acuerdo a lo que pudo saber Infobae, el Gobierno evalúa ofrecerle a las autopartistas y también a las terminales producir en la provincia de Tierra del Fuego donde se beneficiarían con las ventajas impositivas y aduaneras que les otorga el régimen promocional que regula su funcionamiento por la ley 19.640, complementada luego con varias disposiciones similares a las que tiene la industria de electrodomésticos y de computadoras, esta última afectada por la disposición del gobierno de reducir el arancel del 35 al 0 para notebooks, netbooks y tablets que regirá desde el próximo 1 de abril.

En la actualidad operan en esa provincia las empresas autopartistas Mirgor –que produce sistemas de climatización automotriz y cajas de dirección– y Famar, pero se podrían sumar otras más.


El viaje de varios directores de las principales automotrices que operan en argentina –CFA, Mercedes Benz, Toyota, PSA, Honda y Volkswagen– junto al Director Ejecutivo de Asociación de Fabricantes de Autos de la República Argentina (ADEFA) Fernando Rodríguez Canedo, para acompañar al presidente Mauricio Macri en su gira por España, tuvo entre sus objetivos analizar el funcionamiento del llamado "Plan 3 Millones".
Este fue puesto en práctica en ese país desde el 2012 para llevar la producción de autos de 1.800.000 vehículos a los 3.000.000 en la actualidad.

También fueron invitados por ADEFA directivos de la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (Afac); la Asociación de Industriales Metalúrgicos (Adimra), y referentes gremiales de los sindicatos UOM y Smata para reunirse con sus pares españoles e interiorizarse acerca de la evolución del plan. La intención es lanzar en Argentina el "Plan 1 Millón" para llegar a producir esa cantidad de vehículos en el 2023.

Entre los principales objetivos de la estrategia se destacan:

1– aumentar la fabricación para llegar a 1.000.000 de vehículos en 2023 (el año pasado el número cerró en 450.000).

2– producir menos modelos por terminal y tratar que cada terminal exporte uno de sus vehículos, que solo se fabrique en Argentina, al resto del mundo.

3– incrementar la integración de autopartes producidas en el país para cumplir con los estándares internacionales de calidad en 35% para 2019 y 40% en 2023 frente al 25% actual.

4– una diversificación de los mercados de exportación para lograr exportar un 35% de la producción a destinos extra-Mercosur, con una mayor integración.

5– fomentar el desarrollo de nuevas tecnologías de motorización y autopartes estratégicas, en las que la Argentina puede convertirse en productor líder de la región.

6– desarrollar inversiones por un monto de USS 5000 millones en el período 2017-2019, en particular aquellas orientadas a la producción de vehículos nuevos y exclusivos.

7– analizar posibles acciones sobre las etapas de comercialización para optimizar el proceso de formación de precios al público.

8– crear unos 30.000 puestos de trabajo nuevos hasta el 2023 a través de herramientas de capacitación y mejoras en la productividad, disminuyendo el ausentismo al 5% para 2019 y al 3% para 2023,

Para llegar a estas metas, el acuerdo establecerá compromisos del sector público, los empresarios y los trabajadores. Estos serán monitoreados por una mesa de trabajo integrad por las tres partes.

Una de las claves del "Plan 3 Millones" aplicado en España fue la reconversión de la Anfac (Asociación Nacional de Fabricantes de Autos).
La industria y los sindicatos se comprometieron a recuperar los volúmenes de producción anteriores, que estaban casi a la mitad.
Exigió mucho esfuerzo y compromiso personal, pero demostró que en un ambiente muy pesimista se podía traer optimismo. Y España hizo los deberes bien, antes que otros países, y nos posicionamos en un momento clave, cuando las dificultades en Europa exigían pensar donde fabricar coches de forma rentable en el futuro.

Entre 2014 y 2015 las plantas españolas crearon 6.000 empleos directos y 30.000 indirectos. El ministro de Producción, Francisco Cabrera, junto al secretario de Industria, Martín Etchegoyen, fueron parte de la comitiva oficial. Estos dos funcionarios son los encargados de llevar adelante las negociaciones con los empresarios y los sindicalistas para lanzar en los próximos meses los lineamientos del "Plan 1 Millón".

(NA)

"Con el 'Plan 1 Millón', las automotrices invertiremos en proyectos de producción de modelos con tecnologías exclusivas en la región y además se buscará aumentar el grado de integración de autopartes locales que tendría que aumentar del 25% al 40% en 2023", se comprometieron las terminales

Los sindicatos también prometieron aportar, con el compromiso de reducir la conflictividad en las fábricas y combatir el ausentismo.

"El Gobierno tiene definidos beneficios impositivos y una rebaja de la carga tributaria para producir y exportar un vehículo", comentó a Infobae uno de los directivos de una terminal que estuvo en España.

"La idea es que el 'Plan 1 Millón' será anunciado por el presidente Mauricio Macri antes de fin de marzo", señaló el director de la multinacional que opera en el país.

En tanto desde ADEFA sostienen que hay que reducir la carga tributaria de toda la cadena de producción que hace que el 55% del valor de un auto sean impuestos.

Para la UCA, hay 32,9% de pobres y el derrame no llegará sin políticas activas hacia sector informal

El informe adviente que desigualdad persistente y la pobreza estructural son resultado de un modelo económico-productivo concentrado y desequilibrado con efectos de exclusión y desigualdad a nivel socio-laboral"

Resultado de imagen para Para la UCA, hay 32,9% de pobres y el derrame no llegará sin políticas activas hacia sector informal

El Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) de la Universidad Católica Argentina (UCA) sostuvo hoy que la tasa de pobreza en Argentina es del 32,9 por ciento, medida hasta setiembre del año pasado, y que tiene como principal afectado a "segmentos de clase media baja o sectores populares vinculados a la economía informal".

En tanto, advirtió que "la desigualdad persistente y la pobreza estructural son resultado de un modelo económico-productivo concentrado y desequilibrado con efectos de exclusión y desigualdad a nivel socio-laboral".

Además, planteó que, "aunque devengan inversiones, no habrá derrame hacia los sectores menos dinámicos si no hay políticas activas de desarrollo local-regional, hacia el sector informal y las economías sociales".

Así lo afirmó la UCA en un nuevo informe difundido este mediodía, titulado "Pobreza y desigualdad por ingresos en la Argentina urbana 2010-2016", que fue presentado en conferencia de prensa en la sede de la universidad por el director de Investigación del Observatorio, Agustín Salvia.

"La tasa de pobreza ascendió de 29 por ciento a fines de 2015 a 32,9 en el tercer trimestre de 2016, lo cual significaría un aumento de 1,5 millones de nuevos pobres (cerca de 13 millones de personas por debajo de la línea de pobreza). Estos niveles serían los más altos de los registrados desde 2010 a la fecha", precisa el informe conocido este mediodía.
En tanto, ubica la indigencia en el 6,9 por ciento y aclara que estos porcentajes son "significativamente superiores" entre la población en hogares perceptores de programas de transferencias por fuera del sistema contributivo".

"Entre ellos, la indigencia y la pobreza alcanzan a 13,8 por ciento y a 61 por ciento de las personas, respectivamente. En contrapartida, tanto la indigencia como la pobreza son menores al promedio entre la población que habita en hogares con transferencias contributivas o sin prestaciones", añade.

Según el Barómetro, "durante el último año, las medidas de ajuste económico, el contexto internacional adverso, la política anti-inflacionaria y la rezagada inversión privada y pública habrían agravado el escenario de crisis, más recesivo y adverso en materia de empleo y poder adquisitivo para amplios sectores sociales".

"Si bien este shock habría sido mucho más fuerte durante el primer semestre del año, la situación no se habría revertido durante la segunda parte del año. El proceso habría generado un mayor deterioro laboral y en los ingresos de los sectores medios bajos informales, así como una profundización de la indigencia en los sectores más vulnerables", sostiene.

Al comparar indicadores desde el 2010 hasta el tercer trimestre de 2016, el informe señala que las tasas de pobreza e indigencia "retomaron los niveles de 2009" pero "muy lejos de crisis sociales atravesadas históricamente por el país" como la del 1988-1990 o 2001-2002.

 

 

En tanto, aclara que los niveles actuales de pobreza "se asemejan a escenarios como los de 1983, 1987, 1994 o 2009", y señala que "la actual coyuntura parece remitir a procesos recesivos generadas por efectos de crisis financieras como la del 'Tequila' o dinámicas inflacionarias post-devaluación como en los '80 o en 2014".

En tanto, el Barómetro destaca que "si bien en el segundo semestre se registró una baja notoria en el ritmo inflacionario y, al final del mismo, habría tenido lugar una efectiva recuperación del empleo, hacia el tercer trimestre del año no se evidenciaban cambios significativos en el nivel de actividad ni en la demanda laboral".

Remarca además que esta situación "fue amortiguada, tanto en el segundo como en el tercer trimestre, por actualizaciones establecidas por ley en los montos jubilatorios, pensiones y programas sociales, entre otras medidas compensatorias".

Asimismo, el Observatorio destaca como un "cambio muy positivo" que el Indec haya comenzado con el gobierno de Mauricio Macri una "recuperación y difusión de información estadística confiable y vuelve a aclarar que con estos informes "no se busca debatir con el organismo oficial" sino que el objetivo es "complementar y profundizar en el estudio de la pobreza y la desigualdad".

A modo de conclusión, la UCA indica que durante el período del Bicentenario "los indicadores laborales muestran la persistencia de la pobreza y desigualdades estructurales" y que "todavía estamos lejos de garantizar los derechos mínimos de inclusión social para una parte importante de la sociedad".

"La evolución de distintos indicadores de las condiciones materiales no ha sido equitativa al interior de la estructura social. Los más perjudicados en lo que respecta a las capacidades de subsistencia fueron los hogares de estratos muy bajos y de espacios segregados", concluye.

El informe fue presentado esta mañana por Agustín Salvia, Director de Investigación del Observatorio de la Deuda Social Argentina, en el marco de una conferencia de prensa.