Lunes 24 de Junio de 2024 - 14:47:10

Ganó fuerza durante la madrugada, antes de tocar tierra en Estados Unidos; impactó primero en la región de Big Bend, con vientos de 200 kilómetros por hora; ordenaron evacuaciones

Idalia tocó tierra y causa estragos

CEDAR KEY, Florida.- Idalia ganó fuerza hasta convertirse en un peligroso huracán de categoría 4 el miércoles en la mañana mientras se aproximaba a la región de Big Bend, en Florida, adonde finalmente tocó tierra como una categoría 3 “extremadamente peligrosa” a las 7.45 hora local (8.45 en la Argentina), mientras amenazaba con provocar inundaciones “potencialmente mortales” e intensas lluvias. Más tarde, se volvió a degradar a categoría 2 en su paso hacia el estado de Georgia.

Vista del agua que comienza a tapar las carreteras

En Florida, más de 242.000 clientes estaban sin electricidad mientras los árboles, quebrados por fuertes vientos, derribaron líneas eléctricas y el agua corriente inundó las calles. A lo largo de la costa, algunas viviendas quedaron sumergidas casi hasta los techos y las estructuras se derrumbaron.

“Tenemos varios árboles caídos, escombros en las carreteras, no vengan”, publicó el departamento de bomberos y rescate en Cedar Key, donde un medidor de mareas midió la marejada ciclónica en dos metros, sumergiendo la mayor parte del centro. “Tenemos tanques de propano explotando por toda la isla”, añadió la entidad.

El huracán Idalia tocó tierra cerca de Keaton Beach en Big Bend de Florida con vientos máximos sostenidos de 200 kilómetros por hora y ráfagas aún mayores, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas in inglés), que alertó sobre “marejadas ciclónicas catastróficas y vientos destructivos”.
Esto convierte a Idalia en la tormenta más fuerte que ha tocado tierra en la escasamente poblada región de Big Bend, en la franja noroeste de Florida, donde la zona conocida como Panhandle se curva hacia la península, en más de 125 años.

Imagen

En su reporte de las 9 (10 en la Argentina), el NHC señaló que la velocidad de los vientos se redujeron a 175 km/h, lo cual implica que el huracán ya es de categoría 2, aunque se mantiene la alerta. Una hora después, la noticia principal era que “vientos dañinos se dirigen hacia Georgia”, en donde la Interestatal 75 fue cerrada después de que líneas eléctricas cayeran sobre la autopista, mientras los vientos máximos son de 165 km/h.

Los pronosticadores estimaron que Idalia que azotaría las Carolinas durante la noche como una tormenta tropical. Algunos modelos señalaron que podría volver a dirigirse hacia el sur después de eso, pero el Centro Nacional de Huracanes anticipó que se alejaría más hacia el Atlántico este fin de semana.

Imagen

Asombrado por las inundaciones que convirtieron el bulevar Bayshore de Tampa en un río, Bill Hall observó a un practicante de paddle surf recorriendo la importante vía. “Esto es realmente increíble”, dijo Hall. “No he visto algo así en años”.
Quienes residen en zonas costeras vulnerables de Florida recibieron órdenes de abandonar sus viviendas el martes mientras Idalia se fortalecía en las cálidas aguas del Golfo de México, y las autoridades advirtieron de “marejadas catastróficas y vientos destructivos” cuando llegue a la costa el miércoles.

Idalia tocó tierra con categoría 4

“No pongan en riesgo su vida haciendo algo tonto en este momento”, dijo el gobernador Ron DeSantis en una conferencia de prensa el miércoles por la mañana. “Esta cosa es poderosa. Si estás dentro, agáchate hasta que te pase”.
El Servicio Meteorológico Nacional en Tallahassee dijo que Idalia era “un evento sin precedente” ya que no hay registros de que un huracán de gran envergadura haya pasado nunca antes por la bahía de Big Bend.

Varias carreteras y accesos han sido cerrados por precaución

Los huracanes se miden en una escala de cinco niveles, siendo el quinto el más potente. La categoría 3 es la primera de la escala considerada un huracán de gran intensidad. El Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas in inglés) dice que durante una tormenta de categoría 4 “se producirán daños catastróficos”.

De pronto el día se hizo noche por la llegada del huracán

Las marejadas ciclónicas, que provocan subidas de agua de 3 a 5 metros en algunas zonas costeras, podrían provocar inundaciones desastrosas, advirtió el NHC.
“Muy pocas personas pueden sobrevivir estando en el camino de una gran marejada ciclónica, y esta tormenta será mortal si no nos apartamos del peligro y la tomamos en serio”, dijo la jefa de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de Estados Unidos (FEMA), Deanne Criswell.

Calles inundadas tras la llegada del huracán

En la isla de Cedar Key, la comisionada Sue Colson y otros funcionarios municipales guardaron documentos y aparatos electrónicos en el Ayuntamiento. Tenía también un mensaje para los casi 900 residentes que estaban bajo órdenes de evacuación obligatoria de la isla cercana a la costa de la región de Big Bend: “Una palabra: Váyanse... No es algo para discutir”.
Más de una docena de policías estatales fueron puerta por puerta para advertir a los residentes que la marejada ciclónica podría alcanzar los 4,5 metros de altura.

Ayer por la tarde, Ron DeSantis, gobernador de Florida y candidato republicano a la presidencia estadounidense, instó a quienes se encuentran en las zonas de evacuación a lo largo de la costa del Golfo de México a que se vayan “inmediatamente”. Anteriormente, el gobernador hizo hincapié en que los residentes no necesariamente tenían que salir del estado, pero que deberían “llegar a un terreno más alto en una estructura segura”. “Pueden aguantar la tormenta allí y luego volver a sus casas”, dijo.
El presidente estadounidense, Joe Biden, aprobó el lunes una declaración de emergencia para Florida, lo que garantiza ayuda federal para afrontar el paso de Idalia.

“Hablé con el gobernador anoche, le estamos proporcionando todo lo que pueda necesitar. Estamos en contacto constante”, dijo Biden el martes sobre DeSantis, que como él se postula para la presidencia en 2024.

Las calles se convirtieron en verdaderos ríos en donde solo se puede navegar

Se suspendió el cobro de peajes en las autopistas que conducen fuera de la zona de peligro, se abrieron refugios y los hoteles se prepararon para acoger a los evacuados. Más de 30.000 trabajadores de servicios públicos se congregaron para estar listos para realizar reparaciones lo antes posible tras el paso del huracán. Se activaron unos 5500 elementos de la Guardia Nacional.

Vehículos se encuentran en una calle inundada por el paso del Huracán Idalia cerca de la costa el 30 de agosto de 2023 en San Petersburgo, Florida.

El aeropuerto internacional de Tampa cerró y los vuelos se vieron interrumpidos en la costa este de Estados Unidos, presa de otro huracán, Franklin, que viene del Atlántico.

En Tarpon Springs, una comunidad costera al noroeste de Tampa, 60 pacientes fueron evacuados de un hospital por inquietudes de que el huracán podría provocar una marejada ciclónica de 2,1 metros.

Una mujer sale de su casa con un bote mientras el huracán avanza y el agua no deja de subir

Después de tocar tierra en la región de Big Bend, se espera que Idalia cruce la península de Florida y empape el sur de Georgia y de las Carolinas el jueves. Tanto el gobernador de Georgia, Brian Kemp, como el de Carolina del Sur, Henry McMaster, anunciaron estados de emergencia para liberar recursos y personal estatal, incluyendo cientos de efectivos de la Guardia Nacional.

John Paul Nohelj observa mientras permanece en su casa antes de que el huracán Idalia llegue a Steinhatchee, Florida, el 29 de agosto de 2023.

En Cuba
Las fuertes lluvias desatadas por Idalia en el oeste de Cuba dejaron inundaciones en varias localidades y a más de 200.000 usuarios sin electricidad, informaron el martes las autoridades locales. No se reportaron pérdidas humanas.

Una de las más afectadas es la zona de producción de tabaco en Pinar del Río. Esta región sigue sin recuperarse del paso del huracán Ian, que en septiembre pasado dejó al menos dos muertos.

Las lluvias, con rachas de viento que sobrepasaron los 110 km/h, dañaron la producción de tabaco en Vueltabajo, donde se cosecha el mejor tabaco cubano.

Una mujer viaja en un carruaje tirado por caballos por una calle inundada en Batabano, provincia de Mayabeque, Cuba, durante el paso de la tormenta tropical Idalia.

Casi 150 personas murieron el año pasado cuando el huracán Ian azotó la costa oeste de Florida como una devastadora tormenta de categoría 4, provocando marejadas ciclónicas y fuertes vientos que derribaron puentes, arrasaron edificios y causaron daños por valor de más de 100.000 millones de dólares.

Los científicos advierten que las tormentas se volverán cada vez más potentes a medida que el planeta se calienta debido al cambio climático.

La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica dijo recientemente que la temporada de huracanes de este año será mucho más intensa de lo que se había previsto inicialmente, en parte por las temperaturas extremadamente cálidas de los océanos. La temporada finaliza el 30 de noviembre y agosto y septiembre suelen ser los meses de más actividad.

Fuente: lanacion.com.ar