Sábado 2 de Julio de 2022 - 09:14:00

El presidente de River pretende que Gallardo siga en el club

D'Onofrio pretende que Gallardo continúe en el club.

El presidente de River Plate, Rodolfo D'Onofrio, afirmó que hará "todo lo posible" para que Marcelo Gallardo continúe como entrenador, luego de la eliminación ante Palmeiras de Brasil, por las semifinales de Copa Libertadores con un global en contra de 3-2.

"Voy a tratar de hacer todo lo posible para que Marcelo continúe. Ojalá que Gallardo siga en River por el amor de la gente, y por el trabajo que hace. Entiendo al hombre, a la persona. En determinado momento pueden sentir agotamiento y no me meto en eso", expresó D'Onofrio en diálogo con ESPN.

"Gallardo tomará la decisión, está en él. No tengo una intuición, están las ganas que sigan. Debe hacer un balance, pero quiero que Gallardo se quede de por vida", agregó el titular de River.

D'Onofrio dijo que si Gallardo, con contrato hasta fines de 2021, decide continuar, se reunirán para definir el futuro del plantel. "Nos sentaremos a conversar qué se necesita, qué ocurre con los jugadores, quién se puede ir", indicó D'Onofrio.

El presidente de River aseguró que "no hay ofertas" por jugadores del club, y que el valor del dólar blue hace "muy difícil" mantener a un futbolista de categoría en la Argentina.

Ante la consulta de si River fue perjudicado por el VAR, D'Onofrio dijo que acepta "las reglas del juego", reiteró su apoyo a las decisiones de la terna arbitral, y confirmó que no presentarán una queja formal. "Mi responsabilidad como presidente del club es respetar las reglas del juego. Acepto lo que haga el árbitro. Hay que dar vuelta la página y seguir adelante, porque River tiene mucho por hacer. Eso sí, del lado del VAR, no puede ser que tarde seis o siete minutos. Enfría todo. No le echo la culpa a nadie, pero así no va, el fútbol es otra cosa", aseguró el presidente de River con mandato hasta diciembre de este año.

Por último, D'Onofrio reveló qué mensaje le dejó a Gallardo luego de la eliminación en Copa Libertadores, a pesar del triunfo 2-0 en San Pablo. "Lo felicité, le transmití el orgullo inmenso que sentía, la emoción que me provocaron, por la actitud de los jugadores porque dejaron a River tan alto", dijo.

Por su parte, el volante Enzo Pérez señaló luego del partido que River "quedó eliminado mostrando esa identidad que lo sostuvo durante los últimos años". "River quedó eliminado con su identidad, dejando todo y luchando hasta el final, como representa su historia", le explicó Enzo Pérez a la transmisión oficial del encuentro jugado en el Allianz Parque de San Pablo.

"Es que este plantel nunca se conformó con nada, porque tiene mentalidades ganadoras en sus integrantes", remarcó. El mendocino también se refirió de manera elusiva a las mencionadas situaciones que le impidieron la victoria merecida, al señalar que tanto él como sus compañeros se fueron de la cancha "con la conciencia tranquila".

Fuente: pagina12.com.ar

Palmeiras - River, por la Copa Libertadores, minuto a minuto: los de Gallardo dejaron todo, pero chocaron con el VAR y no les alcanzó

El Millonario tuvo una actuación inolvidable en Brasil, ganó 2-0 y mereció la hazaña, pero se quedó a tiro. El VAR lo privó del gol que igualaba la serie y también le anuló un penal que había cobrado el árbitro. Palmeiras llegó a la final y espera por Santos o Boca.

A River no le duele tanto la eliminación en la semifinales contra Palmeiras. Pagó caro los errores de la ida y por eso no estará en la final del Maracaná. Solo por eso. En San Pablo estuvo a un gol de la épica: ganó 2-0. Borró de la cancha al rival y quedó a nada de escribir una página histórica. Se hablará del VAR en el gol de Montiel, pero eso es un detalle. River sigue de pie y posiblemente siga siendo el mejor equipo del continente, aunque la placa final diga otra cosa.

Fue perfecto el primer tiempo de River: mejor no se puede jugar al fútbol. Volvió a demostrar lo que es el elenco que comanda Marcelo Gallardo, un equipo serio, confiable, que va a dar la cara. Puede tener malas noches, como las ha tenido. Pero, antes, durante o después, dará la cara. River borró de la cancha a Palmeiras. Con inteligencia y ambición. Como señaló el Muñeco en la conferencia de prensa previa al juego. Porque River tuvo la voracidad de siempre, aunque esta vez contó con templanza para no desesperarse ni regalar espacios arriba del confiable 3-5-2. Atacó bien porque defendió bien el millonario. Jugó como un coloso en San Pablo.

Lo primero que conviene hacer es destacar a Franco Armani, ese arquero que se había mostrado vulnerable las últimas semanas. Tapó un mano a mano notable el nacido en Casilda a los 9 minutos: le adivinó la gambeta de Rony. Un gol tempranero hubiese sido un golpe demasiado duro para River. Así, la atajada del Pulpo valió como un gol, aunque no apareció en el marcador. Fue River, con un Enzo Pérez enorme, un renovado Nacho Fernández y un incansable Gonzalo Montiel. Tuvo mucho la pelota Paulo Díaz por diseño de Palmeiras y el chileno estuvo correcto en los manejos. Creció desde ahí el visitante. Un disparo suyo luego de un anticipo defensivo fue lo primero de peligro de River, que merodeó más de lo que inquietó en los primero minutos. Pero siempre se jugó en campo de Palmeiras. Un cabezazo formidable de Rojas tras córner de De La Cruz fue el 1-0 y la inyección anímica buscada.
Se plantó River como para terminar el primer tiempo el menos con un gol de ventaja. Sin embargo, como se dio cuenta que estaba tan bien, fue por más. Palmeiras fue todo confusión. Se miraban entre sí los futbolistas. Encima se les lesionó el paraguayo Gustavo Gómez, la garantía del fondo. Y aprovechó esa ausencia Santos Borré, que cabeceó al gol desde dentro del área chica. Iban 45 minutos. La hazaña estaba más cerca.
Y River marcó el ansiado tercer gol. A los 6 minutos Gonzalo Montiel recibió un centro pasado de Angileri y de volea venció a Weverton. Pero Nicolás Gallo Barragán, de Colombia y a cargo del VAR, le avisó Esteban Ostojich sobre una posición adelantada de Santos Borré en el inicio de la jugada. Es cierto que el delantero estaba en off side, pero en ninguna repetición se observó claramente que la pelota haya sido impulsada anteriormente por Enzo Pérez. Fue una jugada finita que planchó el juego, porque River ya no volvió a ser arrollador como en la primera parte.
Se cansó River, pero igual fue y fue. Ya con más corazón que frescura e ideas. Orgullo es una palabra que describe muy bien el momento y el partido. El paraguayo Rojas volvió a perder en el cuerpo a cuerpo y tuvo que hacer infracción: segunda amarilla y roja. Más complicaciones.

Y River, sin piernas y con un jugador menos, demostró por qué es uno de los mejores de América. Matías Suárez quedó mano a mano con Alan, punteó la pelota y al mínimo contacto se dejó caer. Cobró el árbitro uruguayo el penal, aunque lo llamaron del VAR y rectificó el cobro. Y estuvo bien: no pareció un contacto de penal del defensor al cordobés.
Los minutos que quedaron fueron eléctricos y emocionantes. Suárez se plantó en la izquierda y Alvarez a la derecha. Centro más centro y el peligro dando vueltas el área de Weverton. Dejaron de gravitar Nacho Fernández y Pérez en el medio porque no tenían más aire. Palmeiras siguió siendo un equipo chiquito al que el juego le quedó grande. Una semana más tarde, los errores de la ida duelen aún un poco más porque River es mucho más equipo que el brasilero.

Los instantes finales sirvieron para ratificar que River es un equipo corto: Gallardo no tenía alternativas de peso en el banco. Fue por el tiro del final River y no le salió. Lo mereció. El destino tendría que haberle regalado el guiño. Pero no lo hizo y se quedó en las puertas de la hazaña.

Fuente: clarin.com

Murió Jorge Cupeiro, un ícono del automovilismo argentino

Fue uno de los pilotos locales más destacados, llegando a revolucionar el Turismo Carretera, la categoría predilecta en el país. Había nacido en 1937.

Jorge Cupeiro murió a los 83 años.

Los que dicen tener "paladar negro" en el ambiente del automovilismo siempre consideraron a Jorge Cupeiro como un piloto "exquisito" y "versátil", que este domingo pasó a ser leyenda tras su fallecimiento a los 83 años, y que supo brillar con luz propia arriba de cualquier auto de carrera que condujo y fue, sin duda, el que "revolucionó" el Turismo Carretera (TC) cuando apareció a comienzos de la década del 60 con el Chevitú, auto muy resistido por sus rivales, con el aval de una gloria, José Froilán González, subcampeón de Fórmula 1.

Pero antes de subirse a un cuatro ruedas, el porteño Jorge Cupeiro, que nació el 15 de octubre de 1937, en sus años mozos se dedicó a correr en moto, con una Gilera 150 cm3, y en las distintas categorías de las dos ruedas, y la velocidad era el oxígeno para sus 18 y frescos años.
El destino, las casualidades, las relaciones en el ambiente del automovilismo, hicieron que las vidas de José Froilán González (el primer ganador con una Ferrari en la F1), se cruzaran con dos hermanos de la localidad bonaerense de Sáenz Peña, Aldo y Reinaldo Bellavigna.

Y al unísono decidieron dar un "gran golpe" en el Turismo Carretera, y Froilán González trajo al país un Chevrolet Nova, similar al 400 nacional, y en el atelier de los hermanos Bellavigna comenzó a tejerse la utopía de vencer a las clásicas e históricas "cupecitas".

Otra vez el destino tuvo un papel fundamental porque apareció flotando el nombre de Jorge Cupeiro, quien se sumó al proyecto, y el día de gloria llegó el 9 de agosto de 1964 cuando en una carrera de "no ganadores" en Mar del Plata, Cupeiro llevó al "triunfo" a un auto que fue resistido por los defensores del TC histórico.

Cupeiro supo luchar palmo a palmo contra los Hermanos Emiliozzi y también corrió en Europa junto a la Escudería Automundo de Fórmula 3 en 1966 y aunque pudo correr en Fórmula 1, prefirió retornar al país.

En las temporadas de Fórmula 3 de 1966 y 1967 corridas en Argentina, tuvo actuación destacada. Ganó tres carreras de la denominada 500 Millas Argentinas (1966, 1970 y 1971),6 y participó además en los 1000 km de Buenos Aires (1970-1972) con los Sport Prototipo.

En sus dos primeras participaciones, lo hizo junto al sueco Ronnie Peterson, ex Fórmula 1, y en el automovilismo local, corrió en las categorías Turismo Estándar, Anexo J, Turismo Mejorado, Mecánica Argentina F1 y Sport Prototipo Argentino.

También formó parte de la Misión Argentina que hizo historia con los Torino 380 W en Nurburgring en 1969, bajo la batuta de Juan Manuel Fangio. Cupeiro compartió el auto N° 2 con Eduardo Rodríguez Canedo y Gastón Perkins.

Además, Cupeiro ganó tres veces las clásicas 500 millas de Rafaela (1966, 1970 y 1971), y fue campeón de esa categoría en el 71, subcampeón de TC en 1965, y triunfó en 15 oportunidades en el Turismo Carretera.

Se destacó por su versatilidad, y sus 41 triunfos entre 1960 y 1973, señalan su ductilidad en cuanto a marcas y categorías corridas.

Tres en Turismo Standard (NSU, Alfa Romeo), nueve en Turismo Anexo "J" (Alfa Romeo, Porche, Jaguar, Torino), una en Sport (Jaguar), cuatro en Turismo Mejorado (Alfa Romeo, Fiat 1500), cuatro en Mecánica Argentina F1 (Maserati-Chevrolet, Trueno-Chevrolet), quince en Turismo Carretera (Chevitú, Liebre III-Chevrolet, Chevrolet 400), cinco en Sport Prototipos (Martos-Chevrolet, Baufer-Chevrolet).

Su estilo de manejo era cerebral, pulido, de frenada y rebaje justos, sin arrebatos temperamentales. Daba la sensación de que manejaba muy cómodo viajando a 240 Km/hora.

Se retiró de forma regular en una carrera del TC en Olavarría en 1973. Fue con un Dodge GTX y abandonó luego de chocar por la rotura de un neumático, y en 1982, con 45 años, volvió de forma esporádica en el flamante Club Argentino de Pilotos, que fue una apuesta que hizo con Carlos Pairetti.

Fuente: ambito.com

El fenómeno Campazzo: la comparación con Ginóbili, por qué es el “jugador del pueblo” como Tevez y su ser competitivo que cautiva

Después de sus primeros 10 partidos en la NBA, Infobae se apoyó en la experiencia de dos grandes entrenadores que tuvieron al base para analizar cómo irrumpió el argentino en la mejor liga de básquet del mundo y qué podemos esperar de su participación en el futuro

Campazzo generó una revolución con su llegada a la NBA

Facundo Campazzo se convirtió en una atracción en la NBA. Tal vez los seguidores más fieles de Denver todavía no lo notaron, pero en Argentina se generó un boom pocas veces visto en los últimos tiempos con un deportista de estas latitudes. La Facumanía creció con el paso de los partidos de los Nuggets y la variable actuación en cancha del cordobés: de jugar poco en el inicio, a tener una gran contribución en jornadas consecutivas y luego a ni siquiera ingresar.

La historia recién comienza para el base argentino. Restan 62 encuentros de fase regular y unos playoffs en lo que su equipo espera volver a ser protagonista como lo fue la temporada pasada. Pero más allá del futuro, Infobae propuso hacer un análisis del fenómeno Campazzo en sus primeros 10 partidos en la NBA más allá de su desempeño dentro del rectángulo de juego.

Y para eso, solicitó la ayuda de dos eximios entrenadores: uno de ellos es Julio Lamas, con pasado por la selección argentina y el banco del Real Madrid, y que ahora se mudó a Japón para dirigir al equipo nipón masculino en los próximos Juegos Olímpicos. El otro es Silvio Santander, actual coach de San Lorenzo en la Liga Nacional y que compartió con Facundo muchas concentraciones y torneos como asistente de Sergio Hernández en el equipo nacional.

“Con Facundo, en Argentina, se generó una situación de que todo el mundo está pendiente. Y ahí ya no hay paciencia. Después de mucho tiempo, pasó que no teníamos a nadie en la NBA y él llegó con una opción clara a la competencia. Entonces, él regresa triunfador con la camiseta de la Selección, o sea, en plenitud y como uno de los mejores bases del mundo. Todo el mundo está pendiente, los que siguen el básquet y los que incluso no siguen el deporte, le prestan atención. Este fenómeno hace que se sienta aún más los tiempos de adaptación a la NBA y la urgencia que hay de este lado”, es lo primero que tiene para decir Lamas sobre la movilización que provocó en los argentinos el desembarco de Campazzo en la mejor liga del mundo.

El caso de Santander es particular y comparó la llegada del ex jugador del Real Madrid al básquet de los Estados Unidos con lo que se generó con Ginóbili hace casi dos décadas.

“Me pasó lo mismo que cuando Manu llegó a la NBA. Uno sabe que hay jugadores que pueden jugar en la NBA y que su participación puede ser en cuentagotas, pero con Facundo y con Manu, antes de empezar, uno esperaba que sucedieran las cosas que están pasando ahora. Por haber dominado Europa, por tener un animal competitivo dentro. Lo mismo que pasa con Chapu (Nocioni) o con Luis (Scola), porque a Facu lo pongo en esa misma línea de jugadores altamente competitivos, entonces ha superado con creces lo que todos esperábamos”.

El número 7 de Denver tuvo sus mejores actuaciones ante los Timberwolves (AFP)

Más allá de las semejanzas, relacionadas a la necesidad de volver a tener a un argentino en el máximo torneo de baloncesto del planeta, la situación inicial en la competencia entre Campazzo y Ginóbili no son comparables. ¿Ambos llegaron considerados como jugadores vitales para el básquet en Europa? Claro que sí. Facundo era el líder del Real Madrid, un poderosos en el Viejo Continente, mientras que Manu puso un pie como campeón de la Euroliga con el recordado Kinder Bologna. Pero desde lo estadístico, la historia es diferente.

En su primera decena de encuentros, el base cordobés promedió 12.4 minutos por juego. Eso contando que en la derrota ante los Dallas Mavericks, no pudo verse en la cancha contra su ex compañero Luka Doncic, ya que el entrenador Michael Malone no lo utilizó. Si nos subimos a una máquina del tiempo y viajamos a la temporada 2002-2003, el comienzo de Ginóbili en la NBA fue diferente en un aspecto inédito para lo que fue aquella campaña de los Spurs: el 20 de los San Antonio fue titular en cinco encuentros de sus 10 partidos iniciales -sus únicos en toda la fase regular- y vio acción en poco más de 19 minutos de promedio.

Jugadores de diferentes posiciones, y en escenario diferentes para cada una de las franquicias, el valor de poner mano a mano a Campazzo con Ginóbili está relacionado al golpe de efecto que provocaron sus llegadas a la NBA por las similitudes de sus condiciones deportivas.

“Se dio un fenómeno tremendo porque volvemos a tener a uno en la NBA, que él es aceptado y consagrado por todos los del deporte argentino”, dijo Lamas. “Facundo tiene una cosa más: él es un poco el ‘Jugador del Pueblo’, el que cualquiera pudo haber sido porque por cuestiones de estatura, él hace cosas en terreno de gigantes que a nosotros nos pasó estar en China y él hace una jugada y los chinos, que no sabían quién era Campazzo, hagan ‘ohhhhhhhhh’. Íbamos a Puerto Rico y él hacía algo y también lo mismo”, agregó.

Julio Lamas, un histórico entrenador argentino (Reuters)

“Ahí es donde te das cuenta que el público en general tiene una empatía que representa que todos podemos jugar al básquet. No hace falta medir 2.06 metros”, explicó el entrenador que convocó al base cordobés y lo sumó al equipo con sólo 21 años al equipo que quedó a un paso de la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

En sintonía con la reflexión de Lamas, también Santander utilizó la figura de Carlos Tevez para establecer un paralelismo con el sentimiento popular que genera la vuelta de un argentino en la NBA con la figura de Campazzo, un chico que a pesar de su desventaja en estatura demostró que gracias a su mentalidad, esfuerzo y desarrollo pudo cumplir su sueño.

“Creo que Facundo es un ejemplo a seguir para muchos jóvenes. Es un jugador que demuestra una nueva chance al básquet argentino de llevarlo masivamente a todas las casas y clubes de barrio. El fenómeno Campazzo, que no sabemos donde va a terminar, es uno de los jugadores que pasa como con Tevez en el fútbol, que ha ganado títulos donde ha jugado, con su carisma, con su imagen”, analizó una de las piezas claves del staff técnico del seleccionado argentino.

“El fenómeno Campazzo debería poder ayudar al básquet nacional como lo hizo la Generación Dorada, esta nueva generación o lo de Manu en la NBA. Todas situaciones que ayudaron a la masificación”, sumó Silvio.

A pesar de las necesidades de los fanáticos de Facu de verlo más tiempo en el parquet, el camino marca que hasta el momento su participación ha sido valiosa en el equipo. Si bien está en plena adaptación, completó buenos pasajes en un equipo que, todavía, está en pleno armado después de los cambios que sufrió entre la temporada pasada y la que está en curso.

Silvio Santander compartió mucho tiempo con Campazzo en la selección argentina (@SantanderSilvio)

En los cinco partidos iniciales, Campazzo desempeñó un rol para el que pocas veces fue elegido. Jugó en la posición de escolta, sin tener el control del balón en sus manos. ¿Consecuencias? Sólo lanzó cinco disparos al aro. Todo cambió en los dos encuentros ante Minnesota: promedió casi 24 minutos, hizo 15 tiros -anotó ocho canastas con cinco triples- y pudo sentirse el dueño de la formación suplente cuando estuvo en cancha.

“Pienso que es pronto para hacer una evaluación. Esto recién ha comenzado. Los tiempos que lleva adaptarse a la NBA para un jugador que viene de afuera, no son los mismos que tiene la gente que quiere ver a Facundo triunfar en la NBA. Son distintos los tiempos de adaptación con la ansiedad y los deseos de los espectadores”, afirmó Lamas.

“Los americanos, en la NBA, suelen respetar lo que conocen. Y sólo conocen bien a los que están dentro en la NBA. Entonces, todos los que han ido, Ginóbili, Scola, Oberto y el resto, se han tenido que adaptar. Y en el primer año viven cosas como estas: tener que adaptarse a la competencia, al equipo, al reglamento, al estilo de juego y a la vida americana. Todo eso lleva un proceso”, agregó el actual DT de la selección masculina de Japón, que además hizo hincapié en lo extraño que fue el calendario por la pandemia, que obligó a Campazzo a casi no tener receso y cambiar el Real Madrid por Denver en poco menos de dos meses.

¿Qué piensa Santander sobre la adaptación de Facundo en los Nuggets? “Con la necesidad de verlo a Facundo se nos juntaron las dos cosas: sabemos que él es nuestro, muy carismático, identificado la mayoría de la gente con su juego. Por eso todos querían que rápidamente siguiera siendo el mismo o incluso eleve su nivel, entonces lo que estaba pasando es totalmente comprensible, porque lo tienen que ir llevando de a poco. Incluso por lo que le pasó en los juegos contra Minnesota eso no confirma que siempre va a tener ese rol porque todavía está en construcción. Eso, para nosotros que somos un país tan ansioso, nos parecía todo muy poco. Pero entiendo que cualquier jugador que cambia de liga, que pasa a trabajar con nuevo staff y nuevos compañeros, necesita un tiempo. Pero Facundo estuvo muy inteligente porque apostó por una parte defensiva, invisible, que sabía que en poco tiempo se iba a convertir en algo más”.

Ahora vendrá el tiempo para Campazzo de ir afianzando su incursión en el equipo. Más allá de los elogios del entrenador Malone y los de sus compañeros, el futuro cercano es promisorio. ¿Por qué? Simple. Facundo es un jugador que siempre se superó. No se quedó en el que dirán y aprovechó toda su capacidad basquetboliística y su fortaleza mental para remediar cualquier mal pasaje en cada una de sus experiencias deportivas.

“Lo conozco bien y veo en él la mentalidad competitiva. Eso ya lo demostró en la decisión contractual que tomó para salir del Madrid y entrar a la NBA. Hizo una apuesta. Eso vuelve a demostrar que su ambición es permanente, se recicla para ir al siguiente nivel”, explicó Julio Lamas.

“Tiene que esperar sus momentos y, mientras tanto, aportar con su energía en la defensa cuando viene del banco. Él aporta extraordinariamente eso. También pasó que los elogios iniciales, muchos, de parte del entrenador, generaron una expectativa desmedida. Eso confundió un poco. A todos, tal vez. Pero él lo va a ajustar rápidamente”, sumó el DT argentino.

Por su parte, Santander apostó por las mismas fichas que Lamas para analizar lo que se viene para Campazzo. “Su inteligencia, esa dureza mental que tiene para que de algún modo se vaya a salir con la suya, lo va a ayudar mucho. Tiene que pasar algo muy extraño para que él caiga en un pozo anímico o que algo no entienda. Facu es un jugador que en donde ha transitado toda su carrera, le han presentado dudas. Y las superó todas”.

Y agregó: “Son tantos juegos que algunos lo van a encontrar con más protagonismo y en otros puede pasar desapercibido, pero es parte de la rotación de un equipo con muchos bases. Pero él va a estar muy contento por lo que podrá lograr y lo que se puso como meta: saber que puede jugar, que puede aportar a un equipo y darle minutos de calidad. Por lo menos en este primer año. Eso nos debería poner muy contentos a todos”.

Campazzo es un fenómeno. De eso no hay dudas. Lo que también queda claro es que su desembarco en la liga que nuclea a los mejores jugadores del mundo generó un fenómeno. Ahora será tiempo de seguir viendo su evolución en un Denver que todavía no mostró su mejor cara y que, como sucede en la mayoría de los equipos, está en plena adaptación en una NBA que comprimió su calendario. Un escenario que no te da respiro ni oportunidad para pensar en nada más que el próximo partido. Y eso Facundo lo sabe.

Fuente: infobae.com

Pusineri dejó de ser entrenador de Independiente y no dirigirá ante River

La dirigencia decidió no renovar su contrato y el DT se aleja del cargo a falta de un partido para el final de la Copa Diego Maradona y días después de la renuncia del mánager, Jorge Burruchaga.

Pusineri dirigió 27 partidos, de los cuales ganó 11, empató 7 y perdió los 9 restantes.

Lucas Pusineri dejó este jueves de ser el entrenador de Independiente y no dirigirá al equipo el próximo sábado ante River Plate, por la última fecha de la zona Campeonato A de la Copa Diego Maradona.

La dirigencia finalmente decidió no renovar el contrato, que venció a fines de diciembre, y se lo comunicó hoy a Pusineri y a sus representantes en una reunión que se llevó a cabo en el edificio del Sindicato de Camioneros.

Fernando Berón, entrenador de la Reserva, estaría el próximo sábado a las 21.30 en el estadio de Banfield para el partido contra River Plate por la quinta y última fecha de la zona Campeonato A de la Copa Maradona de la Liga Profesional de Fútbol.

Luego de un año al frente del equipo, Pusineri deja el cargo a falta de un partido para el final de la Copa Maradona y días después de la renuncia del mánager, Jorge Burruchaga.

En total, el exvolante, campeón con Independiente en 2002 en el último título local del club, dirigió 27 partidos, de los cuales ganó 11, empató 7 y perdió los 9 restantes.

El entrenador estuvo en el entrenamiento matutino en Villa Domínico y luego se trasladó hasta la sede de Camioneros, donde se le comunicó que no seguirá a cargo del plantel.

La situación de Pusineri en Independiente cambió radicalmente y tuvo un desenlace inesperado si se tiene en cuenta lo que sucedía hace menos de un mes.

El pasado 12 de diciembre, en el marco de una conferencia de prensa, Pusineri confirmaba que había llegado a un acuerdo para renovar el contrato de un año que había firmado en enero de 2020 cuando asumió en reemplazo de Sebastián Beccacece.

Lo llamativo del anuncio fue que por ese entonces Burruchaga no estaba convencido de renovar el vínculo con el entrenador.

El 13 de diciembre y luego de trece partidos invicto, Independiente perdió con Huracán (3-2) en Parque de los Patricios por la primera fecha de la zona Campeonato de la Copa Diego Maradona y esta derrota marcó el comienzo del fin de ciclo de Pusineri.

Cuatro días después, el 17 de diciembre, el "Rojo" cayó con Lanús 3-1 en Avellaneda en la vuelta de los cuartos de final y quedó eliminado de la Copa Sudamericana, el principal objetivo que se había trazado el club.

A las 72 horas, el equipo volvió a sufrir una dura derrota por la Copa Maradona contra Boca Juniors por 2-1, como local, tras comenzar arriba en el marcador.

Las tres caídas seguidas generaron dudas sobre la continuidad de Pusineri pero el vicepresidente del club, Pablo Moyano, confirmó públicamente que la idea era renovar el contrato del cuerpo técnico.

El "Rojo" volvió a la victoria con Argentinos Juniors (2-0) en La Paternal y se encaminaba la renovación del contrato que vencía a los pocos días.

El año comenzó sin la firma del nuevo contrato mientras Pusineri preparaba al equipo para enfrentar a Arsenal, como local, para seguir con chances de alcanzar la final de la Copa Maradona.

El 3 de enero, Independiente sufrió otro duro golpe tras caer 4-3 con Arsenal y quedó eliminado del torneo local.

Pusineri fue expulsado durante el partido por el árbitro Néstor Pitana y se retiró del estadio sin brindar declaraciones.

Al día siguiente, Burruchaga renunció al cargo de mánager con duras críticas a la dirigencia que nunca lo consultó sobre el futuro de Pusineri.

Cuatro días antes del último partido del torneo, contra River, el entrenador le exigió a la dirigencia una definición sobre su continuidad y hoy luego de varias idas y vueltas le confirmaron que no iba a seguir al frente del equipo.

La decisión se la comunicaron al DT y a sus representantes los principales dirigentes de la institución, en una reunión que se llevó a cabo en la sede del sindicato de Camioneros, luego del entrenamiento matutino en el predio de Villa Domínico.

La falta de una idea de juego durante el ciclo y las derrotas en los partidos importantes, como el clásico contra Racing Club con dos jugadores más, desencadenaron la salida de Pusineri.

Entre los puntos positivos se puede destacar que el entrenador soportó una grave crisis en medio de la pandemia que provocó la salida de muchos referentes del plantel por importantes deudas económicas y con muchos jóvenes promovidos por él también llegó a instancias finales de la Copa Sudamericana.

El club ahora está en la búsqueda de un nuevo mánager (ya hubo reunión con Nicolás Burdisso, quien desarrolló un rol similar en Boca Juniors) y luego se definirá el nuevo cuerpo técnico.

Fuente: telam.com.ar