Jueves 6 de Octubre de 2022 - 08:33:13

La situación se dio en la provincia y cinco son de Rosario. Más de la mitad tenían cocaína en sangre, lo que indica que la mamá siguió consumiendo durante el embarazo y la lactancia

Un bebé de 40 días continúa hace más de un mes internado en la sala de cuidados críticos del Hospital Vilela a raíz de múltiples lesiones recibidas. Sus padres

En los últimos 20 días once bebés, cinco de ellos en Rosario, debieron ser separados de sus madres en la provincia para preservar su integridad física. En más de la mitad de los casos en la sangre de los pequeños se encontró cocaína, lo que dio la pauta de que las mamás consumían estupefacientes “mientras amamantaban.

Hay otras situaciones en las que se actuó por malos tratos (uno de los bebés hace más de un mes que está en terapia intensiva en el Vilela a raíz de los golpes recibidos) y en otros porque la progenitora expresó su voluntad de entregarlos en adopción tras cursar un embarazo producto, en su mayoría, de una situación de trata.
El aluvión de casos fue tal que la Secretaría de los Derechos de la Niñez, Adolescencia y Familia de la provincia debió lanzar una convocatoria de emergencia a familias solidarias que albergaran a estos pequeños, ya que las que estaban inscriptas resultaron insuficientes.

Según confirmó la titular del área, Patricia Chialvo, la situación “es inédita” y los equipos interdisciplinarios tuvieron que actuar “porque había un claro riesgo de vida” para los bebés, todos con menos de 40 días.

De los once casos, cinco se registraron en Rosario, tres en San Lorenzo y tres en la capital de la provincia.

“En más de la mitad de las situaciones lo que se detectó fue un consumo problemático de sustancias, por lo que se los separó de las progenitoras para iniciar un plan de acción que busca preservar la integridad física de los bebés y la rehabilitación de las madres”, explicó la funcionaria.

Las situaciones de alto riesgo de vulnerabilidad para los pequeños fueron detectadas en los centros de salud. “Ahí es donde los profesionales encienden las luces de alerta ante lo que ellos perciben puede ser un caso de consumo de sustancias o de malos tratos, y se da intervención a la Justicia, que luego convoca al área de Niñez”, detalló la funcionaria.
Es más, Chialvo valoró la actuación de los equipos de salud públicos en la detección de los casos y pidió mayor colaboración a los privados para también dar este tipo de alertas.

La convocatoria a las familias solidarias se determinó porque así está estipulado para resguardar a los niños de menes de tres años, ya que superada esa edad se los deriva a centros residenciales.

Evolución
La funcionaria detalló que “a fin del año pasado lo que se vieron fueron muchos problemas con adolescentes y abusos” y ahora lo que se está detectando es un alarmante auge de consumo de sustancias.

“Además de este tipo de situaciones, en los últimos 20 días se dieron casos de madres que decidieron dar a sus bebés en adopción. Generalmente esto se da porque no se animaron al comienzo de la gestación a interrumpir el embarazo o porque se trata de menores víctimas de trata que no pudieron recurrir a una interrupción legal del embarazo (ILE)”, indicó Chialvo.

En los casos donde la madre manifiesta su voluntad de entregar al niño o niña en adopción, se toma una medida de alejamiento del bebé con una familia solidaria por un lapso de 45 días para prevenir el hecho de que la madre se arrepienta y pueda revertir su decisión. Cumplido ese plazo, se avanzará en el proceso de adopción.

En las otras situaciones, consumo, malos tratos o una madre vinculada a delitos graves que suponen riesgo de vida para el pequeño, el bebé estará con una familia solidaria por un plazo que no puede exceder los nueve meses, tiempo en el cual se pondrá en marcha el plan de acción que tienen por objetivo revertir la acción que lo pone en riesgo e intentar revincularlo con su madre.

Chialvo remarcó que “es notable el aumento en el consumo de estupefacientes, y las madres siguen consumiendo durante el embarazo y la lactancia”.

Para convertirse en familia solidaria los interesados deben inscribirse en las distintas delegaciones que la Secretaría de Niñez tiene en toda la provincia. “Eso sí, deben tener muy en claro que serán familias solidarias temporalmente y que no podrán adoptar a ese bebé”, indicó la funcionaria y remarcó algo fundamental: “Quienes estén inscriptos para adoptar no pueden anotarse para ser familias solidarias”. A excepción de uno, que está en estado crítico en el Vilela a raíz de las lesiones recibidas y sus padres están con prisión preventiva, en el resto de los casos el estado de salud de los bebés es bueno.

Lleva un mes en terapia y su estado es delicado
Un bebé de 40 días continúa internado en el área de cuidados críticos del Hospital de Niños Víctor J. Vilela desde hace un mes, tras ingresar con múltiples lesiones y fracturas producto de los golpes que recibió. A raíz del hecho, los padres, ambos de 25 años, están con prisión preventiva.

En las últimas horas se evaluaba volver a operar al pequeño de una fractura en la clavícula, pero su estado es reservado.

Según se consignó, el 17 de febrero ingresó a ese efector derivado del Hospital de Niños Zona Norte con fracturas craneales, en clavícula izquierda y derecha, tibia derecha, hematomas en codo izquierdo y región submaxilar, y gran cantidad de hematomas con lesiones escoriativas. La abuela materna manifestó su voluntad de tener la guarda del pequeño, pero la Secretaría de los Derechos de la Niñez no se expidió todavía.

Fuente: lacapital.com.ar