Sábado 2 de Julio de 2022 - 07:55:15

En los audios, grabados subrepticiamente y difundidos en la última semana por medios locales, la congresista detalla planes para destituir a Castillo y a la vicepresidenta Dina Boluarte, tras lo cual ella asumiría el poder.

Alva abogada de 55 aos milita en el partido de centroderecha Accin Popular Foto Agencia Andina

La presidenta del Congreso de Perú, María del Carmen Alva, podría recibir sanciones que incluyan una inhabilitación para cargos públicos por 10 años, señalaron expertos tras difundirse dos audios en los que supuestamente planea acciones para asumir el Gobierno.

Para constitucionalistas como Omar Cairo, la legisladora "Maricarmen" Alva, abierta adversaria del presidente Pedro Castillo, podría haber incurrido en delitos que conduzcan a un juicio político, al coordinar acciones que potencialmente pueden ser clasificadas como sedición o rebelión.

En los audios, grabados subrepticiamente y difundidos en la última semana por medios locales, la congresista detalla planes para destituir a Castillo y a la vicepresidenta Dina Boluarte, tras lo cual ella asumiría el poder y convocaría elecciones anticipadas únicamente para presidente.
"Cuando (la congresista) añade: 'las fuerzas militares están con nosotros', la cosa se convierte en algo cercano a un supuesto de rebelión o de conspiración para la rebelión", indicó Cairo. "No se puede utilizar las instituciones para cortar los períodos", sentenció.

El parlamentario oficialista Guillermo Bermejo ya expresó interés de impulsar ese juicio, mientras que un ciudadano corriente presentó en la Fiscalía una acusación constitucional por "delitos contra los poderes del Estado y el orden constitucional en la modalidad de conspiración para rebelión, sedición o motín".

Alva, abogada de 55 años que milita en el partido de centroderecha Acción Popular (AP) pero internamente forma parte de un ala que coincide con planteamientos de derecha radical, se convirtió en la protagonista política del momento con la difusión de los audios, de los que ha dicho que son "un invento", que contienen afirmaciones sacadas de contexto y que conspiran contra su derecho a la privacidad.
"Nosotros vamos a sacar solo al presidente", afirma Alva en un momento de la charla con un interlocutor no identificado. En el curso del diálogo, la legisladora añade que también es necesario deshacerse de Boluarte -primera en la línea de sucesión-, lo que coincide con especulaciones que circulan desde que Castillo asumió el poder hace 10 meses y medio.

En la misma línea, la parlamentaria indica en la conversación -cuya fecha exacta se desconoce- que, una vez caídos Castillo y Boluarte, el Congreso permanecerá en funciones, contra lo que señalan constitucionalistas que afirman que en ese caso las elecciones deben ser generales.

Para ello, agrega, será necesario una "interpretación" de la Constitución a cargo de congresistas de derecha dura como Patricia Juárez, Hernando Guerra García, Gladys Echaíz y Alejandra Tudela -con los que dice haber hablado ya-, a partir de la guía de constitucionalistas de la misma línea, como Domingo García Belaunde, Fernán Altuve Febres y Natale Amprimo.
"(Castillo) no quiere ir al Congreso, no tiene cómo defenderse, está solo y está cagado", agrega la parlamentaria en la charla, hecha pública por el semanario Hildebrandt en sus Trece, de línea editorial muy crítica contra el Gobierno pero también contra la oposición radical de derecha.

En un segundo audio, Alva involucra a los militares: "Antes, las Fuerzas Armadas se tomaron la foto con (Martín) Vizcarra porque estaban con él. Ahora las Fuerzas Armadas están con nosotros", afirma en referencia al apoyo castrense para el presidente que sucedió a Pedro Pablo Kuczynski cuando el Congreso lo destituyó en 2018.

Para expertos, los escenarios son incomparables: Vizcarra era vicepresidente y estaba por tanto primero en la sucesión, sin que se pretendiera sacarlo de paso, como ahora ocurriría según los supuestos planes contra Boluarte.

En la conversación, Alva también afirma que la única defensa que podría intentar Castillo sería la reacción de las calles, aunque la descarta porque "el pueblo está con nosotros", una afirmación que va en contra con lo que dicen las encuestas, en las que el rechazo al Legislativo pasa de 80%.
Desde prácticamente el momento en que ganó las elecciones Castillo, del partido de izquierda Perú Libre, circulan rumores de planes para sacarlo, a cargo de los partidos Fuerza Popular, Renovación Popular y Avanza País y de sectores radicalizados de partidos de centroderecha como Alianza Para el Progreso, Podemos Perú y AP.

Hasta ahora, esas fuerzas han intentado sacar dos veces al mandatario mediante mociones de vacancia por "incapacidad moral", pero no lo han logrado por la imposibilidad de obtener los 87 votos necesarios de entre 130 congresistas.

En las especulaciones y en los reales intentos de vacancia ha sido gravitante la presidenta del Congreso, quien llegó al Parlamento en 2021 después de varios intentos y cuyo peso en AP obedece según sus críticos a la importancia histórica que en ese partido tuvo su tío Javier Alva, el número dos tras el expresidente Fernando Belaunde, su fundador.
La legisladora se ha alineado en AP con sectores conservadores liderados por los excandidatos presidenciales Víctor García Belaunde, Raúl Diez Canseco y Alfredo Barnechea, en contravía con un sector progresista encarnado en el candidato presidencial de 2021, Yohny Lescano, y el actual presidente del colectivo, Mesías Guevara.

Lescano, de hecho, criticó a Alva: "Somos un partido que no está conspirando ni confabulando. Da vergüenza ajena escuchar estos audios. Se está renunciando a los principios (partidarios), se han desviado".

Alva ha sido defensora de otro militante del partido, Manuel Merino, quien en 2020, como presidente del Congreso, pretendió quedarse con el poder después de que un proceso cuestionado sacara a Vizcarra, aunque solo duró ocho días por un enérgico rechazo popular.
Pese a los antiguos rumores sobre la supuesto participación de Alva en planes desestabilizadores, sus dichos de viva voz han generado estupor: "Es un audio que atenta contra la democracia y evidencia un plan sistemático de querer desestabilizar al país", afirmó el ministro de Justicia, Félix Chero.

Analistas creen que si no hay una reacción popular contra Castillo con los errores que se le atribuyen y las denuncias de corrupción, es porque se percibe que las acciones en su contra son un objetivo político del desprestigiado Congreso.

Aunque de momento se ignora qué ocurrirá con Alva y si las denuncias llegarán a algún lugar, aparentemente sus posibilidades de ser reelegida en julio, cuando se escoja una nueva junta directiva, están debilitadas y se empieza a especular con posibles sucesores.

Fuente: telam.com.ar