Sábado 2 de Julio de 2022 - 07:42:56

Así lo advirtió la organización del major que se celebrará del 14 al 17 de julio.

Mientras la PGA prepara una contraofensiva, los jugadores de la liga disidente LIV Golf podrán participar en el British Open

Los jugadores de la liga disidente LIV Golf estarán autorizados a participar en la 150ª edición del British Open, anunció el martes la organización del major inglés que se disputará del 14 al 17 de julio.

Los golfistas inscriptos en la lucrativa LIV, financiada por Arabia Saudita, ya fueron autorizados a participar en el US Open, otro major que se disputó la semana pasada.

"Los jugadores (directamente clasificados) o los que se han ganado su puesto por las clasificatorias para el 150º Open, en conformidad con las reglas de inscripción, estarán autorizados a participar en el torneo en St Andrews", declaró el director del British Open, Martin Slumbers.

El PGA Tour, que organiza el circuito estadounidense de golf, decidió prohibir la inscripción a sus torneos a los golfistas que participen en el circuito disidente.

Pero según varios medios de comunicación, la PGA estaría preparando una contraofensiva para intentar reconquistar a los golfistas que se han pasado a la competencia, entre ellos grandes nombres como Phil Mickelson, Brooks Koepka, Dustin Johnson y Bryson DeChambeau.

Estas informaciones indican que la PGA desearía aumentar a partir de 2023 la dotación de ocho torneos de renombre hasta al menos los 20 millones de dólares e introducir tres nuevos torneos dotados de 25 millones de dólares cada uno, sin corte, como en las competiciones del circuito LIV.

El calendario podría evolucionar también con una temporada calcada al año civil, entre enero y diciembre, mientras que actualmente el circuito PGA arranca en otoño.

El primer torneo de la liga LIV Golf tuvo lugar a inicios de junio en Londres, con la participación de 17 miembros del PGA Tour, todos excluidos del circuito estadounidense hasta nueva orden. El vencedor, el sudafricano Charl Schwartzel, volvió a casa con un cheque de 4 millones de dólares bajo el brazo.

Fuente: clarin.com