Martes 26 de Marzo de 2019 - 08:02:46

Un equipo de MIT creó este prototipo de avión eléctrico y silencioso (MIT/Steven Barrett)

El primer vuelo de ese avión experimental terminó mal. El avión, que pesa alrededor de 2.5 kilos y tiene una envergadura de 4.8 metros, voló de manera constante, pero los investigadores no pudieron controlar la potencia lo suficientemente rápido que siguió avanzando hasta que se estrelló contra la pared del gimnasio. El vuelo de prueba, realizado en diciembre pasado en el MIT, duró unos 15 segundos.

"Eso es lo que llaman un viaje emocional: comenzar con un vuelo exitoso y terminar con un montón de aviones", señaló Steven Barrett, profesor de ingeniería aeroespacial del MIT.

Los investigadores reconstruyeron el avión y luego volaron nueve veces más. Recientemente, Barrett y sus colegas publicaron en la revista Nature lo que algún día podría verse como un gran avance en materia aeronáutica. Han inventado un avión de estado sólido. Funciona con electricidad a partir de baterías. No hace ruido. No genera escape. Su sistema de propulsión no tiene partes móviles. No tiene hélices, ni turbinas, ni siquiera una goma retorcida.

Barrett declaró a la prensa que se inspiró en Star Trek y los elegantes viajes de la nave estelar Enterprise. Dijo que es un Trekkie y que hace aproximadamente una década, cuando comenzó a reflexionar sobre nuevas formas de propulsión de aviones, imaginó que en el futuro debería haber "aviones que vuelan en silencio sin partes móviles".

Eso lo llevó a él y a sus colegas a un concepto llamado "viento iónico". Los investigadores utilizaron baterías y un convertidor de potencia innovador para crear un campo eléctrico a lo largo de un cable fino. Tal y como se explica en un comentario de Nature de Frank Plouraboué, un científico senior en mecánica de fluidos en la Universidad de Toulose en Francia, el campo magnético agita los electrones libres y los hace chocar con las moléculas de aire y las ioniza, lo que genera más electrones, lo que lleva a más colisiones. Eso genera una reacción en cadena dando como resultado el envío de moléculas de aire en un "viento iónico" que fluye hacia una estructura llamada colector.

Todo esto se había imaginado hace medio siglo, pero se consideró poco práctico para crear un avión. La generación del viento iónico era simplemente demasiado ineficiente. Pero Barrett y su equipo han logrado varios avances en la última década. Uno de los principales fue el desarrollo del convertidor de potencia que les permitió aumentar el voltaje de las baterías a niveles extremadamente altos.

"Muchos prototipos se estrellaron", indicó.

También experimentaron con varios diseños de aviones antes de crear uno de tamaño, forma y peso óptimos.

Es demasiado pronto para decir exactamente cómo se podría aplicar esto. No había nadie a bordo del avión, no había ninguna carga significativa, y se debe tener en cuenta que todo esto sucedió en el interior. No está claro que esto pueda ampliarse y emplearse para aviones grandes, aunque Barrett tiene esperanzas.

Plouraboué dijo en un correo electrónico enviado a The Washington Post que el nuevo avión crea "una apertura para el progreso futuro, en un campo que ahora va a estallar". Señaló que cualquier ampliación del concepto para su uso en aviones grandes que transporten pasajeros requeriría una prueba de que esta tecnología, que involucra campos eléctricos potentes, es segura. También recalcó que hasta ahora este sistema no puede soportar mucho peso o volar por mucho tiempo, pero luego agregó que el primer vuelo del avión de los hermanos Wright también fue muy limitado.

A corto plazo, indicó Barrett, esta tecnología podría ser útil para los drones, que se espera que se conviertan en omnipresentes si se convierten en un vehículo para entregas comerciales. Los drones actuales pueden ser ruidosos.

Pero volvamos a la versión de Star Trek del futuro. ¿Puede Barrett ahora encontrar una manera de inventar la unidad de deformación?

"Es posible que tengas que darme algunos siglos para trabajar en ello", concluyó.