Martes 25 de Septiembre de 2018 - 17:02:48

¿Te has hecho una fotografía perfecta, pero un amigo aparece en el fondo arruinándotela? ¿Quieres hacer un fotomontaje haciendo creer al mundo que has viajado en donde nunca has estado? Par ello necesitas cambiar el fondo de una fotografía.

[Img #49145]

El proceso es sencillo… aunque también dependerá del tipo de fotografía.

 

Existen varias maneras de proceder:

 

·Método automático: Existen algunos programas especiales que nos permiten detectar el fondo de manera inmediata. Automáticamente lo sustituirán por el que deseemos. Cada vez son más las herramientas de videoedición y de diseño gráfico, como Movavi, que nos lo permiten conseguir.

 

El problema de este sistema es que tan sólo funcionará con fotografías sencillas; es decir, con aquellas que tengan el fondo bien definido. Si, por ejemplo, el pelo se funde con el fondo, podemos hacer auténticos destrozos.

 

·Método semiautomático: Dentro de las herramientas de diseño gráfico podemos encontrar algunas especiales que marcarán el fondo si es del mismo color, o si tiene tonalidades similares. Lo más habitual suele ser una herramienta en forma de varita.

 

La gran ventaja de este método es que se puede ajustar la tolerancia; es decir, si por ejemplo estamos intentando quitar el color verde de la foto, pero no es del mismo tono exacto, podemos jugar con la tolerancia para lograr un mejor ajuste.

 

·Método manual: Es el método que utilizaremos cuando el fondo sea complicado. Funciona de la misma manera que una herramienta de recorte; simplemente tendremos que pasar el ratón por la zona que queremos aislar (en este caso será el fondo o el sujeto en cuestión y luego invertiríamos la selección).

 

Lograr buenos resultados con un método manual es más complejo; requerirá de mucha paciencia y el más mínimo error podría afectar al resultado final.

 

Cuando hayamos marcado el fondo, lo más habitual es borrarlo y colocar el nuevo fondo cómo última capa. Haremos los ajustes de movimiento pertinentes, adaptaremos la imagen de encima y la de debajo para que tengan la misma visibilidad, así como cualquier otro tipo de cambio.

 

Elijas el método que elijas puedes conseguir muy buenos resultados, pero hazlo con paciencia y poco a poco.