Martes 18 de Diciembre de 2018 - 18:24:56

Juan Cruz Ibáñez fue asesinado a cuchillazos en su departamento la madrugada del viernes. Un chico de 17 años fue acusado como el autor.

Víctima. Juan Cruz Ibáñez fue asesinado en Zeballos al 2100.

El adolescente de 17 años acusado de haber matado al estudiante universitario Juan Cruz Ibáñez en su departamento de Zeballos al 2100 la madrugada del pasado viernes fue indagado ayer en un juzgado de Menores como autor de un homicidio con tres agravantes que para los mayores de edad prevén prisión perpetua. La medida se realizó en el juzgado a cargo de Dolores Aguirre Guarrochena, quien tras un acuerdo entre partes resolvió dictar la prisión preventiva del joven que seguirá alojado en el Irar.

Tras ser detenido un día antes, cuando iba a bordo de un ómnibus con destino a Chaco, Lucas O. se abstuvo de declarar y se negó a responder preguntas en la audiencia que se celebró en los Tribunales de Balcarce al 1600. El chico ya tenía siete causas penales por robos y arrebatos cometidas desde que cumplió los 16 años, pero pese a ello no se originó ninguna intervención tutelar por parte del Estado sobre su situación subjetiva y familiar. Es por esto que la asesora de Menores Claudia Benoliel reclamó al finalizar la audiencia que la secretaría social del juzgado tome intervención en el caso y articule un seguimiento.

El adolescente fue detenido el martes a las 22 cuando viajaba a Chaco en un colectivo que utiliza la comunidad Qom y que había partido de Aborígenes Argentinos y Rouillón alrededor de las 21. Una comitiva de la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones frenó el vehículo en plena autopista a Santa Fe, a unos 60 kilómetros de Rosario, y el chico se entregó sin resistencia.

Crimen e hipótesis

Juan Cruz Ibáñez fue asesinado la madrugada del viernes pasado. Se presume que estaba durmiendo en su departamento del 2º piso de Zeballos al 2100 cuando fue atacado por un joven que habría ingresado por el balcón tras trepar las rejas de un centro de estética lindero. Esta hipótesis se sustenta en que se encontró una huella de zapatilla en la parte externa del balcón.

El joven de 23 años fue encontrado al costado de la cama vestido con un boxer y una remera, dos puñaladas mortales en la espalda y 20 cortes en la espalda y las manos. La víctima era de Murphy y tras cursar la secundaria en Venado Tuerto estudió ingeniería en sistemas en Rosario. Le faltaban dos materias para recibirse y trabajaba en el desarrollo de proyectos especiales para una empresa de investigación tecnológica.

La hipótesis judicial es que el atacante tomó de la cocina el cuchillo homicida, que antes de escapar quiso llevarse el auto de la víctima pero no lo logró y que golpeó en el departamento de una vecina para que le abriera la puerta de calle, pero la mujer se asustó y llamó al 911, por lo que violentó la cerradura electrónica del edificio para salir.

Las sospechas recayeron sobre O. porque, al enterarse del crimen, un taxista se acercó a la Fiscalía y contó que la noche anterior había levantado allí a un pasajero con varios bolsos al que trasladó a un pasillo de Chacabuco al 4200 donde se recuperaron algunas pertenencias de la víctima. Allí fueron apresados una hermana y un cuñado del menor que serán acusados de encubrimiento.

La imputación

La investigación, que estuvo en manos de la fiscal de Homicidios Georgina Pairola, pasó a la Justicia de Menores. Lucas O. fue indagado ayer por la jueza Aguirre Guarrochena ante los fiscales Gonzalo Fernández Bussy y María Verónica Ballari, que intervienen en forma conjunta, el defensor oficial Daniel Papalardo y la asesora de menores.

En ese acto, según fuentes del caso, el joven fue imputado como autor de un homicidio calificado por criminis causa (por ser cometido para garantizar u ocultar otro delito que en este caso sería el robo), la alevosía y el ensañamiento, además del robo con escalamiento. El muchacho se abstuvo de declarar y los fiscales pidieron prisión preventiva.

El defensor estuvo de acuerdo con la detención en este momento de la causa, pero remarcó que subsiste el estado de inocencia y que la prueba, hasta el momento, sólo fue reunida por la policía y aún debe judicializarse. También solicitó que se realice un informe psicológico psiquiátrico del joven y realizó una observación sobre el contenido de un acta policial. La jueza hizo lugar al examen psicológico y ordenó la detención de Lucas O. en el Irar.

Dudas en la pesquisa

A partir de ahora se abre la etapa de investigación del crimen en paralelo a la intervención tutelar, que en este caso será de corto alcance porque el acusado cumple 18 años en octubre. Entre otras cuestiones, la pesquisa debe esclarecer si el agresor escaló una reja o le abrieron la puerta; cuáles habrían sido sus movimientos dentro del edificio y por qué la puerta de calle fue violentada. En ese sentido, ayer comenzaron a prestar declaración vecinos del edificio.

En caso de ser encontrado culpable, al adolescente se lo declarará responsable penal bajo un encuadre legal y su rol en el hecho. Seis meses más tarde puede ser condenado a una pena de prisión, aunque en el caso de los menores el monto suele atenuarse teniendo en cuenta una situación de culpabilidad disminuida y el sentido resocializador de la pena.

víctima. Juan Cruz Ibáñez fue asesinado en Zeballos al 2100.

Fuente: La Capital