Sábado 16 de Diciembre de 2017 - 23:09:46

El presidente comunal de Melincué Gabriel Rébora participó y ganó un torneo de póker el lunes a la noche en el Casino Melincué. A partir de la difusión de la noticia algunos cuestionaron la oportunidad y compatibilidad de su participación respecto a sus funciones públicas. “Lo hago habitualmente los lunes cuando tengo un ratito de tiempo. Lo tomo como una distracción. En este caso tuve la suerte de ganar y la verdad que es muy lindo. Toda la vida jugué al póker. La gente de Melincué lo sabe, y me votó así”, aclaró el mandatario.


Además, explicó que “la concentración te lleva a apartarte un poco de los problemas. Si fuera un torneo de ajedrez, seríamos intelectuales, pero como es de póker somos timberos”. Además enfatizó "si los ciudadanos de otras localidades lo consideran incorrecto les pido disculpas, pero los melincuenses me conocen y saben lo que trabajo por mi pueblo, conocen todo lo que he dejado por la comuna. Por mi amor por mi pueblo. Si voy al casino y lo hago a la vista de todos es porque no tengo nada que ocultar. Soy una persona transparente. Todos me conocen. No tengo nada que ocultar. Tengo 52 años, soy grande… Que pase un par de horas de esparcimiento no anula todo mi trabajo y esfuerzo".
En una nota publicada en El Mirador Provincial se lo comparaba con el ex presidente comunal de Hughes, Daniel Sciámaro. Al respecto, Rébora dice: “me tiene sin cuidado lo que diga Pablo Rodríguez. Los vecinos de Melincué me ven trabajar todos los días, me importa lo que me digan los vecinos de mi pueblo. La gente de afuera me tiene sin cuidado, esto es política. Es un periodista de Venado Tuerto que fue secretario de El Emperador, de Lisandro Enrico. No me molesta”. Precisando que "la situación financiera de la Comuna es excelente comparada con las dificultades que atraviesan otras comunas. Somos una gestión transparente. Yo no soy Sciámaro. El dinero con el que participé en el torneo es mi dinero. No del pueblo".
Gabriel Rébora es propietario de Fideos Rébora, una empresa que comercializa pastas secas desde hace más de 80 años en toda la provincia. “Que esté un par de horas jugando en mi tiempo libre después de estar trabajando todo el día con los problemas que conlleva una comuna no tiene ninguna incompatibilidad. Los vecinos de Melincué me conocen, saben quién soy y como trabajo por el pueblo”.