Domingo 19 de Noviembre de 2017 - 07:07:13

En el Departamento General López, hay pequeños pueblos que atraviesan momentos históricos, transformaciones notorias a través de la obra pública, y una clara muestra que manifiestan estos tipos de cambios podría explicarse a partir de la renovación de sus accesos. Por medio de un sinfín de reclamos impulsados por el senador provincial Lisandro Enrico, el asfalto ha llegado a la región para recuperar la transitabilidad en las trazas, optimizar la seguridad vial, y en casos puntuales, como el de Lazzarino, para marcar un antes y después en la vida de los vecinos que habitan las localidades más humildes del sur santafesino.



En la tarde del viernes, el salón comunal de Lazzarino fue testigo de la apertura de sobres de la Licitación Pública, a fin de determinar qué empresa se hará responsable de la ejecución del pavimento sobre el acceso de la localidad. El camino que será renovado conecta al pueblo con la Ruta Nacional 33, carretera que en los próximos años se convertirá en la autopista Rufino-Rosario.

Además de contar con la presencia del senador Lisandro Enrico, el acto contó con la participación del Ministro de Infraestructura, José Garibay; el director de Vialidad Provincial, Pablo Seghezzo; el presidente comunal, Roberto Porri; los diputados Gabriel Real y Oscar Pieroni; y el director del Nodo V, Diego Milardovich; entre otros.

En esta ocasión, la licitación parece tener una definición anticipada, de acuerdo a que solo una empresa se presentó con intenciones de realizar la obra y su oferta se aproxima a los 37.642.490 pesos destinados por la provincia para concretar el acceso. La única firma que se presentó fue la constructora Edeca S.A., se hizo lectura del presupuesto y ahora se iniciará el proceso administrativo para su confirmación. Según palabras de Pablo Seghezzo, máxima autoridad de D.P.V.; de continuar todo sin inconvenientes, en días de octubre ya se podrían apreciar las máquinas efectuando los trabajos en el camino.

Respecto a este acontecimiento, Lisandro Enrico remarcó: “Pude intercambiar palabras con los vecinos y se percibe la alegría por la confirmación de esta obra, lograda tras muchos años de gestión. Este año, la volví a solicitar en la ley de financiamiento de obra pública; seguimos trabajando para que todas las localidades de nuestra región tengan sus accesos asfaltados. Tras la aprobación de la pavimentación del camino a San Eduardo en 2016, hicimos hincapié en Lazzarino, un pueblo pequeño del sur santafesino, con 400 habitantes que esperaban alguna vez dejar de estar postergado y ser parte de la red vial asfaltada”.

“Hoy en día, a Lazzarino se llega por dos caminos de tierra: uno se encuentra al sur de Amenábar (ruta 3S), el otro es el tramo ripiado de la 2S que se desprende de la ruta 33 (éste será el que se pavimentará). Ambos accesos para ser transitados tienen una fuerte dependencia del clima, porque según el nivel de precipitaciones suelen ocasionarse cortes difíciles de sobrepasar, generando así serias complicaciones en las rutinas y trabajos de los lazzarisenses. Por ello, la importancia del logro, pasaron más de cien años para que el pueblo consiguiese una conexión ininterrumpida, un trayecto más seguro, una solución definitiva. El logro es fruto de una gestión compartida, el gobierno provincial comprendió el valor de este pedido y lo incluyó en el plan de obras viales”, concluyó el senador.

Por su parte, el ministro José Garibay manifestó: "Para el gobierno provincial la infraestructura es un eje de gestión. La inversión en este sentido genera calidad de vida, valor agregado y empleo".

Detalles de la obra



Su costo rondará los 40 millones de pesos y tendrá una longitud total de 3200 metros, de acuerdo a que el asfalto se implementará por la ruta 2S, desde la intersección con la ruta nacional 33, hasta el arco de ingreso al pueblo para completar los 2500 mts. Los 700 complementarios son los que se ejecutarán sobre la calle principal hacia el interior del pueblo (desde la arcada hasta la primera esquina de la plaza).

El dibujo de obra será similar a un recorrido en “L”. Las principales tareas que desarrollará la empresa constructora bajo la supervisión de Vialidad Provincial, estarán basadas en compactación de suelo y colocación de una carpeta asfáltica en caliente, de 6 a 8 cm. Posteriormente a la pavimentación, se pondrán en marcha los trabajos de señalización horizontal y vertical. El plazo de obra es de 8 meses.