Lunes 10 de Diciembre de 2018 - 22:30:15

La ministra de la Producción afirmó que en los últimos meses descendió la cantidad de mercadería que ingresa del exterior. Igualmente, admitió que hay sectores con problemas y se trabaja puntualmente para solucionarlos. En tanto, industriales de la provincia sostienen que aún hay rubros muy afectados por las importaciones como el calzado o los electrodomésticos.

En el período analizado no se registraron exportaciones con salida por la Aduana de Santa Fe.

Devaluación, caída del consumo e incrementos de costos y servicios, son algunas de las causas del actual momento de la industria santafesina que, según el último informe de actividad publicado por la Federación Industrial de Santa Fe, reflejó una baja de 7,8% interanual en junio.
En ese contexto, UNO Santa Fe consultó a la ministra de la Producción, Alicia Ciciliani, respecto de la importación de productos, que también se señaló en reiteradas oportunidades como un factor más de problemas para las pequeñas y medianas empresas de la provincia.
Con una mirada distinta en el abordaje del tema que la anterior gestión del ministerio, a cargo de Luis Contigiani, la actual titular de la cartera productiva señaló que en este momento las importaciones preocupan solamente en algunos temas puntuales en los que se está trabajando.
"Cuando algún sector nos pide en el Observatorio (de Importaciones) que enviemos algunos ítems especiales, lo hacemos. La semana pasada logramos un avance importantísimo en el aumento de aranceles para la industria del mueble de Cañada de Gómez y también de Esperanza", reflejó y reconoció la rápida reacción que tuvo el nuevo ministro de la Producción de la Nación, Dante Sica, para colaborar en la solución.
No obstante, la funcionaria afirmó que en la actualidad, el ingreso de productos del exterior no es el principal problema, ya que "las importaciones bajaron abruptamente por el tipo de cambio, la caída del consumo interno y el parate de la industria".
Los prejuicios y las importaciones
"Muchas veces lo que tenemos es importación de partes para seguir produciendo y agregar valor en la Argentina y eso también está frenado", comentó Ciciliani al hablar de las importaciones y los prejuicios que hay en torno a la llegada de mercadería del exterior. En ese sentido, marcó cuál es la actual visión respecto de uno de los temas que supo poner a Santa Fe en agenda nacional en 2016 y 2017 a través de la creación del Observatorio de Importaciones.
En la actualidad, dijo que se analiza puntualmente, de acuerdo al rubro y a su afectación por la llegada de productos, cada posición arancelaria con un equipo económico del ministerio abocado a estudiar el impacto dentro de cada cadena en el marco del Observatorio.
"Porque muchas veces hay muchos prejuicios y necesitamos que entren importaciones porque sino pararíamos la fabricación de heladeras en Argentina, por ejemplo. A la gente a veces le cuesta entender que las importaciones también están relacionadas con mano de obra en el país, porque si no tenemos un motor o una parte que entra, no podríamos estar produciendo", indicó.
En esa dirección, planteó que la situación actual en base a las importaciones "no se puede medir en términos globales", sino rubro por rubro. Es así como, por ejemplo, sostuvo Ciciliani, se frenó el ingreso de muebles que afectaban duramente a las fábricas instaladas en Cañada de Gómez y Esperanza.
"Había posiciones arancelarias en el mueble que eran competencia desleal y logramos el aumento de los aranceles. A mí me parece que esa es la forma inteligente de trabajar", expresó y agregó: "Argentina sufrió durante la década anterior el desmantelamiento de las normas técnicas. Acá no había un sistema que mirara cada arancel para que realmente sea una posibilidad de regulación inteligente del comercio exterior. Eso se destruyó totalmente, o mejor dicho, no se construyó en la medida en la que avanzaba la industria y necesitábamos integrarnos".
La industria aún afectada
Según el último informe de actividad de Fisfe, la producción industrial en Santa Fe se contrajo 7,8% a nivel interanual en junio, acumulando en el primer semestre una disminución de 0,4% en relación al mismo período del año anterior. Ese mes la caída del nivel de actividad fabril fue generalizada: diez de un total de once sectores relevados redujeron su producción incluso en forma significativa (procesamiento de semillas de soja 12,5%, productos químicos 10%, caucho y plástico 11,1%, minerales no metálicos 2,9%, vehículos automóviles 20% e industria metalmecánica 8,7%).
Ante la consulta de UNO Santa Fe, el diagnóstico de algunos industriales pertenecientes a Fisfe es que "sigue habiendo problemas con la importación de algunos productos", planteando algunas diferencias de criterio respecto de la visión oficial que también han repercutido en la confección del último informe del Observatorio de Importaciones, que habría tenido solamente la participación de funcionarios del Ministerio de Producción.
"Obviamente han caído, como también cayó el consumo local, pero el dato del último mes es que de acuerdo al déficit comercial, el problema de las importaciones sigue existiendo", manifestaron.
En esa línea, informaron que "los rubros con mayores problemas son la línea blanca y el calzado, aunque en general, "los rubros asociados con mano de obra intensiva, más allá del panorama diverso, son los más afectados en estos momentos".