Sábado 19 de Agosto de 2017 - 08:04:25

Los días 24 y 31 habrá bancos hasta las 13

En vísperas de Navidad y Año Nuevo, las entidades darán asueto a sus empleados a partir de esa hora.

Las entidades atenderán hasta las 13

El Directorio del Banco Central de la República Argentina (BCRA) resolvió disponer asueto a su personal para los días 24 y 31 de diciembre a partir de las 13.


Del mismo modo, la entidad que preside Federico Sturzenegger "invitó" a las entidades financieras y cambiarias a adoptar medidas de similar tenor para sus empleados, según informaron a través de un comunicado de prensa, por lo que atenderán al público hasta la hora señalada.
 
En vísperas de Navidad y Año Nuevo, los bancos "podrán atender al público y desarrollar sus actividades de manera habitual hasta las 13, a excepción del clearing de cheques", precisa el texto.
 
La medida se conoció luego de que el gobierno nacional decretara asueto administrativo para ambas jornadas, una decisión tradicional que esta vez fue fundamentada "en facilitar algunas de las medidas que se propician para paliar la emergencia energética decretada recientemente por el presidente Mauricio Macri", según señalaron desde presidencia.

Después de 1589 días, volvieron las conferencias presidenciales a la Casa Rosada

La última que se registró fue el 15 de agosto de 2011, cuando Cristina Kirchner se impuso en las PASO. Tras más de 4 años, Macri retomó ayer el contacto con los medios para anunciar una ayuda de $400 para la AUH.

Mauricio Macri anunció beneficio social para niños, embarazadas y jubilados.

"Lo que sucede en la Argentina es que no hablar con los periodistas es no decir lo que ellos quieren escuchar", decía Cristina Kirchner durante una exposición en Georgetown, para justificar de alguna manera su relación con los medios y la ausencia de conferencias de prensa.
 
1589 días transcurrieron desde la última conferencia de prensa de un presidente en la Casa de Gobierno. La última conferencia de prensa convocada por Cristina Kirchner fue el 15 de agosto de 2011, tras su arrasador triunfo en las PASO.
 
Aquel día, la mandataria apareció en el Salón Sur junto a el por entonces ministro de Economía y candidato a vicepresidente Amado Boudou. Allí destacó el debut de las internas y anticipaba que su campaña se iba a concentrar en la gestión. Ese día, sólo respondió cinco preguntas.
Aunque la mandataria realizó algún que otro encuentro con la prensa, las conferencias fueron la excepción desde que Cristina Kirchner inició su gestión. Tuvieron que pasar 4 años, 4 meses y seis días para que un Presidente volviera a tomar contacto con la prensa en Casa de Gobierno.
 
Ayer, Mauricio Macri brindó una conferencia de prensa en la Rosada. Fue para anunciar un aporte de 400 pesos a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y a los jubilados que cobran la mínima.
 
El Presidente estuvo acompañado por la vicepresidente Gabriela Michetti y la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley. Allí, Macri explicó que el beneficio será recibido por "un universo de 8 millones de personas" y representará un costo fiscal de 3.300 millones de pesos.

Margarita Stolbizer pidió la indagatoria de Cristina y Máximo Kirchner en la causa Hotesur

La diputada quiere que la ex Presidente y su hijo den explicaciones ante la Justicia por los negocios hoteleros.

Cristina y Máximo Kirchner podrían ser citados a declarar

Fuentes judiciales informaron a Infobae que Stolbizer, en su rol de pretensa acusadora privada, hizo el pedido ante el fiscal federal Carlos Stornelli, quien deberá decidir si comparte el planteo y le solicita las indagatorias al juez Daniel Rafecas. Para la ex candidata presidencial, "a lo largo de la investigación se ha reunido una numerosa cantidad de pruebas directas" para citar a indagatoria.
 
 
Stolbizer relató que Osvaldo Sanfelice, socio de Máximo Kirchner en su inmobiliaria de Río Gallegos, compró las acciones de Hotesur en noviembre de 2008 en comisión y que tres días después firmó un contrato con Valle Mitre S.A. para la administración del hotel Alto Calafate.
 
Las acciones de Hotesur pasaron a manos de Idea S.A., del ex gobernador de Santa Cruz Carlos Sancho, quien en noviembre de 2012 las cedió a Sanfelice y a su esposa, Marta Alcira Leiva, para quien Stolbizer también pidió la indagatoria.
 
 
Para la diputada se trató de una "enmarañada operatoria" para "intentar justificar el ingreso del dinero generado por la corrupción, de tal manera que pareciera un negocio legal sobre el cual se pagaran impuestos por un dinero que había perdido en el camino sus oscuros orígenes".
 
La diputada Margarita Stolbizer es la denunciante que originó la causa Hotesur
 
El pedido de Stolbizer –sobre quien la Cámara Federal de Casación Penal debe resolver si la acepta como querellante y parte de la causa– fue realizado a días de que Cristina Kirchner deje el Gobierno y que su hijo jure como diputado nacional del Frente para la Victoria.
 
La causa está a cargo del juez Rafecas, luego de que el magistrado Claudio Bonadio fuera apartado del expediente tras una serie de procedimientos que realizó en Santa Cruz en busca de documentación.
Las defensas de los acusados están pidiendo que la causa pase a la Justicia de Santa Cruz porque sostienen que los hechos que se investigan ocurrieron en esa jurisdicción y por lo tanto deben ser tramitados allí.
 
 
Ese planteo debe ser resuelto también por la Cámara Federal de Casación Penal.

Después de 1589 días, volvieron las conferencias presidenciales a la Casa Rosada

La última que se registró fue el 15 de agosto de 2011, cuando Cristina Kirchner se impuso en las PASO. Tras más de 4 años, Macri retomó ayer el contacto con los medios para anunciar una ayuda de $400 para la AUH.

Mauricio Macri anunció beneficio social para niños, embarazadas y jubilados.

"Lo que sucede en la Argentina es que no hablar con los periodistas es no decir lo que ellos quieren escuchar", decía Cristina Kirchner durante una exposición en Georgetown, para justificar de alguna manera su relación con los medios y la ausencia de conferencias de prensa.
 
1589 días transcurrieron desde la última conferencia de prensa de un presidente en la Casa de Gobierno. La última conferencia de prensa convocada por Cristina Kirchner fue el 15 de agosto de 2011, tras su arrasador triunfo en las PASO.
 
Aquel día, la mandataria apareció en el Salón Sur junto a el por entonces ministro de Economía y candidato a vicepresidente Amado Boudou. Allí destacó el debut de las internas y anticipaba que su campaña se iba a concentrar en la gestión. Ese día, sólo respondió cinco preguntas.
Aunque la mandataria realizó algún que otro encuentro con la prensa, las conferencias fueron la excepción desde que Cristina Kirchner inició su gestión. Tuvieron que pasar 4 años, 4 meses y seis días para que un Presidente volviera a tomar contacto con la prensa en Casa de Gobierno.
 
Ayer, Mauricio Macri brindó una conferencia de prensa en la Rosada. Fue para anunciar un aporte de 400 pesos a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y a los jubilados que cobran la mínima.
 
El Presidente estuvo acompañado por la vicepresidente Gabriela Michetti y la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley. Allí, Macri explicó que el beneficio será recibido por "un universo de 8 millones de personas" y representará un costo fiscal de 3.300 millones de pesos.
 

Vivió años en un auto y en una plaza, pero logró terminar la primaria

Lucas Cesio luchó contra todo y lo logró. Cuando la directora de la escuela 5 Enrique de Vedia, de Villa Urquiza, le dio el diploma, su mamá rompió en llanto.

Cuando la directora de la escuela lo llamó para entregarle el diploma, su mamá rompió en llanto. Tuvo que pedir que le presten papelitos descartables porque su pañuelo ya estaba empapado. Delante de ella pasaba su hijo, su orgullo, Lucas, que a paso firme iba en busca de su diploma que indicaba que había terminado la primaria. Pero la historia de este chico de 12 años no es como la de cualquiera, está basada en el valor y el esfuerzo: de los siete años que dura esa etapa escolar, seis los vivió en la calle.

De los miles y miles de nenes que todos los días se ponen su guardapolvo blanco y preparan la mochila para ir a la escuela, existe uno que luchó contra todo. A pesar de no tener una casa, con una mesa y silla para poder estudiar, Lucas Cesio derribó cada uno de los obstáculos que se le pusieron en su camino y hoy con sólo 12 años es un ejemplo de esfuerzo.

Cuando Lucas tenía cinco años, él, su mamá y sus dos hermanos quedaron en la calle por un problema económico. A partir de ahí todo empeoró, la madre, Marisa de 34 años, no tenía trabajo y no podía alimentar como quería a sus hijos, pero había sólo una cosa que para ella era primordial: la educación.

No podía permitir que ninguno de sus hijos dejara de estudiar.

Los primeros años las noches las pasaban en la Plaza Éxodo Jujeño, en el barrio de Villa Urquiza, a pocas cuadras de la escuela Número 5 “Enrique de Vedia”, donde estudiaba.

Todas las mañanas era lo mismo: primero iban hasta una estación de servicio donde les prestaban el baño para que se higienizaran, luego empezaban a caminar y recorrían panaderías, heladerías o pizzerías en las que les daban algo para comer, si es que había: “Con mi familia no pedíamos plata, lo único que queríamos era lo que les sobrara para poder comer. Si nos querían dar dinero les decíamos que no, que preferíamos una empanada”.

A veces el día no era el mejor y Lucas tenía que ir al colegio con el estómago vacío, pero siempre llegaba con la tarea terminada. La hacía abajo de un tubo de luz sentado en el cantero de un árbol u oculto bajo el techo de alguna casa los días de lluvia. No podía consultar las respuestas en Internet y su “Google” era lo que anotaba en clase o lo que su madre recordaba.

Leé también: "Las escuelas públicas primarias perdieron otros 31 mil alumnos durante el último año".

Una noche en el que el cielo de Buenos Aires se pintó de gris y una tormenta feroz cayó sobre la ciudad, un vecino solidario se acercó a ellos y les dio las llaves de su auto, un Peugeot 505 color champagne, para que se portejan del agua y el frío: “Dormíamos como podíamos, me acuerdo que a veces me tenía que bajar del coche en la noche para estirar las piernas porque se me dormían y me dolían. Pero estar en el auto era mejor que en la calle porque ahí tenía miedo de que alguien nos robara o me raptaran”.

Su cama durante cuatro años fue un espacio del asiento trasero del auto, casi que había olvidado cómo era dormir acostado. “Una vez nos mandaron a un parador que tiene la Ciudad para los que viven en la calle, pero fue horrible. Nos miraban mal y nos gritaban. Esa noche la miré a mi mamá y le dije que no quería venir nunca más y que prefería estar en el coche”.

Leé también: "La historia de Carlitos, el alumno rural que llegó a Hollywood".

Mientras tanto en la escuela todos conocían de su situación y eran los mismos compañeros quienes a veces lo invitaban a comer a la casa o le llevaban ropa, pero no había diferencias a la hora de los exámenes o entrega de trabajos prácticos: “Lo único que admito es que de vez en cuando me sentaba en el último banco y me quedaba dormido, yo no quería pero estaba muy cansado”.

Fuente: Clarín.