Viernes 23 de Agosto de 2019 - 19:35:52

La Anses anunció el incremento para septiembre. En nueve meses el ajuste será de 38,9 por ciento, insuficiente para recomponer pérdidas acumuladas desde 2018.

El ajuste se realiza con la fórmula modificada por Cambiemos a fines de 2017.

El nuevo aumento de jubilaciones y pensiones será del 12,22 por ciento a partir de septiembre. El haber mínimo quedará en 12.937 pesos y el máximo, en 94.780 pesos, según datos publicados este miércoles en el Boletín Oficial. Es el tercero de los cuatro incrementos anuales que se aplican por la nueva Ley de Movilidad, sancionada a fines de 2017. Expertos previsionales explicaron a PáginaI12 que el aumento no logra recomponer la pérdida de poder adquisitivo ocurrida desde entonces, por los altos niveles de inflación y por los puntos que todavía no se recuperaron tras el cambio de la fórmula del cálculo del haber jubilatorio.

Con la suba del 12,22 por ciento en septiembre, las jubilaciones acumularán un alza del 38,9 por ciento en nueve meses. En marzo el aumento había sido del 11,8 por ciento y en junio, del 10,7. Para todo 2019 se prevé una del 40 por ciento, según el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que realiza el Banco Central. Con este comparativo, el Gobierno celebra los aumentos. “Estamos 8 puntos por encima de la inflación. Cumplimos con lo que dijimos a fin del año pasado, que los jubilados iban a poder recuperar poder adquisitivo”, escribió en su cuenta de Twitter Emilio Basavilbaso, titular de la Anses. Para que se confirme ese supuesto, el índice de precios al consumidor de julio, agosto y septiembre no debería superar el 2 por ciento mensual. Sin embargo, el REM estima que en esos meses la inflación será de 2,4 por ciento en julio y agosto y del 2,3 por ciento en septiembre. Los pronósticos del REM, además, suelen subestimar la evolución del IPC, por lo cual el pronóstico de Basavilbaso en principio luce difícil de alcanzar.

Miguel Fernández Pastor, director del Centro Interamericano de Estudios de la Seguridad Social, aseguró que este año los aumentos de las jubilaciones le ganarán o empatarán a la inflación. “Siempre y cuando se desacelere la suba de precios”, aclaró. Según las cifras proporcionadas por el abogado previsionalista, hasta junio recuperaron más de un punto de poder adquisitivo. Es que la inflación acumulada en el primer semestre fue de 22,4 por ciento y el aumento de haberes, de 23,8 por ciento. Pero destacó: “La promesa del Gobierno era que la recuperación del semestre iba a ser de 6 puntos”. Más allá de lo que ocurra este año, la preocupación de Fernández Pastor es cuándo se recuperará el poder adquisitivo que se perdió con el cambio de la fórmula de movilidad, a fines de 2017.

“Durante 2018 la inflación llegó al 47,6 por ciento y la movilidad fue del 28. Se perdieron casi 20 puntos”, explicó el especialista. Hasta 2017, los aumentos se realizaban teniendo en cuenta la recaudación fiscal. Con la reforma previsional de diciembre de 2017, la fórmula tiene en cuenta el 70 por ciento de la inflación acumulada en un trimestre, y el 30 por ciento de la variación registrada por la Remuneración Imponible de los Trabajadores Estables (Ripte).

Andrea Falcone, abogada del estudio Jubilarnos, aseguró que desde que se aplicó la nueva Ley de Movilidad, los jubilados perdieron 17 puntos. “Con la inflación proyectada a septiembre, van a quedar 5 puntos arriba. Van a empezar a recuperar lo que perdieron el año pasado, pero todavía no están arriba de la inflación, porque hay una recuperación pendiente del poder adquisitivo del año anterior”, remarcó.

Con elecciones en la mira, los abogados creen que las reformas en este sector volverán a estar en la mira. Fernández Pastor consideró que debería volverse al cálculo anterior: “Si cambia el Gobierno, vamos a pedir que se vuelva a la fórmula anterior, que tenía en cuenta el incremento del salario y la recaudación. Son las primeras variables que mejoran cuando la economía funciona adecuadamente. Hace a los jubilados coparticipables de la renta nacional. Y cuando la economía cae, aparece el Fondo de Garantía de Sustentabilidad para pagar las prestaciones perdidas en los momentos de crisis”.

Por su parte, Falcone aseguró que debería mantenerse la fórmula actual: “Es acorde a lo que se usa en el resto del mundo. El índice está bien, el problema es el desfasaje. Recuperás el poder adquisitivo 6 meses más tarde, es insostenible. La recuperación debería ser a no más de 90 días”. Por su parte, el abogado Federico Bobrovsky advirtió un futuro sombrío por las recomendaciones del FMI para la economía argentina. “En el 2015, la tasa de sustitución entre el salario de actividad y el nivel jubilatorio era del 65 por ciento promedio. Ahora es del 44 por ciento y el Fondo recomienda que siga bajando. Es decir, te jubilás con menos de la mitad de lo que venías ganando con tu sueldo”.

En lo que respecta a la Prestación Básica Universal (PBU), esta será de 6.112 pesos, mientras que la Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM) quedará en 10.349 pesos. Los aumentos no se aplicarán a la asignación universal por hijo (AUH) dado que tuvieron un incremento del 46 por ciento en marzo, pero sí para el resto de las asignaciones familiares y pensiones por Malvinas.

 

Fuente: Pagina12