Sábado 20 de Octubre de 2018 - 15:33:00

Eugenio Segundo Zitelli estaba a punto de ser juzgado en la Megacausa Faced III, que investiga un centro clandestino de detención en Rosario.

 Eugenio Segundo Zitelli murió días antes de que empiece el juicio en su contra.

El cura que bendecía las torturas. Así será recordado Eugenio Zitelli que murió en Rosario, días antes de que empezara el juicio en su contra por delitos de lesa humanidad. El proceso -la Megacausa Faced III- había sido postergado tres veces y tenía fecha de inicio el jueves. En ella, se investiga un centro clandestino de detención que dirigía la Policía de Rosario. Era la primera vez que se iba a enjuiciar a un excapellán.

Zitelli tenía 85 años, según confirmó a radio Casilda su abogado Eduardo Romera, quién detalló que el cura había sido operado en diciembre por un corrimiento de la prótesis de cadera y esa situación "le desencadenó problemas físicos y cognitivos que aceleraron enfermedades seniles de base". "Ya no caminaba y tenía inconvenientes cardíacos", añadió.
Estaba acusado de participar de sesiones de torturas. Se le imputaban delitos de privación ilegítima de la libertad agravada, aplicación de condiciones tormentosas de detención y asociación ilícita en perjuicio de 14 víctimas.

La participación del sacerdote salió a la luz con el testimonio de los sobrevivientes de los Servicio de Informaciones (SI) de Rosario, durante el juicio oral de la causa "Faced I" que investiga los crímenes cometidos durante el mando del jefe de policía santafecino, Agustín Faced.

Fue capellán de la Unidad Regional II entre 1964 y 1983 y su rol en la represión se encuentra acreditado para los fiscales Adolfo Villate y Gonzalo Stara. La fiscalía insistió en distintas oportunidades en que se encontraba probado que Zitelli "ingresaba a la sala de torturas" del Servicio de Informaciones (SI) y que era parte del aparato represivo.

Sobrevivientes relataron que les hablaba tras las torturas para que dieran información.