Lunes 18 de Junio de 2018 - 06:22:11

El presidente de la Corte Suprema convocó a toda la comunidad jurídica a consensuar un sistema "razonable" que respete las garantías constituciones y al mismo tiempo provoque que la gente viva más tranquila

El presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti (Foto de archivo)

El presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, convocó a jueces y abogados de todo el país a consensuar principios básicos y entablar una reforma que provoque una Justicia más eficaz para toda la ciudadanía.

A modo de ejemplo, Lorenzetti se refirió a una de las principales preocupaciones de los argentinos: la inseguridad. Dijo que hace 30 años que se discute en el país sobre "mano dura o mano blanda" sin que esos debates generen soluciones para la población.

"Recordemos el año 2000, una gran reforma para combatir la delincuencia. Recordemos la tragedia de Axel Blumberg: ¡300 mil personas se manifestaron! Y siguieron las manifestaciones a lo largo y a lo ancho de todo el país y nosotros seguimos con las discusiones y no las soluciones", analizó.

Y se preguntó: "¿No es posible que nos pongamos de acuerdo en un sistema razonable que respete las garantías constitucionales y al mismo tiempo logre resultados efectivos y que nuestra gente viva más tranquila?". "Por eso los hemos convocado a consensuar reglas de armonización", alentó.

El presidente del máximo tribunal se refirió además a la necesidad de realizar reformas para luchar contra la corrupción y la impunidad. Repasó que los códigos procesales vigentes se pensaron "en la defensa" porque había que elaborar herramientas para limitar los abusos del Estado.

"Sin embargo las sociedades fueron cambiando y se necesitó un sistema más pensado en el ataque. Hay países que cambiaron fuertemente y limitaron los recursos y se concentraron en la lucha contra la impunidad. Son reformas que en nuestro país todavía no se hicieron", resaltó.

"Necesitamos un sistema que defienda las garantías y que permita luchar contra la impunidad", enfatizó. Entre esas reformas necesarias, puso de relieve -por ejemplo- que la Argentina aun no cuenta con una ley del arrepentido.

"Tenemos que definir qué hacemos en esta materia. Si somos capaces de hacer reformas para que la lucha contra la impunidad sea efectiva o estamos siempre con cosas parciales que impiden la investigación", agregó.