Lunes 18 de Diciembre de 2017 - 19:25:39

El buque ruso Yantar llegó a la zona del Golfo de San Jorge. La Armada confirmó que falta chequear tres posibles imágenes del submarino desaparecido

La embarcación rusa Yantar

El buque oceanográfico ruso Yantar, enviado por el gobierno de Vladimir Putin para colaborar en el operativo de búsqueda del submarino desaparecido Ara San Juan, llegó durante la jornada de hoy a la zona de rastrillaje, el Golfo de San Jorge. Posee la tecnología para realizar rastreos submarinos de hasta 6 mil metros de profundidad, y se suma a la tecnología que ya se utiliza, como el dispositivo Panther Plus, que llega hasta los mil metros de profundidad.

Con esta nueva tecnología, la Armada argentina pretende avanzar en la localización del submarino y verificar los tres contactos que detectaron los buques que participan del operativo, dos a 800 metros de profundidad y uno a 700 metros de profundidad, según confirmó ayer el vocero de la fuerza, Enrique Balbi.

Uno de los dispositivos tripulados que se sumergen hasta una profundidad de 6 mil metros

El Yantar, que se encontraba en operaciones en aguas cercanas a Angola, en África, dispone de un helipuerto y de dos vehículos sumergibles tripulados, denominados Konsul y Rus. Entre otras características, emplea sonares de rastreo en 360º que detectan objetos a una distancia de hasta 300 metros, estudia los hallazgos con cámaras de video de gran fotosensibilidad, en color y en blanco y negro, transmite imágenes al buque portador y las graba en medios magnéticos. También puede subir a superficie cargas de hasta 105 kg.

Por otro lado, en el puerto de Comodoro Rivadavia continúan los trabajos para acondicionar el buque Atlantis, de bandera de Estados Unidos, que llevará a la zona de búsqueda el próximo sábado -si las condiciones metereológicas son favorables, está previsto que zarpe el viernes y navegue durante 24 horas- el dispositivo ROV, no tripulado, que también se sumerge hasta los 6 mil metros de profundidad.

En tanto, durante la jornada de ayer la Armada detonó 100 kilos de explosivos en la zona de búsqueda del submarino ARA San Juan y determinó que la explosión que sufrió la nave fue más fuerte. Se trató de una simulación que se realizó a 40 metros de profundidad "para comparar ese sonido con el detectado en su momento en la misma zona de búsqueda".

Han pasado 19 días desde la última comunicación del sumergible, la cual se produjo tres horas antes de que se registrara una explosión a 30 millas de donde el navío había señalado su última posición.

Ayer, y en su habitual conferencia de prensa, Enrique Balbi relativizó la posibilidad de que el submarino pueda ser encontrado. "¿Se va a poder saber qué sucedió con el ARA San Juan?", le consultaron, y contestó: "Es importante el contacto visual, poder localizarlo en el lecho del mar, que va a dar un indicio si visualmente se percibe algo; puede que sí, puede que no".

Buque Atlantis, amarrado en el Puerto de Comodoro Rivadavia