Lunes 18 de Diciembre de 2017 - 19:28:59

A ESTA ALTURA DEL AÑO, EL ENTE MONETARIO YA LE TRANSFIRIÓ MÁS DEL 91% DE LOS FONDOS PACTADOS
Se anticipa una avalancha de dólares del sector público antes de mediados de mes.

Comenzó el último mes del año donde las necesidades de fondos y de financiamiento tanto para el sector público como privado escalan ante los compromisos de fin de año por pago de sueldos, aguinaldos y vacaciones. Es el pico estacional de la demanda de dinero. En ese contexto, y en virtud del sesgo contractivo de la política monetaria, se espera una plaza netamente tomadora y tasas de interés nominales firmes y elevadas.

El panorama se muestra complicado, sobre todo para el Tesoro, que sólo podrá recibir hasta $13.000 millones de parte del BCRA en concepto de Adelantos Transitorios (ATN) y/o Transferencia de Utilidades (TU). Ya que consumió más del 91% de la asistencia pactada en el Presupuesto ($150.000 millones). En concepto de ATN, el Tesoro recibió $90.000 millones y $47.000 millones vía TU en once meses.

En los últimos meses se vio un mayor activismo en este sentido. A fines de octubre el BCRA giró $13.500 millones de TU y le compró dólares por $11.816 millones. El mes pasado, el 27 le giró otros $13.500 millones de TU y el 21 y el 24 le compró divisas por $6.995 millones y $7.840 millones, respectivamente.

De modo que Hacienda deberá recurrir a la venta de gran parte de su tenencia de divisas para afrontar los compromisos de fin de año. En el sector privado estiman que el Tesoro deberá vender (y así algo le habría advertido semanas atrás el ministro Dujovne al jefe del BCRA, Federico Sturzenegger) entre u$s5.000 y u$s6.000 millones. O sea, estamos hablando de una expansión monetaria del orden de los $88.000 y $105.000 millones (algo así como 10% y 12% de la base monetaria). Esto también refleja el tenor del estrés de las cuentas públicas, más allá del cumplimiento de las metas fiscales, según Hacienda. Lo cierto es que además de descontar cierto manejo contable creativo para el cierre del año se percibe ya señales de ruidos en la cadena de pagos. Así que el BCRA tendrá que hacer sintonía fina en el programa monetario para no cebar aún más las expectativas inflacionarias, que de por sí están al dente.

Cabe señalar que entre la asistencia directa ($137.000 millones) y las compras de divisas al Tesoro ($254.766 millones), el BCRA expandió la base en $391.766 millones. Mientras que vía la colocación de Lebac contrajo menos de $300.000 millones quedando cerca de $93.000 millones circulando ($24.600 millones los capturó vía pases pasivos). En lo que va del año, la expansión de base suma $74.000 millones, siendo el principal responsable el sector público. Además, a diferencia del año pasado, en 2017 el BCRA terminó con un saldo negativo en la compraventa de divisas con el sector privado. Es decir que todas las divisas que compró el BCRA vienen de la mano del sector público, que intensificó la estrategia de endeudamiento en el mercado externo.