Lunes 18 de Diciembre de 2017 - 19:28:06

La diputada Margarita Stolbizer lo había reclamado varias veces

(Adrian Escandar)

Cohecho, dádivas, retorno, da lo mismo. Siempre fueron coimas. Sobran los casos en la política argentina. Pero el kirchnerismo explotó el concepto en todas sus variantes. Primero fue Ricardo Jaime, cuando admitió que Sergio Cirigliano, ex titular de TBA, le pagó viajes en aviones privados a Brasil, Córdoba y Uruguay. La confesión le alcanzó para obtener un juicio abreviado. Luego le tocó el turno al ex vicepresidente Amado Boudou, también por un viaje de lujo a Necochea. Y ahora es el turno de la ex Presidente. Por primera vez, la Justicia procesó a Cristina Kirchner por recibir coimas.

En la causa "Los Sauces", el juez Claudio Bonadio la había procesado por asociación ilícita, lavado de dinero y negociaciones incompatibles con la función pública. Ahora, la Cámara Federal confirmó los dos primeros delitos aunque optó por la figura de admisión de dádivas, tal como había reclamado la diputada Margarita Stolbizer, denunciante en ese expediente. En los hechos, no cambia demasiado porque "negociaciones incompatibles" y "admisión de dádivas" tienen una pena similar. Pero deja a la ex Presidente en una lista indeseable de ex funcionarios procesados por coimas.

En la maniobra orquestada detrás de Los Sauces, las coimas se habrían ocultado detrás de los alquileres que le pagaban, entre 2009 y 2016, los empresarios Cristóbal López y Fabián De Sousa a una sociedad integrada por la entonces presidenta. El fallo lo explica en términos más técnicos: "En concreto, el proceder elegido por los encartados resultaba apto para dotar al dinero de la dádiva de apariencia de legitimidad, que le permitió ingresar al patrimonio de la ex mandataria como si fuera el producto de una operación lícita".

Como en otros casos, de un lado siempre hay alguien que entrega la dádiva y del otro un funcionario que la acepta. Así se configura el delito.

Dicho en números, Los Sauces, la primera sociedad de los Kirchner, le facturó a las firmas Inversora M&S SA y Álcalis de la Patagonia SA un total de $ 18.554.725, lo que representaba el 60% de sus ingresos totales.

Lo cierto es que por primera vez, y apenas 24 horas después de jurar como senadora, la ex Presidente fue procesada por recibir coimas. Pasaron casi dos años desde que abandonó el poder y decenas de causas judiciales.

Cristina Kirchner, tras la derrota en las elecciones legislativas (Amilcar Orfali)

A fines de 2016, Cristina Kirchner fue procesada por asociación ilícita y defraudación al Estado en la causa que investiga el desvío de fondos de la obra pública vial a favor del Grupo Austral. Ese expediente está a un paso del juicio oral porque la Cámara de Casación acaba de confirmar todos los procesamientos. También serán juzgados Lázaro Báez y Julio De Vido, entre otros.

El primer procesamiento había sido en la causa del dólar futuro. Claudio Bonadio la procesó por el delito de defraudación y le trabó un embargo de $15 millones. "Cristina Fernández de Kirchner y Axel Kicillof tomaron parte central en la decisión de dar curso a la maniobra de defraudación contra el patrimonio del BCRA", confirmó luego la Cámara Federal.

Hace una semana, la palabra "coima" la rozó de cerca por las confesiones de Alejandro Burzaco en Nueva York. Su nombre aparecía como leyenda en los pagos a los ex funcionarios del Fútbol Para Todos. El ex CEO hizo un esfuerzo para despegarla del entuerto. Al final fue una falsa alarma.

Descartados los fantasmas de una detención y del desafuero, las causas en Comodoro Py siguen avanzando. Ayer, el juez Ercolini activó los embargos de los bienes que la ex presidente les cedió de manera gratuita a sus hijos, Florencia y Máximo Kirchner, acciones en distintas sociedades, el dinero depositado en las cajas de seguridad (US$ 5.696.144 y $53.280), y hasta una camioneta Honda CRV.

Y hoy la Cámara Federal la procesó por coimas. Una "bienvenida" a la función pública.