Viernes 24 de Noviembre de 2017 - 11:15:49

La biomasa vegetal derivada del cultivo de maíz -en este caso chalas y marlos- dará origen a dos megaproyectos para la generación de energía en los polos semilleros de las ciudades de Venado Tuerto y de Rojas, en la provincia de Buenos Aires.


BAS Projects Corporation SA y Global Dominion Access SA firmaron un acuerdo con ADBlick Agro, como socio local, para desarrollar 10 plantas de biomasa que totalizarán 100 megawatts de capacidad instalada en el marco de un plan estratégico de cuatro años (programa nacional Renovar 2) que demandará inversiones globales por 300 millones de dólares. En paralelo, la firma Seeds Energy Group se presentó para desarrollar una planta de biogás. Y todo indica que los dos proyectos podrían ser aprobados al mismo tiempo.
La producción representará entre 5 y 10 por ciento de la energía que consumen los venadenses, un número importante en atención a que los países más desarrollados en la materia tienen como meta llegar al 30 por ciento de energías limpias.
Las cuatro empresas semilleras de la zona (Nidera, Syngenta, Dow AgroSciences y Tecnoseeds) se han comprometido a disponer sus subproductos biomásicos como fuente de energía para dicha planta.
El proyecto fue presentado el pasado 6 de octubre, en el hotel Miró Park, donde estuvo presente el intendente José Freyre, quien en aquella oportunidad había manifestado su entusiasmo “por ser nuestra ciudad pionera en energías renovables”.
Precisamente, el intendente confirmó la posible inversión en diálogo con Radio Jota 98.3: “Es una noticia que seguimos con mucha expectativa y contentos de que se haya confirmado esta presentación. La planta generaría puestos de trabajo pero también energía alternativa y limpia, porque hablamos de siete megawatts para Venado en una primera etapa”.
El diseño del Clúster de la Semilla (2012), en el eje Venado Tuerto- Pergamino, fue la base de sustentación para fortalecer institucionalmente a todos los actores de la cadena. “La industria semillera, una de las principales del mundo, no solo genera movimiento económico sino también mano de obra, y desde ese lugar empezamos a pensar en cómo sumar esfuerzos para dotar de la tecnología adecuada, potenciar la industria, a formar personal y cómo resolver ambientalmente y de modo sustentable los residuos que generaba; y qué mejor que transformarlos en energía”, enumeró Freyre.
El mandatario local agregó que “la planta generará mucho trabajo indirecto. El Municipio, por ejemplo, va a triplicar las cuadrillas de poda, no solo para limpiar la ciudad sino para darle ahora un destino concreto como es generar energía", recordando que "ahora sólo lo hacemos para generar compost".
“Esta semana deberían estar confirmándose estas licitaciones. Es una licitación de la Nación para producir 100 megawatts en todo el país. ADBlik se presentó para hacer una planta en Venado y Rojas. En principio no habría otros oferentes que superaran los 100 megawatts, en consecuencia estamos con expectativa que lo de Venado pueda concretarse”, aseveró.
La planta tiene un plazo de construcción y puesta en marcha de un año, con demanda importante de mano de obra (más de 300 puestos, a los que deben sumarse entre 30 y 50 directos y unos 100 indirectos). Y la confirmación solucionaría varias cuestiones ambientales, no solo el pasivo de la industria semillera, sino restos verdes y orgánicos.

Esfuerzo conjunto
El proyecto fue impulsado, entre otros, por Lorenzo Pérez, coordinador de Energías Renovables y Redes de Desarrollo Local. “Hay que destacar el esfuerzo del Municipio, de semilleros, productores y de otros gobiernos locales, ya que mantuvimos reuniones en distintas localidades”, agregó Pérez y aclaró que la Cooperativa Eléctrica también está compenetrada en el proyecto.
Los proyectos de Rojas y Venado Tuerto suman una inversión superior a los 65 millones de dólares. Acier Ugaldea, CEO de BAS Corporation, señaló que "el esquema ideal de financiamiento de estos proyectos es el conocido como project finance, donde el proyecto en sí mismo se convierte en garante de la deuda tomada. Por otro lado, analizaremos las líneas de financiamiento especiales presentadas por los distintos bancos", añadió.

Desarrollo comunitario
La biomasa como energía verde y renovable, ayuda al desarrollo de las comunidades locales, genera potencia eléctrica continua en la red y soluciona problemas ambientales, como la disposición de residuos agropecuarios.
A diferencia de otras fuentes renovables, como son la solar y eólica, la biomasa permite tener previsibilidad en los horarios de generación, mantiene la estabilidad de la red eléctrica y reduce los costos de generación en horarios de mayor consumo.