Jueves 20 de Julio de 2017 - 23:23:49

A partir de este lunes comenzará a regir la nueva tarifa de taxis y remises, conforme lo acordado entre el Municipio y la representación sectorial, que será de dos pesos la ficha, cada 100 metros o minuto de espera, aunque la bajada de bandera mantendrá el valor de 20 pesos.

En diálogo con LT29, la subsecretaria de Gobierno, Emilce Cufré, comentó que el valor fijado, sus ajustes y modificaciones, “surge de una ordenanza, donde volcamos en una fórmula las variaciones de costos que tiene el trabajador del servicio de taxis y remises; a partir de allí surge un porcentaje de aumento, que se aplica a la bajada de bandera y a la ficha”.

Lo cierto es que durante el encuentro sectorial de marzo, de donde debía surgir la primera revisión tarifaria anual, se acordó no aplicar ajustes y prorrogar hasta julio toda definición, ya con números más claros sobre los incrementos de combustibles e insumos.

“Sabemos que el combustible volverá a aumentar, y hay que tener en cuenta el costo de las cubiertas o del seguro. Todo eso que después el usuario paga al momento de subir. Debemos pensar en quien utiliza el servicio, por el impacto que tiene en su bolsillo. Este aumento que aplicamos ahora surge con la condición de no tocar más la tarifa hasta marzo (de 2018), más allá de lo que pase”, aclaró Cufré.

De este modo, las cámaras y los trabajadores del sector “asumieron el riesgo” en el contexto de una economía cambiante, aunque el buen marco de diálogo con el Gobierno municipal facilita los acuerdos, siempre en base al interés colectivo.

“Cuando se legisla es difícil dejar a todos conformes, pero es importante que acordemos una tarifa con el consenso de todos, aunque tengamos las herramientas para poder hacerlo. Es la idea del intendente (José Freyre) de trabajar en base al diálogo permanente”, enfatizó la subsecretaria.

El punto de equilibrio “es una línea delgada”, definió, y agregó que en las discusiones “cada uno plantea la realidad que vive, porque para ellos se trata de su herramienta de trabajo, pero nosotros también debemos pensar en la gente”.

En suma, tras lo acordado, la bajada de bandera permanecerá con el valor vigente, siendo compensado por un ajuste de la ficha, aplicándose con un máximo de tolerancia de diez días hábiles para adecuar los relojes al nuevo cuadro tarifario.