Sábado 24 de Junio de 2017 - 00:47:43

El subsecretario de Servicios Públicos, Miguel Sansirena, hizo referencia a la proliferación de minibasurales, en cavas y descampados, fruto de una conducta desaprensiva de ciertos vecinos que “no llevan sus residuos a la planta de tratamiento o al basural, y optan por estos lugares clandestinos o baldíos para arrojarlos”.
En declaraciones a LT29, comentó que otra conducta ciudadana es “contratar alguien que limpie la casa, porque el dueño no tiene tiempo de hacerlo, sin tener en cuenta a dónde lleva los residuos ese tercero, lo cual nos pasa también con los parqueros”.


“Es una batalla que venimos perdiendo”, admitió Sansirena, quien en contraposición habló de otras zonas donde con el apoyo de las vecinales y organizaciones intermedias pudieron erradicarse los minibasurales “definitivamente”, reemplazándolos por flores y arbolado.
En el caso de la cava de Neuquén y Matheu, que el fin de semana fue objeto de la formación de un minibasural a pocas horas de su limpieza, señaló que “es recurrente, porque una ONG hizo allí un trabajo hace un año restaurando un monolito, pusieron árboles, y al mes lo destruyeron”.
“Nosotros tenemos la costumbre de tratar de identificar el origen de esos residuos, y lo hacemos abriendo las bolsas porque siempre aparece una documentación o papeles con identificación. De todas formas, buscamos alternativas junto a la Dirección de Medio Ambiente viendo si hacemos algún punto de estación intermedia en distintas zonas de la ciudad, como para facilitarle a la gente un lugar donde dejar estos residuos”, enfatizó el subsecretario.
En otro tramo de la nota radial, aseveró que “el vecino que sufre esta situación y está atento, puede recurrir a la fotomulta, que da resultado. Una multa alta, de 8, 10 o 15 mil pesos, le duele al infractor”, recordando que el envío de la foto “puede hacerse de modo anónimo, por mail a Inspección General”.
Otra alternativa que se baraja es crear un registro de infractores y hacerlo público, también hacer “guardias activas en determinados lugares”, aunque resultaría una modalidad “algo descabellada”.

Concientización
Según Sansirena, “podemos destinar una pala y una camión para limpiar estos lugares una vez por día, pero no tenemos recursos para hacer esto en toda la ciudad, todos los días”.
Con la “concientización” como bandera, el funcionario subrayó que los bolsones de residuos mayores, entregados de manera gratuita, están dando muy buen resultado, aunque es un método de limpieza que no todos respetan: “La mayoría lo hace, pero siempre hay alguno que carga en un carrito o una camioneta, incluso cuatro por cuatro, porque se tira basura más allá de la condición social. En la zona periurbana te encontrás en medio de la calle con varios montículos de basura, y la gente tira allí porque lo toma como algo natural. Nosotros ponemos carteles para que no arrojen residuos, pero igual lo hacen”, se lamentó.