Viernes 22 de Junio de 2018 - 06:15:25

La pérdida de hielo de la Antártida se triplica elevando el nivel del mar

Un 40% de este desprendimiento ocurrió en los últimos cinco años, es decir, el ritmo de achicamiento de la capa de hielo del continente se triplicó en ese periodo.

La pérdida de hielo de la Antártida se triplica elevando el nivel del mar

Según estos, el hallazgo debería disipar cualquier duda sobre hasta qué punto la Antártida está perdiendo masa y amenaza a cientos de millones de personas que viven en las costas.

"Ahora disponemos de una imagen inequívoca de lo que está pasando en la Antártida", dijo el corresponsable del estudio Eric Rignot, científico del Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA, que desde hace dos décadas analiza las capas de hielo de la Tierra.
"Vemos estos resultados como una nueva señal de alarma para actuar y ralentizar el calentamiento de nuestro planeta", afirmó Rignot.

La Antártida pierde 219.000 millones de toneladas de hielo anuales desde 2012, tres veces más que durante las dos décadas anteriores.
Esto provoca que "los niveles del mar se eleven hoy más rápidamente que en los últimos 25 años", afirmó Andrew Shepherd, coautor del estudio de la Universidad de Leeds.
Más de 20 años de datos
Hasta ahora, los científicos habían tenido dificultades para determinar si la Antártida había acumulado más masa gracias a la caída de nieve de la perdida por el derretimiento y los flujos de hielo que van a parar al océano.
Pero más de dos décadas de observación por satélite lograron determinar exactamente la situación del continente.
Con una superficie que duplica Estados Unidos, la Antártida está cubierta de suficiente hielo como para elevar el nivel de los océanos de casi 60 metros.
Más del 90% de esta agua helada se halla en el este del continente, que ha permanecido estable pese a que el cambio climático ha hecho elevar de un grado centígrado la temperatura media de la Tierra.
Pero la Antártida Occidental, al sur del continente americano, se ha mostrado más vulnerable al calentamiento del planeta, especialmente la Península Antártica, con más de 6.500 km2 de bloques de hielo caídos al mar desde 1995.
Según el estudio, toda la masa de hielo perdida en los últimos 25 años procede de la Antártida Occidental.
"Mientras sigue siendo considerablemente incierto el equilibrio de la masa de la Antártida Este, cada vez está más claro que la pérdida de hielo en el Oeste se ha acelerado", dijo Kate Hendry, investigadora de la Universidad de Bristol, que no participó en el estudio.
Hacia el final de siglo, el nivel del mar -comparado con la era preindustrial- podría elevarse entre varias decenas de centímetros y un metro o más, dependiendo en parte de los esfuerzos que se realicen para combatir las emisiones de gases de efecto invernadero.
Expertos ajenos al estudio saludaron sus resultados.
"La fuerza de esta investigación es que junta métodos independientes y resultados de varios equipos en todo el mundo", señaló por su parte Twila Moon, científica del Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo de Colorado, en Estados Unidos.

Grave accidente en Rusia: chocaron dos embarcaciones y murieron 11 personas

Fue en el río Volga, en el sur de Rusia, cerca de una de las sedes del Mundial.

Grave accidente en Rusia: chocaron dos embarcaciones y murieron 11 personas
Al menos once personas murieron en la noche del lunes cuando un catamarán y una barcaza chocaron en el río Volga, en el sur de Rusia.

El Ministerio de Protección Civil informó que los equipos de rescate hallaron en la mañana de hoy la última víctima fatal del accidente, ocurrido cerca de la ciudad de Volgogrado.

El catamarán volcó a causa de la colisión y poco después fueron encontrados diez cadáveres en el río, indicó la fuente.

Aún se desconoce la causa del accidente, aunque de acuerdo a medios rusos el catamarán estaba sobrecargado.

Tras histórica cumbre con Kim, Trump anunció que pondrá fin a ejercicios militares en Seúl

Donald Trump tomó por sorpresa al Pentágono el martes tras su cumbre con Kim Jon Un, al anunciar que pondrá término a las maniobras conjuntas entre Estados Unidos y Corea del Sur, a las que calificó de demasiado provocativas y caras.

Donald Trump.

"Vamos a parar las maniobras militares, lo que nos ahorrará mucho dinero, salvo que comprobemos que las futuras negociaciones no transcurran como deberían", dijo el presidente estadounidense durante una conferencia de prensa en Singapur luego de su histórico encuentro con el líder norcoreano.

Trump no dijo cuándo se concretará el cese de las maniobras y esa promesa, que modificaría por completo la postura militar estadounidense en la región, no figura en la declaración común firmada por los dos dirigentes.

Los mandos militares del país norteamericano se vieron visiblemente sorprendidos por el anuncio.

El comando de las fuerzas estadounidenses en Corea del Sur (USFK) "no recibió instrucción alguna sobre la implementación o el cese de las maniobras, incluido el ejercicio Ulchi Freedom Guardian" , previsto para el fin del verano boreal, dijo un portavoz de la USFK en un comunicado.

"Mantendremos nuestra postura militar mientras no recibamos nuevas instrucciones del departamento de Defensa y/o del Comando Indo-Pacífico (IndoPacom)", precisó.

Unos 17.500 militares estadounidenses participaron el año pasado en las maniobras conjuntas Ulchi Freedom Guardian, que tienen lugar anualmente, a fines de agosto, principios de setiembre.

Estas maniobras, destinadas a reforzar la preparación ante una eventual invasión norcoreana, involucran a soldados de todas las armas llegados, además de Estados Unidos y Corea del Sur, de países aliados como Australia, Canadá, Gran Bretaña, Francia o Nueva Zelanda.

Los más altos funcionarios militares tardaron más de cuatro horas en reaccionar oficialmente ante este anuncio, que podría representar un cambio considerable en la postura militar estadounidense en la región y disminuir las capacidades de repuesta occidentales a una eventual invasión norcoreana.

"El Departamento de Defensa saluda las noticias positivas llegadas de la cumbre y respalda plenamente los esfuerzos diplomáticos en curso con Corea del Norte", dijo una portavoz del Pentágono, Dana White.

El secretario de Defensa, Jim Mattis, "no se vio sorprendido" por las declaraciones de Trump sobre las maniobras, aseguró a periodistas. "Fue consultado".

Trump volvió a manifestar su voluntad de retirar, llegado el momento, a los soldados estadounidenses desplegados en suelo sudcoreano, aunque remarcó que ese punto no figuró en las conversaciones con Pyongyang.

Para Richard Haass, presidente del centro de reflexión Council on Foreign Relations, "la declaración común de Singapur contiene simplemente aspiraciones: no hay definición de la desnuclearización, no hay calendario, ni detalles sobre la verificación".

"Lo más perturbador es que, a cambio, Estados Unidos abandonó algo tangible, las maniobras con Corea del Sur", agregó en Twitter.

Bruce Bennett, del centro de investigación Rand Corporation, dijo a su vez que "las reacciones de Corea del Sur hasta ahora sugieren que (Seúl) no dio su acuerdo a todo ésto".

A comienzos de año, Seúl y Washington habían postergado sus ejercicios militares conjuntos anuales Key Resolve y Foal Eagle, en razón de los Juegos Olímpicos de invierno.

Sin embargo, y a pesar del deshielo con Pyongyang, iniciado durante los JJOO, las maniobras a gran escala se retomaron justo después de los juegos paralímpicos.

Alrededor de 30.000 soldados estadounidenses están desplegados de manera permanente en Corea del Sur, una herencia de la Guerra de Corea (1950-53), que concluyó con un armisticio y no un tratado de paz.

Trump y Kim Jong-Un firmaron un acuerdo que "va suponer un gran cambio para el mundo"

"Hoy hemos mantenido una reunión histórica, y estamos listos para dejar atrás el pasado", dijo el coreano. El estadounidense adelantó que invitará al asiático a la Casa Blanca.

Donald Trump y Kim Jong-Un
El presidente estadounidense Donald Trump, y el norcoreano, Kim Jong-Un, firmaron un "detallado" acuerdo tras su histórica cumbre en Singapur que según adelantaron los mandatarios, "va suponer un gran cambio para el mundo", pero sobre el que no dieron detalles.

Kim Jong-Un y Donald Trump se encontraron en Singapur<br>

Tras más de cuatro horas de reuniones en el hotel Capella de la isla de Sentosa, Kim y Trump protagonizaron una ceremonia para firmar el documento conjunto, que será hecho público en breve y que supuso el final de la cumbre.

"Hoy hemos mantenido una reunión histórica, y estamos listos para dejar atrás el pasado. El mundo va a presenciar un gran cambio", dijo Kim durante la firma, en la que también quiso mostrar su "agradecimiento" a Trump por su disposición a celebrar la reunión.

Por su parte, Trump expresó que el documento recién firmado era "muy detallado" y aseguró que estaba desarrollando "un vínculo muy especial" con Kim.

"Vamos a ocuparnos de un problema muy grande y muy peligroso para el mundo", recalcó Trump.

El mandatario de Estados Unidos aseguró que el proceso de desnuclearización de Corea del Norte comenzará "muy rápido".

En declaraciones a periodistas al separarse de Kim, Trump describió al líder norcoreano como un hombre "con mucho talento" que "ama mucho a su país", y adelantó que se reunirán "muchas veces" a partir de ahora.

Al ser consultado sobre si invitaría a Kim a la Casa Blanca, el mandatario respondió: "Absolutamente, lo haré".

En cumbre histórica, Trump y Kim firmaron acuerdo de desnuclearización

El compromiso de Corea del Norte de desnuclearizarse, aunque sin determinar plazos, y las "garantías de seguridad" ofrecidas por Estados Unidos a Pyongyang, conforman el núcleo del acuerdo firmado en Singapur por los líderes de los dos países, Donald Trump y Kim Jong-un.

Los mandatarios arribaron al hotel de Singapur donde se lleva a cabo el encuentro.

El documento sellado tras una histórica cumbre de más de cuatro horas entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, señala que ambos países se comprometen a cooperar en el desarrollo de nuevas relaciones y "la promoción de la paz, la prosperidad y la seguridad".

El acuerdo "va suponer un gran cambio para el mundo", según adelantaron los mandatarios ante la prensa.

"El presidente Trump se compromete a ofrecer garantías de seguridad a la DPRK (siglas en inglés de República Popular Democrática de Corea, nombre oficial de Corea del Norte), y el presidente Kim Jong-un reafirmó su firme e inquebrantable compromiso para la desnuclearización de la península de Corea", señala el texto citado por las agencias de noticias EFE y DPA.

El acuerdo establece además que el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, se reunirá en "la fecha más temprana posible" con un alto funcionario norcoreano, que no identifica, para continuar con la negociación.

Ese diálogo se centrará en cuatro puntos, de los que el primero es un "compromiso a establecer nuevas relaciones entre Estados Unidos y la DPRK de acuerdo con el deseo de los pueblos de los dos países de que haya paz y prosperidad".

El segundo punto del pacto rubricado tras más de cuatro horas de reuniones en el hotel Capella de la isla de Sentosa, indica que las dos naciones, que hasta ahora no tienen relaciones diplomáticas, "unirán sus esfuerzos para construir un régimen de paz duradero y estable en la península coreana".

En tercer lugar se "reafirma la declaración de Panmunjon", sellada por las dos Coreas el pasado 27 de abril y en la que Pyongyang se comprometió a la desnuclearización, aunque el texto no establece plazos.

De hecho, Trump dijo más tarde a la prensa que el arsenal norcoreano es "muy significativo", y reconoció que el desarme completo del régimen "llevará mucho tiempo", aunque añadió que presionará a Corea del Norte para que lo haga tan pronto como sea posible "mecánica y físicamente".

El acuerdo alcanzado entre Washington y Pyongyang tampoco menciona que la desnuclearización de la península tenga que ser "completa, verificable e irreversible", como había defendido la Casa Blanca antes del encuentro.

Por último, acordaron "recuperar los restos de los prisioneros de guerra o desaparecidos en combate" después de la guerra de Corea (1950-1953), "incluida la repatriación inmediata de los que ya han sido identificados".

Trump y Kim calificaron en el texto que su cumbre fue "un acontecimiento histórico" y decidieron "implementar las estipulaciones" del acuerdo "de forma completa y expedita".

Kim y Trump protagonizaron una ceremonia para firmar el documento conjunto. En ese marco, el líder norcoreano afirmó: "Estamos listos para dejar atrás el pasado. El mundo va a presenciar un gran cambio", dijo Kim y expresó su "agradecimiento" al magnate neoyorquino por su disposición a celebrar la reunión.

Por su parte, Trump aseguró que estaba desarrollando "un vínculo muy especial" con Kim.