Miércoles 26 de Junio de 2019 - 00:59:56

1º de Mayo francés con marcha y represión

El encono que suscita el presidente Emmanuel Macron y los símbolos de su mandato son tan densos como en los primeros días del movimiento de los chalecos amarrillos.

\"Las

Desde París

Rojo, amarillo y negro fueron los colores de este virulento 1ºde Mayo en París donde se aunaron en las calles los sindicatos, los grupos autónomos y Black Blocs y los chalecos amarillos. Cuarenta mil manifestantes desfilaron en la capital francesa para cerca de 400 mil en todo el país. La cifra es corta comparada con otras épocas pero las protestas en París derivaron en choques violentísimos entre grupos de manifestantes y la policía y, también, en una serie de saqueos y destrozos en el Boulevard de Montparnasse y sus alrededores.

El encono que suscita el presidente Emmanuel Macron y los símbolos de su mandato son tan densos como en los primeros días del movimiento de los chalecos amarrillos, en noviembre de 2018. La gente se la agarró otra vez con todo lo que respiraba lujo o riqueza. Dejó intactos a los bares de perfil popular y destruyó locales coquetos y bancos. Los sindicatos protestaron con vehemencia por la brutalidad de las cargas policiales. Las fuerzas del orden barrieron contra todo el mundo, incluso los sindicalistas perfectamente identificados y poco inclinados a los saqueos. La CGT denunció la “violencia sin precedentes e indiscriminada”.

El “extremo centro” de Macron pega y con saña. Trescientos cincuenta periodistas se quejaron legítimamente del trato agresivo, intimidatorio, a menudo con violencias físicas y verbales de las fuerzas del orden con ellos. Parece que cubrir una manifestación callejera en Francia es más peligroso que estar en una verdadera guerra. Los periodistas denunciaron “los golpes”, la “incautación del material, las amenazas y los insultos”. Las fuerzas del orden hasta se permiten borrar por la fuerza las cartas memoria de las cámaras. Todo un espectáculo democrático al revés.

La doctrina del mantenimiento del orden reactualizada en marzo pasado se caracteriza por un recurso desmedido a la fuerza. Todo lo que se asemeja a un manifestante es interceptado por la policía con unos modos de corte inobjetablemente dictatorial. Se trata de intimidar.

El gobierno tiene además un nuevo paquete legislativo para reprimir donde hasta se ha incluido la prohibición de ir con la cabeza o la cara tapada. Una vez más, los extremismos de los Black Blocs y la respuesta policial amplificaron el impacto político de una manifestación con niveles de convocatoria más bien modestos. Al igual que ocurre cada sábado con las protestas de los chalecos amarillos, hay poca gente y mucho eco social y político. La represión ha terminado de marcar con fuego el mandato presidencial. Desde noviembre hasta ahora, hay cientos de personas gravemente heridas, con miembros amputados y ojos perdidos por los disparos de la policía. Y jamás ha habido como ahora tantos miles y miles de personas arrestadas y juzgadas sin equidad.

No es una casualidad si uno de los emblemas más repudiados este primero de mayo fue la figura de Alexandre Benalla, el hoy ex guardaespaldas de Macron que, hace exactamente un año, apareció disfrazado de policía -no lo era-golpeando a los manifestantes en una plaza del distrito 5 de Paris. Su caso es un himno a la impunidad y a la manipulación: para protegerlo, los consejeros presidenciales alteraron imágenes, sancionaron a funcionarios policiales, luego él mintió ante las comisiones parlamentarias, siguió usando pasaportes diplomáticos cuando ya no trabajaba más en la presidencia, falsificó documentos oficiales, violó los controles judiciales en curso y, mientras cumplía sus funciones, firmó contratos de seguridad para proteger a oligarcas rusos ligados a Vladimir Putin. Benalla se dio el lujo de publicar una foto en Twitter con un arma en la mano cuando no tiene permiso para portar armas. Benalla sigue gozando de libertad de movimiento. Cualquier ciudadano común estaría hace rato en una celda de alta seguridad de la cárcel de La Santé. Su señoría goza de toda la piedad de un sistema que lo acurruca. Máscaras con su figura, eslogans y canciones fueron una consigna masiva en este primero de mayo. “En caso de abuso, está Benalla como cobertura”, decía un cartel que un hombre llevaba en la mano y cuyo rostro estaba tapado con una máscara de Alexandre Benalla. Este episodio político-policial de una mediocridad chapucera se ha adherido a la imagen pública del macronismo como el sobrenombre que le pusieron a Emmanuel Macron en 2017, “el presidente de los ricos”.

Los Black Blocs y las extremas izquierdas esperaban hacer de este primero de mayo un nuevo escenario de batalla. Lo lograron una vez más. A su manera, junto a la represión policial indiscriminada, empañaron la esencia de este día del trabajador donde lo fundamental era reclamar por los derechos laborales y la igualdad y cuyos protagonistas suelen ser los sindicatos. El sindicato de la violencia hurtó el primer plano.

Fuente:pagina12.com.ar

Trump: "EE.UU. ya manda a inmigrantes ilegales a ciudades santuario y me siento orgulloso de que esta idea trastornada sea mía"

El presidente estadounidense realizó estas afirmaciones en un mitin en Wisconsin.

Trump: "EE.UU. ya manda a inmigrantes ilegales a ciudades santuario y me siento orgulloso de que esta idea trastornada sea mía"

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró este sábado en un mitin en Wisconsin, que Estados Unidos actualmente está enviando inmigrantes indocumentados a 'ciudades santuario' y alegó sentirse estar "orgulloso" de ser autor de la "trastornada" medida.

"Solo el mes pasado, 100.000 inmigrantes ilegales llegaron a nuestras fronteras, ejerciendo una enorme presión sobre las comunidades, escuelas, hospitales y los recursos públicos, como nadie ha visto jamás", subrayó el mandatario.

"Ahora estamos enviando a muchos de ellos a ciudades santuario, muchas gracias", manifestó Trump ante el aplauso de los asistentes, apuntando que "[los indocumentados] no están muy felices por eso". "Estoy orgulloso de decirles que en realidad fue mi 'trastornada' idea", aseguró al público.
A pesar de las afirmaciones de Trump, el Departamento de Seguridad Nacional aún no ha confirmado dicha medida. Por su parte, el Comité Nacional Demócrata escribió en Twitter que los comentarios del mandatario son "desagradables".

A principios de mes, Trump había advertido que su administración estaba considerando seriamente la posibilidad de colocar a los inmigrantes irregulares solo en 'ciudades santuario', como respuesta a la negativa de los demócratas de modificar las leyes migratorias del país.

Estos 'santuarios' son distritos administrados generalmente por dirigentes demócratas donde los extranjeros en situación irregular tienen algunas garantías para evitar juicios o deportaciones.

Fuente: actualidad.rt.com

Trump manda tropas a la frontera

El anuncio del mandatario llega después de que se produjera un incidente en el que uniformados mexicanos desarmaran a soldados norteamericanos.

“Una gran caravana de más de 20.000 personas están pasando por México”, alertó Trump.

El presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó ayer nuevamente con cerrar la frontera con México y anunció que está enviando más soldados al límite con su país vecino. Las declaraciones del mandatario llegaron después de que se produjera un incidente en el que uniformados mexicanos desarmaran a tropas estadounidenses porque pensaban que estaban de su lado de la frontera. A pesar de los dichos encendidos del magnate neoyorquino, su homólogo de México, Andrés Manuel López Obrador, afirmó que no iba a caer en ninguna provocación.

“Recientemente, soldados mexicanos desarmaron a nuestros soldados de la Guardia Nacional, probablemente como una táctica de desviación para los traficantes de drogas en la frontera. ¡Más vale que no pase de nuevo! Ahora estamos mandando soldados armados a la frontera”, tuiteó Trump, quien también dijo que México no estaba haciendo suficiente para detener y devolver a los migrantes a sus respectivos países. En otra publicación, el mandatario escribió: “Una gran caravana de más de 20.000 personas están pasando por México. La cantidad fue reducida por México pero aún está viniendo. México debe detener a los que quedan o vamos a estar obligados a cerrar esa parte de la frontera y llamar a los militares”. Un funcionario del Pentágono, que pidió permanecer en el anonimato, indicó que actualmente hay 2.900 efectivos desplegados y 2.000 guardias nacionales y que siempre hay algunas tropas armadas para la protección del contingente.

Según un comunicado de las autoridades estadounidenses, el 13 de abril cerca de las dos de la tarde, entre cinco y seis militares mexicanos interrogaron a dos soldados estadounidenses que realizaban una operación de apoyo en la frontera en un vehículo que no llevaba la identificación de la Patrulla de Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés). El incidente ocurrió cerca de la localidad de Clint en Texas, próxima al Río Grande, que demarca el límite entre ambos países. “Una investigación del CBP y del Departamento de Defensa reveló que los militares mexicanos pensaban que los soldados estadounidenses estaban del lado sur de la frontera”, indicaron las autoridades estadounidenses que destacaron que sus efectivos estaban en el lugar apropiado. Según el comunicado, después de una breve discusión los militares mexicanos se fueron del lugar.

Este relato fue secundado por la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, quien sostuvo, no obstante que este tipo de incidentes es común. “Se trata de una verificación de patrullaje ordinario, sin consecuencias para ambos gobiernos, quienes mantienen una comunicación permanente y fluida”, explicó la Cancillería.

El mandatario mexicano, por su parte, no quiso entrar en una escalada verbal con su par estadounidense. “Nosotros no vamos a caer en ninguna provocación. Lo más importante es decirle (a Trump) que no vamos a pelearnos con el gobierno de Estados Unidos”, declaró en su habitual conferencia matutina. Desde octubre, miles de migrantes, mayoritariamente centroamericanos, recorren México en multitudinarias caravanas con la esperanza de llegar a Estados Unidos y escapar de la violencia y la pobreza. Trump considera este éxodo una amenaza para la seguridad nacional y exige a México que los detenga, como parte de un duro discurso contra la inmigración irregular que fue el eje de su campaña electoral para ser elegido y que ha determinado muchas decisiones de su gobierno.

Ayer, diversas ONG denunciaron en Ginebra que el gobierno mexicano tiene detenidas entre 4000 y 5000 personas en el estado sureño Chiapas, muchas de ellas en malas condiciones. Salva Lacruz, coordinador de la ONG chiapaneca Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova, destacó que las actuales presiones de la Administración estadounidense para que México detenga a estas caravanas podrían ser uno de los factores de este endurecimiento de las políticas migratorias.

Sin embargo, López Obrador afirmó en su conferencia de ayer que aunque Estados Unidos presione a su gobierno para detener la migración a la fuerza y a pesar de que ellos mismos quisieran que no haya migrantes, México mantiene como planteo de fondo la necesidad urgente de apoyar el desarrollo de Centroamérica. “No queremos pelearnos con el gobierno de Estados Unidos, no nos queremos meter tampoco en sus confrontaciones políticas partidistas (...) Y al mismo tiempo, respetuosamente, estamos pidiendo que se atienda el problema con desarrollo, con creación de empleos, lo que no se ha hecho”, afirmó.

El mandatario aseguró, asimismo, que no existen cambios en la política de su gobierno hacia la migración centroamericana, luego de que autoridades detuvieran el lunes a un grupo de 371 indocumentados, mayoritariamente hondureños, en el sureño estado de Chiapas. “No hay contradicción, hemos actuado con mucho respeto a los migrantes, y lo vamos a seguir haciendo, con respeto a sus derechos humanos”, dijo el mandatario.

Ya el martes, López Obrador había informado que no quería que los migrantes centroamericanos tengan libre acceso por el norte de su territorio, por su propia seguridad. “Desgraciadamente en el norte hemos tenido problemas de asesinatos de migrantes en otros tiempos y no queremos eso”, agregó, quien consideró que ante la violencia en el norte del país, es preferible atender a la población migrante de Centroamérica en el sur y sureste.

El norte mexicano, fronterizo con Estados Unidos, concentra una fuerte actividad de carteles del narcotráfico por ser ruta de ingreso de su mercancía ilegal a territorio estadounidense. Algunos migrantes que intentan cruzar, sobre todo por el noreste, suelen ser víctimas de sicarios que los secuestran y extorsionan.

Fuente: pagina12.com.ar

Una ex sargento chilena se fue a Colombia para casarse y desapareció: su familia desconfía del novio

Ilse Amory Ojeda tiene 52 años y se fue de viaje con su novio de 24, ex policía. El último que la vio fue precisamente el hombre, quien sostiene que "está escondida en algún lugar" luego de una discusión que tuvieron.

Una ex sargento chilena se fue a Colombia para casarse y desapareció: su familia desconfía del novio

Ilse Amory Ojeda, es una ex sargento de 52 años que viajó desde Chile hacia Colombia junto a su novio de 24 años, Juan Guillermo Valderrama, hace poco más de un mes. Según relató el hombre, el 29 de marzo a la madrugada ella descubrió que él tenía otra relación, desencadenó una discusión y ella se fue. La mujer había llevado toda su jubilación para poder invertirla.
Valderrama se puso al frente de la búsqueda de su novia. Para él "está escondida en algún lugar". Sin embargo, la familia de Ojeda sospecha que el hombre le pudo haber hecho algo porque conocían de situaciones de violencias previas.

"Íbamos en un taxi y ella dijo que quería tomar algo y el conductor nos llevó a un local. Ahí me entró una llamada de una persona con la que yo tenía algo y eso fue lo que originó todo”, aseguró Valderrama a un medio local y agregó: “En ese momento pensé que ella se iba para Chile con su familia y desde entonces perdí su rastro”.

Con 52 años y jubilada, Ilse Amory llegó a Colombia el 5 de marzo, pero desde el 30 de ese mes su familia no sabe nada de ella. Para sus familiares, el hombre tramó la desaparición para quedarse con el dinero de la mujer. “Ella andaba asegurada y se llevó el capital más grande. Lo más jugoso que tenía, se lo llevó. Solo dejó un poco de ese dinero en la casa”, se defendió el joven.

La hermana de la sargento en retiro manifestó que “vimos episodios de violencia hacia mi hermana. Él era un poco violento, en algunas ocasiones mi hermana llegó lesionada”, contó a medios locales.

Fuente: minutouno.com

La Justicia de Brasil reduce la pena a Lula da Silva y este año podrían permitirle salidas transitorias

El Tribunal Superior de Justicia decidió acortar la condena al ex presidente de 12 años y un mes a ocho años y 10 meses. 

El Tribunal Superior de Justicia brasileño aprobó este martes reducir la condena de Luiz Inácio Lula da Silva por corrupción pasiva y lavado de dinero de 12 años y un mes a 8 años y 10 meses de cárcel. Así, el ex presidente podría gozar antes de fin de este año de un régimen semiabierto, con derecho a salidas para ir a trabajar, según explicaron expertos judiciales.

Algunas versiones mencionadas por la prensa brasileña señalaban también que podría gozar de prisión domiciliaria desde septiembre.

Los cuatro jueces del Tribujal hicieron lugar en parte a la apelación de Lula y, aunque no anularon la condena en segunda instancia por supuestos actos de corrupción en el marco de la mega causa Lava Jato, decidieron acortarla.
El fundador Partido de los Trabajadores, de 73 años, fue condenado el año pasado por un tribunal de segunda instancia a 12 años y un mes de cárcel por los delitos de corrupción pasiva y blanqueo de capitales por aceptar un tríplex de lujo en el balneario de Guarujá, en el estado de San Pablo, como pago de la constructora OAS a sus favores políticos.

Lula fue condenado en primera instancia en julio de 2017 por el juez anticorrupción Sergio Moro a 9 años y medio de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero. Esa pena fue agravada en enero de 2018 por un tribunal de segunda instancia (TRF4) a 12 años y un mes.

El ex mandatario brasileño ha combatido con todos los recursos posibles este fallo, pero no ha lograr revertirlo. Desde el 7 de abril de 2018, está encarcelado en la prisión de la Policía Federal en Curitiba.
La eventualidad de un régimen semiabierto modificaría sus perspectivas de vida y podría tener un impacto en la política de Brasil, donde la izquierda busca reorganizarse desde la victoria electoral en octubre pasado del presidente ultraderechista Jair Bolsonaro.

"Lula es inocente, merece ser absuelto, pero los votos por la reducción de su pena demuestran el nivel de persecución y de arbitrariedad al que Lula fue sometido por Moro y por el TRF4 (el tribunal de segunda instancia que confirmó su condena)", tuiteó la presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), Gleisi Hoffmann.
Durante la campaña electoral, Bolsonaro prometió que, de ser electo, Lula "se pudriría" en la cárcel. Tras asumir el poder el 1º de enero, nombró ministro de Justicia a Moro.

Pero la victoria parcial de Lula ante la Justicia con la decisión de este martes no despeja otras amenazas sobre su destino.

En febrero, recibió otra condena a doce años y once meses de cárcel por las reformas que las constructoras OAS y Odebrecht hicieron en una propiedad rural atribuida a Lula en Atibaia, San Pablo, en otro pago a sus favores políticos.

Si se confirma esa condena en una segunda instancia, algo que podría ocurrir en los próximos meses, quedarían truncadas las posibilidades de Lula de salir de la cárcel.

Las condenas a Lula se dan en el marco de la mega causa por corrupción Lava Jato, que ha llevado a prisión a una cantidad de políticos y empresarios en Brasil y causó una enorme crisis política en los úiltimos años.

Fuente: clarin.com