Jueves 19 de Mayo de 2022 - 09:01:06

Colombia: la despenalización del aborto divide aun más a una sociedad polarizada

Con cinco votos a favor y cuatro en contra, el Tribunal decidió que en adelante será legal el aborto hasta la semana 24 de embarazo.

Colombia: la despenalización del aborto divide aun más a una sociedad polarizada

La decisión de la Corte Constitucional de despenalizar el aborto durante los primeros seis meses de gestación se convirtió en una nueva muestra de la división en la que está sumida la sociedad colombiana, que puja entre el progresismo y el conservadurismo social y político.

"El aborto directo es un acto inmoral y una práctica violenta contraria a la vida", resaltó la Conferencia Episcopal, en un comunicado en el que los obispos se declararon perplejos y marcados por el dolor que les provocó la decisión del Tribunal constitucional.

"Tutelar el supuesto derecho a suprimir una vida humana inocente, pone en riesgo el fundamento mismo de nuestro orden social y del Estado de Derecho", argumentaron en su mensaje.

El lunes, la Corte discutió la ponencia de uno de sus magistrados frente a una denuncia interpuesta por el colectivo Causa Justa que pedía eliminar el delito del aborto del código penal.

Mujeres celebran en Bogotá la decisión de la Corte Constitucional de aprobar la despenalización parcial del aborto. Foto EFE

La decisión
Con cinco votos a favor (cuatro hombres y una mujer) y cuatro en contra (tres mujeres y un hombre), el Tribunal decidió que en adelante será legal el aborto hasta la semana 24 de embarazo y mantuvo las tres causales que desde 2006 permiten su interrupción.

Hasta antes de la decisión de la Corte, las colombianas solo podían abortar cuando el embarazo representaba un riesgo para sus vidas, en caso de que el feto tuviese graves malformaciones o alto riesgo de morir y cuando la concepción era el resultado de una violación.

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, a favor de la medida. Foto AFP
La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, a favor de la medida. Foto AFP

"Estamos contentas de saber que hoy estamos en un país que protege mejor los derechos de las niñas y las mujeres y que vamos a poder tener el acceso a un procedimiento en condiciones seguras", expresó Cristina Rosero, abogada del movimiento Causa Justa.

Para la jurista, la determinación salvará de la muerte cada año a unas 70 mujeres que se someten a abortos clandestinos y aliviará la situación de quienes toman la decisión de interrumpir el embarazo, al recordar que en el país están abiertos 5 mil procesos judiciales contra ellas y se han decretado 340 condenas.

Rosero recordó que en 2020 y en años anteriores la tasa promedio de embarazo de niñas entre los 10 y los 14 años fue de 4.200 casos.

Sin embargo, la jurista reconoció que "todavía hay un largo trecho para que también tengamos una despenalización social de este tema y para que las personas entiendan mejor la realidad de las mujeres, más allá de sus propios prejuicios y sus propias ideas sobre lo que el aborto significa".

El presidente
Frente al caso también se manifestó el presidente, Iván Duque, de abiertas convicciones católicas, que consideró el tema como "delicado" ante el temor personal de que "el aborto se convierta en una práctica casi anticonceptiva y que se pueda volver una práctica recurrente y regular".

"Este tipo de debates son inmensamente complejos y a mi modo de ver, más que garantizar la libertad de elegir que es el fundamento al parecer de la decisión, creo que lo que tenemos que evitar es que el aborto en Colombia se convierta en una práctica regular, usual, cotidiana y sea interpretada por muchos como un método anticonceptivo", recalcó el mandatario en declaraciones a la prensa.

La vicepresidenta y canciller, Marta Lucía Ramírez, la mujer que en el país ocupa el más alto cargo oficial, también se manifestó preocupada por la decisión de la Corte Constitucional, al advertir que se trata de un asunto de orden ético y moral y de paso reclamar el "derecho" de los seres en gestación.

Aunque la funcionaria dijo defender las causas de las mujeres no ocultó su temor ante la posibilidad de que el país se convierta "en el paraíso donde venga mucha gente a abortar" y eso "desde el punto de vista humano me parece doloroso", argumentó.

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, cuyo cargo se considera a nivel local como el segundo en importancia política después de la Presidencia, se alineó con la determinación de la Corte y de los colectivos feministas que impulsaron la demanda.

"Yo quiero agradecerle a la Corte por su decisión; quiero agradecerle a las mujeres que han luchado por décadas porque no se les imponga una decisión sobre su cuerpo y su vida, y mucho menos se le criminalice por tomar una decisión sobre su cuerpo y su vida", declaró la mandataria.

Entretanto, desde los sectores más conservadores se alentó este martes la opción de convocar a un referendo popular para revocar cualquier forma de aborto, siempre bajo la misma línea argumentativa de la defensa de la vida.

Fuente: clarin.com

El Reino Unido aplicará nuevas sanciones a Rusia y sentenció: “La invasión de Ucrania ha comenzado”

El primer ministro Boris Johnson presentará “importantes” medidas contra el Kremlin tras el ingreso de los tanques de Vladimir Putin a las regiones separatistas del país vecino

reino unido - Infobae

La invasión rusa de Ucrania ya ha comenzado, afirmó el secretario de salud británico, Sajid Javid, después de que el presidente ruso Vladimir Putin anunciara que enviaría tropas a dos de las regiones separatistas en el este del país.

Putin reconoció oficialmente las áreas orientales de Donetsk y Luhansk controladas por los rebeldes el lunes por la noche, lo que intensificó la crisis en Ucrania.

La comunidad internacional criticó la decisión y Estados Unidos sugirió que era un pretexto para una invasión a gran escala.

Mientras tanto, en el Reino Unido, Javid dijo que Occidente estaba “despertando a un día muy oscuro”.

Refiriéndose al ataque de Putin a la soberanía de su vecino, agregó que “la invasión de Ucrania ha comenzado”.

⚡Título de Infobae: El Reino Unido aplicará nuevas sanciones a Rusia y  sentenció: “La invasión de Ucrania ha comenzado”

Al igual que con los países occidentales, el Reino Unido está preparando sanciones contra Rusia por sus acciones.

Por su parte, el primer ministro británico, Boris Johnson, denunció el lunes el reconocimiento de la independencia de las regiones separatistas de Ucrania por parte de Rusia como “una violación flagrante de la soberanía” del país y anunció “importantes sanciones” contra Moscú.

“Es claramente contrario al derecho internacional. Es una violación flagrante de la soberanía y de la integridad de Ucrania, es el repudio de los acuerdos de Minsk”, declaró Johnson en una conferencia de prensa, y consideró que es un “mal presagio” para la situación en Ucrania.

Johnson ve “indicios de que las cosas evolucionan en la mala dirección en Ucrania” y precisó que se entrevistará en la noche con el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski.

Boris Johnson anuncia el fin de todas las restricciones en Gran Bretaña  incluso para los contagiados de Covid - LA NACION

Por su parte, la jefa de la diplomacia británica Liz Truss dijo que el Reino Unido activaría nuevas sanciones contra Moscú el martes, “en respuesta a su violación del derecho internacional y ataque a la soberanía y la integridad territorial de Ucrania”.

Poco después, un comunicado del despacho de Johnson dio a conocer que presentará el martes “importantes” nuevas sanciones contra Rusia.

“El primer ministro presidirá una reunión (de crisis) COBRA a las 06H30 (GMT) del martes por la mañana para discutir los últimos acontecimientos en Ucrania y coordinar la respuesta del Reino Unido, incluyendo un importante paquete de sanciones que será presentado inmediatamente”, señaló un comunicado de Downing Street.

COBRA se refiere al comité de emergencias del gabinete británico.

Rusia desplegó desde hace dos semanas decenas de miles de soldados en las fronteras de Ucrania que, según los países occidentales, están listos para invadir al vecino.

El reconocimiento de las independencias de ambos territorios separatistas en el este de Ucrania abre la vía a un despliegue militar ruso a su demanda.

Fuente: infobae.com

Biden se obstina con que Rusia invadirá a Ucrania y Moscú expulsa a diplomático de EEUU

Cuando parecía que se alejaba la posibilidad de un choque armado, en las últimas horas se agravó elenfrentamiento entre ambas potencias. El ejército ucraniano combate contra milicias y denunciaron que proyectiles alcanzaron un jardín de infantes. 

A pesar de la retirada de tropas rusas de la frontera EEUU sigue alertando

El presidente estadounidense, Joe Biden, insistió este jueves con que Rusia planea invadir a Ucrania en breve, y Moscú expulsó al número dos de la embajada de Estados Unidos, en un súbito agravamiento de las tensiones entre ambas potencias apenas días después de que parecían comenzar a disminuir.

Los comentarios y la expulsión coincidieron con un pico de tensiones en la zona del este ucraniano fronteriza con Rusia, donde el Ejército combate a milicias rusoparlantes apoyados por Moscú, justo el día en que el máximo órgano de la ONU evaluó la aplicación de los Acuerdos de Minsk de 2015 destinados a pacificar el conflicto.

En la reunión del Consejo de Seguridad, el viceministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguéi Vershinin, denunció a Ucrania de incumplir ese pacto, misma acusación que vertió el embajador ucraniano ante la ONU.

En el mismo escenario, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, insistió con que la inteligencia mostró que Moscú podría ordenar un ataque contra su vecino en los "próximos días".

El funcionario desafió al Kremlin a "anunciar este jueves sin reservas, equívocos o desviaciones que Rusia no procederá a invadir a Ucrania" y añadió: "Díganlo claramente. Díganlo claramente al mundo. Demuéstrenlo enviando sus tropas, sus tanques, sus aviones, de regreso a sus cuarteles y hangares, y enviando a sus diplomáticos a la mesa de negociaciones".

"Nuestra información indica claramente que estas tropas (rusas), las de tierra, aeronaves y embarcaciones, se están preparando para lanzar un ataque contra Ucrania en los próximos días", dijo Blinken, y agregó que no sabe cómo se darán los hechos pero "esto es lo que puede esperar el mundo ver desarrollarse".

Advirtió que Rusia planea inventar una excusa para el ataque, que podría ser un bombardeo terrorista, el hallazgo de una fosa común, un ataque de drones montado contra civiles o un ataque con armas químicas reales o falsas.

"Rusia puede describir este evento como limpieza étnica o un genocidio, burlándose de un concepto que nosotros en este recinto no tomamos a la ligera", argumentó.

Y hasta pareció sarcástico cuando prometió que "si Rusia no invade Ucrania, habrá alivio de que haya cambiado de rumbo y haya demostrado que nuestras predicciones estaban equivocadas”. “Aceptamos con gusto cualquier crítica que alguien nos dirija", afirmó Blinken, según la agencia Sputnik.

En ese mismo ámbito, Vershinin afirmó que Moscú espera que Washington estudie cuidadosamente su reacción a la respuesta de Estados Unidos sobre las garantías de seguridad, transmitida este jueves a la embajada norteameriocana en la capital rusa.

El viceministro advirtió que Moscú pretende "enviar un mensaje muy claro" sobre su interés "en la estabilidad estratégica y sobre cómo podemos mantener un diálogo serio, y no una simulación de diálogo".

Estados Unidos encabeza las acusaciones de que Rusia tiene 150.000 soldados cerca de la frontera con Ucrania y planea invadirla, mientras Moscú reclama que se presione al Gobierno ucraniano para que implemente los acuerdos de 2015, mediados por Alemania y Francia, para pacificar la zona del conflicto con las milicias rusoparlantes.

Más de 14.000 personas han muerto en combates entre el Ejército ucraniano y las milicias, que controlan dos provincias, Lugansk y Donetsk, en esa región de Ucrania conocida como Donbass, donde se habla ruso.

Las milicias se alzaron en armas en rechazo al derrocamiento del anterior Gobierno ucraniano por una ola de protestas en 2014 y su reemplazo por el actual, que es antirruso.

Las milicias de Lugansk denunciaron este jueves bombardeos y dijeron que se trató de una "provocación a gran escala", mientras que un comandante separatista, Rodion Miroshnik, dijo que sus fuerzas respondieron el fuego.

Ucrania negó la información, y dijo que fueron los separatistas los que bombardearon a sus fuerzas, y que éstas no respondieron, informó la agencia de noticias AFP.

Este jueves fue bombardeado un jardn de infantes en un rea que controlan milicias prorrusas

La comandancia general del Ejército ucraniano anunció que proyectiles alcanzaron un jardín de infantes en Stanytsia Luhanska, una ciudad controlada por los rebeldes, hirieron a dos civiles y dejaron sin luz a media localidad.

Rusia dijo esta semana que había empezado a retirar las tropas desplegadas cerca de la frontera con Ucrania que según Occidente planeaba usar para invadir a su vecino, luego de que culminaran unos ejercicios.

Moscú niega querer invadir Ucrania, pero exige a Estados Unidos garantías de que ese país no ingresará a la OTAN, que ésta dejará de darle armas al Ejército ucraniano y que retirará sus fuerzas de países de Europa del Este que englobó en años recientes.

Rusia considera esto una amenaza a su seguridad, pero Estados Unidos y la OTAN han rechazado siquiera hablar del tema.

Esta semana, el presidente ruso, Vladimir Putin, lamentó que Estados Unidos y la alianza atlántica hayan rechazado esas exigencias, aunque se dijo listo para discutir cuestiones que la alianza sí acepta debatir, como limitaciones al despliegue de misiles y las maniobras militares en Europa del Este, sin renunciar a las principales preocupaciones de Moscú.

Estos comentarios, más el anuncio de repliegue militar ruso, habían generado esperanzas de distensión.

Pero la sensación duró poco.

El miércoles, Estados Unidos y la OTAN dijeron que no veían señales de una retirada.

En la Casa Blanca, Biden dijo que Rusia podría invadir Ucrania "en los próximos días".

Casi al mismo tiempo, el Departamento de Estado confirmaba informaciones de la agencia de noticias rusa Ria Novosti acerca de que Moscú había expulsado "al número dos" de la embajada de Estados Unidos, Bart Gorman, de manera "infundada".

Rusia no hizo comentarios, y no quedó claro el motivo.

Biden sigue con la idea de que Rusia quiere invadir a su vecino pas pero sin evidencia

Biden agregó que su país tenía "razones para creer" que Rusia tramaba simular una acción militar ucraniana para "tener una excusa" e invadir el país.

El Kremlin dice desde hace tiempo que Ucrania, alentada por la OTAN, podría querer lanzar un ataque para retomar las dos provincias del este controladas por los rebeldes.

Occidente, en cambio, dice temer que un agravamiento de la situación en Donbass sea usada por Rusia como pretexto para cruzar la frontera, lo que pareció insinuar Biden.

Los bombardeos en Donbass son "realmente preocupantes", dijo el secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, a periodistas.

"Hemos dicho ya que los rusos podrían hacer algo como esto para justificar un conflicto militar", agregó.

En Moscú, en cambio, el canciller ruso, Serguei Lavrov, dijo que de todo lo acordado con Rusia, Occidente solo aplica el principio de que Ucrania es libre de aliarse con quien quiere, "pero se aleja del resto de los compromisos".

"Semejante actitud deshonesta se observa en su enfoque hacia los Acuerdos de Minsk", agregó.

El primer ministro británico, Boris Johnson, sin mostrar pruebas, dijo que el bombardeo del jardín de infantes de había sido algo armado por los separatistas para "desacreditar" a Ucrania y crearle una excusa a Rusia para intervenir.

Sin embargo, el presidente, Volodimir Zelenski, tuiteó que el "bombardeo de un jardín de infantes era una gran provocación", pero no dijo nada de una puesta en escena.

Los Acuerdos de Minsk lograron poner fin a los combates a gran escala, pero los esfuerzos para alcanzar un entendimiento político definitivo están estancados y las escaramuzas son cotidianas.

En virtud de los acuerdos, Rusia reconoció que las dos provincias controladas por los rebeldes son de Ucrania. Moscú ha rechazado sus pedidos de incorporarse a Rusia.

Ucrania, por su parte, se comprometió a darle autonomía a las provincias y a amnistiar a los separatistas, pero no lo ha cumplido pese a exhortaciones, sobre todo de Francia.

Ucrania dice que Rusia arma a los separatistas. Moscú lo niega, aunque respalda sus afirmaciones de que se sienten amenazados por el Gobierno ucraniano.

Biden conversará sobre la crisis en Ucrania con los líderes aliados

Biden, conversará este viernes con los líderes de los principales países y organismos internacionales aliados acerca de la crisis entre Ucrania y Rusia, informó el gobierno de Canadá.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, “participará mañana de una reunión convocada por el presidente de Estados Unidos” para “discutir sobre Ucrania”, reveló esta noche la oficina del funcionario en un breve comunicado.

Del encuentro participarán “los líderes de Francia, Alemania, Italia, Polonia, Rumania, el Reino Unido, la Unión Europea y la OTAN”, detalló la nota de un párrafo, incluida en la agenda oficial de Trudeau publicada en el sitio web de su oficina.

El texto no aclaró el formato de la reunión, presumiblemente por videoconferencia.

Hasta poco antes de las 23 en la Argentina, el encuentro no había sido confirmado por la Casa Blanca.

Biden insistió hoy en que Rusia planea invadir a Ucrania y advirtió que el ataque podría ocurrir “en los próximos días”.

En declaraciones en la Casa Blanca, el mandatario reiteró que Estados Unidos no había visto señales del retiro de tropas de la frontera de Ucrania anunciado por Rusia.

Agregó que su país tiene “razones para creer” que Rusia trama simular una acción militar de Ucrania para “tener una excusa” e invadir ese país.

“Todos los indicios que tenemos es que están preparados para entrar en Ucrania, atacar a Ucrania”, agregó ante periodistas, según la agencia AFP.

Fuente: telam.com.ar

Canadá: tras tres semanas, la Policía levantó el bloqueo de camiones en Ottawa

El denominado "Convoy de la libertad", creado para protestar contra las medidas contra el Covid-19, llegó a su fin este domingo. Las jornadas previas hubo protestas y choques entre manifestantes y las fuerzas.

Canadá: tras tres semanas, la Policía levantó el bloqueo de camiones en Ottawa

La policía remolcaba este domingo los últimos grandes camiones que permanecían en la capital de Canadá, Ottawa, en calma por primera vez en tres semanas, luego de que este sábado intervinieran en la mayor ofensiva para poner fin a una larga protesta contra las regulaciones sanitarias por el coronavirus, que congregó a miles y puso en jaque el comercio fronterizo con EEUU.

Durante dos días consecutivos, las tranquilas calles ahora nevadas, que se disponían a limpiar los trabajadores en el centro de Ottawa, fueron escenario de enfrentamientos entre la policía y los manifestantes liderados por camioneros, que fueron desalojados ayer por completo de las afueras del Parlamento, epicentro de la protesta.
Los últimos manifestantes se quedaron hasta la noche del sábado, entonando himnos de protesta de la década de los 80 y lanzando fuegos artificiales frente a una valla de seguridad de cuatro metros de altura que cubría el Congreso, hasta que una fuerte helada cayó en la ciudad.

Esta mañana, la policía vigilaba varios puntos de control que restringían el acceso a unas 200 hectáreas del centro de Ottawa, mientras un fuerte despliegue de fuerzas de seguridad ocupaba el terreno ganado a los camioneros, según la agencia de noticias AFP.

La policía de Ottawa autorizó la circulación en ese perímetro céntrico de la capital solo para residentes y trabajadores locales.

A media mañana había 191 personas detenidas por violar la disposición y 57 vehículos remolcados fuera de la ciudad, paralizada desde el 29 de enero último por cientos de camiones, camionetas y otros vehículos que se estacionaron allí en rechazo a las medidas sanitarias.

Si bien las disposiciones sanitarias se suavizaron a medida que el número de casos comenzó a descender, los manifestantes prometieron presionar para que se eliminen por completo.

Mientras tanto, el gobierno del primer ministro Justin Trudeau enfrenta una demanda de una asociación de defensa de las libertades civiles y críticas de sus adversarios por la decisión de invocar poderes de emergencia.

El "convoy de la libertad", que inspiró protestas similares en otros países, se inició en enero pasado con una manifestación de camioneros contra el requisito de vacunarse para cruzar la frontera con Estados Unidos, pero sus demandas se extendieron luego al rechazo de todas las medidas sanitarias por la pandemia.

El 7 de este mes, tras una semana de bloqueos de cientos de camioneros en las calles, las autoridades de Ottawa, epicentro de las protestas, declararon el estado de emergencia.

Al día siguiente, los manifestantes bloquearon los pasos fronterizos con Estados Unidos, en especial el puente Ambassador, una ruta comercial clave entre los dos países.

El viernes 11, las autoridades declararon el estado de emergencia en Ontario, la provincia donde se encuentra Ottawa, pero la movilización no remitió.

El lunes pasado, ante la parálisis, Trudeau invocó la Ley de Medidas de Emergencia para poner fin a las manifestaciones y bloqueos, y el congelamiento de las cuentas bancarias de algunos manifestantes.

Un día después, el jefe de Policía de Ottawa, Peter Sloly, renunció ante fuertes críticas por su gestión, y el viernes cientos de policías fueron desplegados en las calles de la capital para desalojar a los manifestantes.

Este sábado, en la mayor ofensiva para acabar con la protesta, la policía retomó el control de parte del centro de Ottawa con bastones y "sustancias irritantes", rompiendo ventanas de los camiones, decomisando armas y arrestando a docenas de manifestantes recalcitrantes.

Los camioneros se ganaron el apoyo del multimillonario estadounidense Elon Musk, varios legisladores republicanos, así como del expresidente Donald Trump e incluso del exmandatario iraní Mahmud Ahmadineyad.

Sin embargo, las encuestas mostraron que los canadienses, que llegaron a simpatizar en buena medida con el movimiento liderado por camioneros, ahora lo rechazan.

Fuente: ambito.com

Ucrania convirtió el "Día D" de la invasión rusa en una fiesta de unidad nacional

Los ucranianos izaron la bandera nacional azul y amarilla en distintos pueblos y ciudades del país. Moscú anunció el retiro de más tropas en la frontera, aunque tanto Washington como la OTAN se mantienen escépticos.

 (Fuente: EFE)

Ucrania celebró este miércoles su "Día de la Unidad" frente a la amenaza de invasión rusa, en un momento en que la retirada parcial de las tropas de Moscú de la frontera alimenta la esperanza de una resolución pacífica de esta crisis. Estados Unidos había marcado en rojo el 16 de febrero, pero los ucranianos mantuvieron la calma en medio de la tormenta informativa sobre una escalada que no termina de llegar. De todas formas el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, reiteró que su país resistirá ante cualquier eventual invasión. Por su parte, Rusia anunció que retirará más tropas de la frontera con Ucrania, aunque tanto la OTAN como Washington insistieron en que no ven señales de esa reducción.
Una fiesta nacional
Zelenski, actor de profesión hasta que llegó al poder en 2019, echó mano de su ingenio para espantar el fantasma de la guerra y borrar cualquier sombra de pánico de las cabezas de sus conciudadanos. "Dicen que el 16 es el día de la invasión, pues lo convertiremos en el día de la unidad", dijo al instaurar la fiesta nacional por decreto hace apenas dos días.

Frente a la tricolor rusa, los ucranianos izaron en pueblos y ciudades, desde la frontera con Polonia al mar Negro, la bandera nacional azul y amarilla. En el Olímpico de Kiev, varios cientos de personas dieron la vuelta al estadio con una enseña nacional de 200 metros de largo al grito de: "¡Gloria a Ucrania! ¡Gloria a sus héroes!".

La plaza del Maidán, escenario en 2004 y 2014 de dos revoluciones democráticas, fue el corazón de la jornada. "Queremos mostrar que no tenemos miedo", comentó Ígor Smelianski, director general de Correos en Ucrania, cuya sede se encuentra en la misma plaza. Smelianski se mostró convencido de que "cuanto más unidos estén los ucranianos, más difícil será para aquellos que quieren atacar".

Zelenski abrió la jornada con buenos deseos, pero poco después tomó un avión para presidir las maniobras militares "Zametil-2022" que Ucrania lanzó la semana pasada en todo el territorio nacional. Los militares le mostraron el armamento moderno suministrado por Occidente como los misiles antitanques Javelin, los cohetes tierra-aire Stinger o los drones de asalto turcos Bayraktar. Y es que, pese a las noticias de Moscú de que parte de las unidades militares involucradas en maniobras cerca de la frontera ucraniana regresan a sus cuarteles, Zelenski no termina de creerlo.

Los aliados occidentales, a la espera
Los países occidentales se mantienen prudentes frente al anuncio ruso de retirada. El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, indicó que de confirmarse ese escenario, sin que haya dudas, sería "una muestra de distensión". El jueves, los líderes de la Unión Europea (UE) se reunirán en Bruselas para tratar la situación en la frontera ucraniana.

El canciller alemán, Olaf Scholz, y el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, le exigieron el miércoles a Rusia que adopte "medidas reales de desescalada" para evitar el conflicto con Ucrania, y amenazaron a Moscú con sanciones. En una conversación telefónica, el presidente estadounidense y el canciller alemán coincidieron en que "Rusia debe tomar medidas reales de desescalada" y que "en caso de una nueva agresión militar contra la integridad territorial y la soberanía de Ucrania, Rusia debe esperar consecuencias extremadamente graves", escribió la cancillería alemana en un comunicado.

El primer ministro británico, Boris Johnson, y el secretario general de la ONU, António Guterres, se mostraron de acuerdo en que una invasión rusa de Ucrania tendría consecuencias "catastróficas" y de "largo alcance", en una conversación que mantuvieron este miércoles. En una reunión programada para abordar la escalada militar en el este de Europa, Johnson y Guterres subrayaron la "responsabilidad de los Estados de cumplir sus obligaciones bajo la Carta de las Naciones Unidas", informó un vocero de Downing Street.

Estados Unidos sigue hablando de la "amenaza rusa"
Biden indicó el martes por la noche que la retirada rusa "sería positiva" pero todavía debe ser verificada. Sin embargo, el mandatario demócrata le tendió la mano a Moscú declarándose abierto a la diplomacia, un anuncio aplaudido por el vocero del Kremlin, Dmitri Peskov. "Que el presidente de Estados Unidos también haya expresado su disposición a unas negociaciones serias es algo positivo", planteó.

Sin embargo, más tarde el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, aseguró que "la amenaza de Rusia está ahí, es real". Entrevistado por el canal ABC, Blinken advirtió: "Lo que estamos viendo no es un retiro significativo. Por el contrario, seguimos viendo fuerzas, en particular fuerzas que serían la avanzada de una posible nueva agresión contra Ucrania, que siguen estando en la frontera".
Varias decenas de paracaidistas estadounidenses llegaron este miércoles al aeropuerto de Rzeszow, en Polonia, como parte de un despliegue destinado a reforzar a la OTAN en esta parte de Europa oriental, debido a las tensiones con Rusia. Contando estos refuerzos, Estados Unidos dispondrá de unos diez mil militares en Polonia, país miembro de la UE y de la OTAN.

Rusia finaliza ejercicios militares
El ministerio de Defensa de Rusia anunció que las unidades que concluyeron los ejercicios militares en la península ucraniana de Crimea, anexionada en 2014, regresan a sus cuarteles permanentes. Según la nota de prensa, difundida por las agencias rusas, un tren con armamento pesado ya cruzó el puente que une Crimea con Rusia continental.
Consultado sobre las predicciones de medios occidentales acerca de que Rusia iba a atacar a Ucrania en la madrugada del miércoles, el vocero de la presidencia rusa, Dmitri Peskov, respondió: "Honestamente, el carácter de cómo se desarrolla esta histeria occidental muestra que, seguramente, falta mucho para su culminación. La remisión no se produce de inmediato; tendremos que armarnos de paciencia".

La vocera del ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, fue aún más incisiva que su colega del Kremlin y optó por la burla. "Les pido a los medios de desinformación de Estados Unidos y el Reino Unido, como Bloomberg, The New York Times, The Sun y otros, que publiquen el calendario de nuestras invasiones para el año próximo para que pueda planificar mis vacaciones", escribió la diplomática en su canal de Telegram.

Fuente: pagina12.com.ar