Lunes 22 de Abril de 2019 - 20:02:40

¿A quién considerás el mejor deportista argentino de la historia?
  • Votos: (0%)
  • Votos: (0%)
  • Votos: (0%)
  • Votos: (0%)
  • Votos: (0%)
Votos Totales:
Primer Voto:
Ultimo Voto:

Donald Trump - Kim Jong un: la cumbre de la incertidumbre

La cumbre entre los líderes de Corea del Norte y Estados Unidos terminó abruptamente y no llegó más lejos que la anterior en Singapur, la cual fue una mera declaración de buenas intensiones. “Hay un brecha”, dijo sin mucho detalle Donald Trump al finalizar el encuentro con Kim.

En 1953, Eisenhower llegó a la presidencia de EE.UU con la promesa de resolver la guerra de Corea, empantanada en dos años lucha y negociaciones fútiles mientras bombardeaban con armas convencionales las colinas convertidas en hormiguero humano, casi inmunes gracias a los túneles de los revolucionarios de Kim Il Sung. El norteamericano envió un mensaje secreto -esos donde los políticos se dicen la pura verdad- advirtiéndole a chinos y norcoreanos que, si no retomaban el diálogo, usarían su arsenal nuclear.

Kim Il Sung entendió ese mensaje y volvió a la mesa de negociación para firmar el alto al fuego sin tratado de paz que perdura hasta hoy, dejando a los dos países técnicamente en guerra. Pero como buen estratega, se puso manos a la obra consciente de que la amenaza norteamericana estaría latente por décadas. Tres abnegadas generaciones de la dinastía Kim enfocaron sus esfuerzos económicos en lograr lo único que podría garantizarles un escudo defensivo eficaz: la bomba atómica que -curiosamente- es la mejor garantía de que no haya guerra entre dos enemigos que, si destruyeran al otro, automáticamente se autodestruirían.

Al primer Kim lo convencieron de que la amenaza venía en serio, mientras que el último Kim parece haber persuadido a Trump de que alcanzó su objetivo nuclear, siendo acaso capaz de llegar hasta California. Y en medio de todo esto, una carambola histórica hizo caer a la derechista presidenta Park en Corea del Sur, ocupando ahora su lugar el centroizquierdista Moon, quien ante la escalada verbal entre Kim y Trump, declaró que sería mejor idea que las dos Coreas organizaran un mundial de fútbol. El presidente de EE.UU. vio allí una oportunidad política de tipo personal: ponerse el traje de estadista internacional y acaso soñar con un insólito premio Nobel de la Paz.

Estados Unidos arrojó 635.000 toneladas de bombas en la península coreana y otras 32.500 de napalm, arrasando cada pueblo y ciudad de Corea del Norte hasta generar unos dos millones de muertos. Por eso, cuando Trump prometía días de “furia y fuego”, en Corea del Norte se lo tomaban en serio. Y cuando al caer la Unión Soviética la población comenzó a pasar hambre -en un contexto de bloqueo comercial- todo siguió en esa misma línea intervencionista que quizá haya solidificado un sentimiento antinorteamericano en la población, algo que a Kim III -educado en Suiza y fanático de la NBA- siempre le ha venido bien para apelar al nacionalismo.

La histórica segunda cumbre entre la Corea y la América del Norte transcurrió entre las afrancesadas paredes del legendario Hotel Métropole de Hanói, donde Graham Greene escribió su novela El americano impasible -ambientada en la guerra de Vietnam- de la cual una frase extraída resume el ambiente del comienzo de esta reunión: “Las heridas se habían helado hasta la placidez”.

Trump, como siempre, ofició de anfitrión en casa ajena: condujo la situación con seguridad e inusual cuidado de agradar siempre a un presidente bajito de traje Mao, mofletudo y algo timidón que miraba todo como asombrado, pero que a la hora de la verdad ha sabido hacerse respetar.

En un brevísimo receso de las reuniones bilaterales para unas fotos, un periodista le preguntó a Kim si pensaban tocar el tema de los derechos humanos, pero un oportuno Trump no le dio tiempo a contestar: “Hablaremos de todos los temas”.

En esa misma ocasión, el norteamericano pareció testear al interlocutor corriendo un poco los límites: un periodista le preguntó a Kim sobre la posibilidad de abrir una oficina de EE.UU en Pyongyang, quien no quiso responder y propuso a Trump retirar a los medios de la sala. Pero el norteamericano dobló la apuesta diciendo que la parecía una buena pregunta y gustaría de escuchar la respuesta. Kim cedió afirmando que sería algo “bienvenido” y agregó que lo mejor era discutir estas cosas en privado.

Pero en privado las negociaciones no avanzaron nada, a tal punto que a media tarde el programa preanunciado de la cumbre se canceló -incluyendo el almuerzo y la firma de un documento- y cada presidente partió inesperadamente hacia su hotel, donde Trump dio una conferencia de prensa. Allí subrayó por décima vez en dos días que Corea del Norte “tiene un gran potencial” -quiere seducir a Kim con riquezas- pero que esta vez no se decidieron por ninguna opción para avanzar en un acuerdo: “llevará tiempo”. Concedió a regañadientes que el problema mayor fue el levantamiento de todas las sanciones: “no pudimos… quisiera hacer esto bien, antes que rápido”.

Trump intentó disimular el fracaso de la cumbre, que no llegó más lejos que la anterior en Singapur, la cual fue una mera declaración de buenas intensiones. “Hay un brecha”, dijo sin mucho detalle. Y por lo visto es grande, con expectativas de cada lado aún muy lejanas entre sí. Sus escalones son cuatro: reestablecer relaciones diplomáticas, firmar un tratado formal de paz, desnuclearizar -¿el norte y el sur?- y repatriar a 5000 soldados norteamericanos desaparecidos en acción.

Desnuclearizar el sur de la península sería tan fácil como que EE.UU envíe sus bombas a casa, algo en verdad simbólico porque se las puede arrojar desde cualquier portaviones. En cambio el proceso completo en el norte podría llevar años, incluyendo las armas biológicas que podrían hacer casi tanto daño como una nuclear, lo cual sometería a Corea del Norte a una minuciosa y humillante inspección permanente.

Si los dos presidentes se reunieron en Singapur y Vietnam, fue porque así como Kim I se tomó en serio la amenaza de Eisenhower, Trump creyó el mensaje de Kim III cuando comenzó sus pruebas nucleares. El norteamericano dijo que con su par norcoreano “nos hemos enamorado”. Pero cuando hablan a solas parece primar aun la desconfianza: el compromiso no llega. La bomba atómica es como un seguro de vida para Kim Jong Un y no la va a entregar hasta no estar absolutamente seguro de que no lo están engañando. Están en juego su régimen, su propia vida y la continuación de un linaje con simbología comunista que ha sido la piedra angular de un conveniente equilibrio geopolítico en una zona donde China no quisiera tener a las tropas norteamericanas en su patio trasero -sería el resultado de la reunificación-, EE.UU, Rusia y los chinos temían un rearme de Japón -que reclamó su derecho ante los misiles de Kim-, Corea del Norte necesitaba un enemigo externo creíble para justificar la falta de libertad, y a la Corea del Sur hipercapitalista pobre en derechos sociales le era útil un fantasma rojo que justificara toda clase de abusos laborales en favor de las corporaciones industriales.

Todo eso comenzó a cambiar cuando el vilipendiado pero hábil estratega Kim -objeto de un mega bullying global-, comenzó a tirar misiles al mar mientras un cambio político inesperado sucedía en Corea del Sur. Pero el final de todo esto continúa abierto hasta la próxima función. Hasta ahora, al menos en los papeles, todo sigue más o menos como lo dejaron Eisenhower y Kim III el 27 de julio de 1953. Corea, esa moneda con dos caras extremadamente opuestas congelada en la Guerra Fría, sigue girando en el aire sin terminar nunca de caer.

Sismo de 7,7 en Macas, en el sur de Ecuador

El fenómeno se dio en la madrugada de este viernes, en el sur del país. El epicentro tuvo lugar en Macas, provincia de Morona Santiago.

Sismo de 7,7 en Macas, en el sur de Ecuador

Dos sismos, uno de 7,5 y otro de 6 grados de magnitud, se registraron la madrugada de este viernes en la provincia de Morona Santiago, en la Amazonía de Ecuador. Por el momento no reportaron víctimas o daños materiales.

El sismo de 7,5 ocurrió a las 05:17 hora local a una profundidad de 107,27 kilómetros y a 122,85 kilómetros de la ciudad de Macas, en el oeste de Ecuador.

Ese movimiento se produjo a una latitud de 2.51 grados y a una longitud de 77 grados.

Nicolás Maduro afirmó que llegarán a Venezuela 300 toneladas de ayuda humanitaria desde Rusia

El Kremlin tiene cada vez mayor presencia en el país latinoamericano. El líder chavista además calificó de "show" y "trampa caza bobos" las donaciones realizadas por Estados Unidos y otros países a pedido de Juan Guaidó

Resultado de imagen para Nicolás Maduro afirmó que llegarán a Venezuela 300 toneladas de ayuda humanitaria desde Rusia

La influencia de Vladimir Putin sobre Venezuela es cada vez más evidente. Esta vez fue el propio Nicolás Maduro quien lo confirmó al anunciar que el próximo miércoles llegará desde Rusia un avión cargado de 300 toneladas de ayuda humanitaria y reiteró su rechazo a los cargamentos de alimentos y medicinas que la oposición intenta ingresar al país.

"El miércoles llegan 300 toneladas de ayuda y asistencia humanitaria de Rusia", dijo Maduro en un acto transmitido por televisión.

El mandatario calificó de "show" y "trampa caza bobos" la ayuda humanitaria donada por Estados Unidos y otros países a solicitud del jefe del Congreso, Juan Guaidó; y subrayó que el cargamento ruso entrará "legalmente" a Venezuela y fue pagado por su gobierno.
"Eso sí, la hemos pagado con dignidad, de Rusia, de China, de Turquía, del mundo entero, con la ONU. Con todos los organismos de la ONU tenemos asistencia técnica", afirmó.

Maduro adelantó que aceptó el ofrecimiento de ayuda "a través de la ONU" de otros países para el envío de fármacos o materia prima para la producción de medicamentos, que se anunciará en "los próximos días".

Donald Trump y Nicolás Maduro

La respuesta de Maduro a Donald Trump

"La FANB (Fuerza Armada Nacional Bolivariana) está autorizada a responderle con toda la moral a Donald Trump, el jefe del imperio. Le vamos a responder con moral, le vamos a responder con la verdad. Con unión", dijo Maduro.

El mandatario venezolano aseguró que Trump se dirigió ante la comunidad venezolana "casi con un discurso al estilo nazi para prohibir las ideologías" y lo acusó de querer imponer "un pensamiento único de los supremacistas blancos de la Casa Blanca".

Según Maduro, Trump quiere esclavizar a Venezuela y pidió actuar como un boxeador, "con una mano" defender "a la patria de los golpes, de los ataques" y con la otra "surcar la tierra, sembrar, construir, gobernar".

El presidente estadounidense tuvo un encuentro con la comunidad venezolana en Miami y afirmó que se acerca el día en que todo el continente americano será "libre por primera vez en la historia" con la derrota de las "tiranías" de Venezuela, Cuba y Nicaragua.

Un alto militar venezolano se declaró en desobediencia y reconoce como presidente a Juan Guaidó

El coronel Pedro Chirinos Dorante, asesor militar adjunto a la misión permanente de Venezuela en Naciones Unidas, lo anunció en un video difundido en redes sociales.

Un alto oficial de la Fuerza Armada de Venezuela se declaró en desobediencia contra el presidente Nicolás Maduro el martes en la noche, alentando las versiones sobre el malestar entre los militares. En las próximas horas, el ejército jugará un papel crucial en la pugna entre el gobierno y la oposición por la entrada de la ayuda humanitaria al país.

El coronel Pedro Chirinos Dorante, quien se identificó como asesor militar adjunto a la misión permanente de Venezuela en Naciones Unidas, anunció en un video difundido en redes sociales que se declaraba en "desobediencia" contra el gobierno de Maduro.

Vestido con un traje militar verde oliva y una boina negra, entre dos banderas (de Venezuela y la ONU) y con un cuadro del libertador Simón Bolívar de fondo, Chirinos Dorante ofreció su subordinación al "gobierno de transición" del jefe de la Asamblea Nacional y líder opositor, Juan Guaidó, que se declaró presidente encargado del país sudamericano a finales de enero.

Hasta el momento, las autoridades no ofrecieron comentarios sobre el caso.

Chirinos Dorante es el cuarto alto mando, sin manejo de tropa, que se rebela contra Maduro en menos de un mes.

El ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino (centro) ratificó ayer el apoyo de la Fuerza Armada a Nicolás Maduro (AFP).

A finales de enero, el agregado militar de la embajada de Venezuela en Washington, el coronel de la Guardia Nacional José Luis Silva, anunció que desconocía a Maduro. A este pronunciamiento le siguieron este mes el del general de la Aviación Francisco Esteban Yánez Rodríguez, que trabajaba en la Dirección de Planificación Estratégica de la Comandancia de la Aviación, y el del coronel activo Rubén Paz Jiménez.

Las declaraciones Chirinos Dorante se produjeron unas horas después del comunicado del ministro de Defensa, el general en jefe Vladimir Padrino López, que ratificó el respaldo de la fuerza armada a Maduro y descartó que los uniformados vayan a ceder a las presiones internacionales.

Nicolas Maduro en la noche del martes durante la ceremonia de graduación de los doctores de medicina en Caracas (AFP).

Desde que arrancó la crisis en enero, el alto mando ha ofrecido varias declaraciones de apoyo a Maduro. En las últimas semanas, el presidente incrementó sus apariciones en actos del ejército, que se ha convertido en el principal soporte de su gobierno en medio de un creciente descontento popular.

A pesar del apoyo del alto mando, persiste la incertidumbre sobre si esa postura es respaldada por los oficiales de rango medio y bajo, quienes se han visto muy golpeados por la crisis económica que sacude el país. Los analistas sostienen que el descontento en los cuarteles se refleja en las miles de deserciones y las detenciones de varias decenas de oficiales que se han dado en los últimos meses.

La ayuda humanitaria que está en la frontera de Colombia con Venezuela (AP).

La declaración de Padrino López respondía al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que a inicios de semana instó a los militares venezolanos a subordinarse a Guaidó y advirtió que si siguen respaldando a Maduro "no encontrarán puerto seguro, ni una salida fácil, ni forma de escapar. Lo perderán todo".

"Van a tener que pasar por sobre nuestros cadáveres", dijo el ministro, acompañado del alto mando militar, añadiendo que no aceptarán la imposición de un gobierno "títere".
En medio de un contexto de creciente tensiones, Guaidó difundió el lunes en su cuenta de Twitter varios mensajes dirigidos a algunos jefes militares regionales, que incluyeron fotografías de los oficiales, en los que los exhortó a que permitan el ingreso al país de la ayuda humanitaria internacional. La oposición espera iniciar este proceso el 23 de febrero pese a que Maduro descartó la entrada.

Juan Guaidó este martes en la Asamblea Nacional de Caracas (AFP).

Desde que Guaidó asumió en enero la jefatura de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, ha hecho varias exhortaciones a los militares para que desconozcan a Maduro y les ofreció un proyecto de ley amnistía a cambio de que restablezcan la Constitución, pero hasta el momento no se han dado reacciones contundentes.

Los militares enfrentarán esta semana una prueba de fuego cuando decidan si permiten o no el paso de la ayuda humanitaria internacional promovida por la oposición con apoyo de Estados Unidos, Colombia, Brasil y otros países.

Caracas acordó el martes el cierre de las fronteras marítima y aérea con las islas de Aruba, Curazao y Bonaire, que están frente a las costas venezolanas. En Curazao está uno de los cuatro centros de acopio de ayuda. Los otros tres están en la ciudad colombiana de Cúcuta, en el estado brasileño de Roraima y en Miami, Florida.


Fuente: Clarin.com

Diez minutos de vuelo suborbital por 200.000 dólares: Rusia desarrolla un yate espacial para turistas

La aeronave despegará al espacio a una velocidad máxima de 3.500 kilómetros por hora y que alcance una altura de 120-140 kilómetros.

Diez minutos de vuelo suborbital por 200.000 dólares: Rusia desarrolla un yate espacial para turistas

Varias compañías rusas están colaborando en el desarrollo de un yate espacial para vuelos de turistas, informa RIA Novosti citando a Alexánder Begak, director general de la compañía Tecnologías Aeoroespaciales, en una conferencia de inversionistas en Sochi.

El desarrollo del yate espacial Selena, una aeronave suborbital que volaría de modo automático, empezó hace dos años pero se ha anunciado solo ahora. El costo del vuelo en órbita oscilará entre 200 y 300.000 dólares.

La idea es que el dispositivo despegue como una aeronave ordinaria desde aeropuertos regulares y aterrice en modo no tripulado. Sin embargo, el aparato también podrá ser operado por un piloto a bordo para mayor seguridad. Sobre todo para la comodidad psicológica de los pasajeros.
Se supone que la aeronave despegará al espacio a una velocidad máxima de 3.500 kilómetros por hora y que alcance una altura de 120-140 kilómetros. Terminado el programa de vuelo, el avión empezará a descender a la atmósfera a una velocidad de 0,85 Mach.

"Tenemos la oportunidad de aterrizar este aparato en cualquier aeródromo, como un avión (...) Ahora estamos calculando el tiempo óptimo de permanencia en el espacio y una trayectoria confortable para el vuelo", señaló Begak.

La compañía planea construir tres aeronaves con capacidad para seis pasajeros y un piloto cada una. "En el interior habrá un piloto especializado, pero él no controlará la nave. Esto se debe al hecho de que los pasajeros se sentirán cómodos sabiendo que hay un piloto a bordo, y después de ingresar a la atmósfera se les felicitará", explicó una fuente citada por la agencia.

A día de hoy la compañía estadounidense Virgin Galactic también se está preparando para los vuelos turísticos suborbitales, y se espera que el primer vuelo suborbital turístico se lleve a cabo este año.