Miércoles 21 de Agosto de 2019 - 21:57:37

Angela Merkel tembló por tercera vez

Merkel salió a aclarar que se encuentra bien, aunque eso no evitó que se desataran especulaciones en todo el mundo sobre su salud.

La canciller alemana tuvo otro episodio de espasmos mientras sonaba el himno alemán.

Por tercera vez en menos de un mes, la canciller alemana Angela Merkel tembló en un acto público y se encendieron nuevamente las alertas sobre su salud. Las especulaciones se extienden más allá del primer episodio, que la canciller atribuyó a un supuesto problema de deshidratación. Los interrogantes son cada vez mayores.

En las imágenes difundidas por las cadenas alemanas se puede ver como la canciller, que el próximo 17 de julio cumplirá 65 años, sufre un episodio de espasmos mientras suena el himno alemán durante la recepción con honores militares del primer ministro finlandés, Antti Rinne. Como en otras oportunidades, Merkel salió rápidamente a aclarar que “se encuentra bien” y que “no hay que preocuparse”, aunque eso no evitó que se desataran especulaciones en todo el mundo sobre su salud.

Esta mañana, cuando la canciller estaba de pie al lado de Rinne en la Cancillería, y mientras sonaban los himnos oficiales de ambos países, tuvo que cerrar nuevamente los puños para controlar los espasmos en todo su cuerpo. Sus brazos, su torso y sus piernas se sacudieron, hasta que pudo volver a caminar tras la ceremonia.

Sus temblores fueron menos intensos que la primera vez en que se hicieron públicos, cuando estaba en presencia del presidente ucraniano Volodimir Zelensky. En aquel momento lo atribuyó a una deshidratación relacionada con el intenso calor que hacía en Berlín.

Aquel episodio tuvo lugar cuando la canciller asistía junto al presidente ucraniano a un desfile militar en la entrada de la Cancillería, donde la temperatura rozaba los 30 grados centígrados. Al sonar el himno alemán, Merkel se apretó las manos y poco después su cuerpo empezó a temblar. Con los brazos levemente tendidos hacia adelante, intentó atenuar los temblores durante al menos medio minuto. Después del himno, la canciller pareció mejorar y pudo recorrer rápidamente la alfombra roja junto a Zelenski hacia el interior del edificio.

Además del anteriormente citado, el último temblor lo había sufrido el pasado 28 de junio durante un acto celebrado en el palacio de Bellevue, en Berlín.

Hoy las temperaturas en Berlín, templadas para la época estival, descartaban un incidente vinculado al calor. "Estoy muy bien. No hay de qué preocuparse", aseguró luego en conferencia de prensa Merkel, quien aclaró no obstante que todavía se estaba recuperando psicológicamente del primer episodio en la cancillería.

"Hay avances y debo vivir con ello durante un tiempo", añadió sin dar mucha más información. También los portavoces del Gobierno afirmaron que la canciller se encuentra bien y capacitada para cumplir con sus obligaciones, sin brindar más detalles al respecto.

Consultada sobre la situación, la portavoz adjunta del gobierno alemán Ulrike Demmer respondió hoy en rueda de prensa a las preguntas insistentes de la prensa que la canciller “se encuentra bien” y que tras los honores militares se entrevistó con Rinne “según lo planeado”.

Agregó que la canciller ha cumplido en las últimas tres semanas perfectamente con toda su agenda y agregó que todas las ruedas de prensa que ha brindado Merkel en estos días “son una prueba de que el gobierno está trabajando magníficamente, de manera constructiva y con mucho empeño”. La versión oficial insiste en que los nuevos temblores se deben a un proceso de recuperación iniciado tras el primer ataque.

A la pregunta de si además de los tres episodios de temblores en público, Merkel ha sufrido más espasmos que no han trascendido, Demmer señaló al respecto que ya ha dicho todo lo que se puede decir.

Cabe recordar que más allá de los tres episodios ocurridos durante este año, la canciller alemana registra otros episodios previos que podrían estar conectados. En 2014, Merkel sufrió un mareo que la obligó a interrumpir una entrevista con la cadena de televisión ZDF. Luego de ingerir alimentos, pudo continuar con la nota sin inconvenientes.

En 2015, se cayó al piso en un entreacto de la ópera "Tristán e Isolda" que inaugurara el Festival Richard Wagner de Bayreuth (Baviera). Por último, en junio de 2017 y durante una visita a México DF, Merkel sufrió unos temblores muy similares a los consignados este año, en la recepción que ofrecía el entonces presidente Enrique Peña Nieto. En ese momento también se dijo que la causa de esos movimientos fue una leve deshidratación.

Lo cierto es que a la canciller no se le conoce ninguna enfermedad grave al día de la fecha. Aficionada al senderismo, cumplirá 65 años dentro de una semana. Llegó al poder en 2005 y fue reelegida para un cuarto mandato en las elecciones generales del pasado 2017. Anunció además en octubre del año pasado que éste será su último mandato.

Tras una serie de derrotas de su bloque conservador en comicios regionales, anunció que no buscará un nuevo mandato, tras 18 años al frente de la Unión Cristianodemócrata (CDU). No pretende asumir ningún otro cargo político, sea a escala alemana o europea. Su decisión está motivada por los malos resultados obtenidos por su bloque en las últimas elecciones, sumado a la debilidad para formar una gran coalición entre conservadores y socialdemócratas que le permita gobernar cómodamente al espacio.

 

“Cuando Angela Merkel tiembla, toda la Unión tiembla”, sentenció por la mañana el periodista Stephan-Andreas Casdorff en el diario Tagesspiegel. Su relevancia para la Unión Europea no admite sospecha alguna, pero su estado de salud sigue siendo una verdadera incógnita.

Fuente: Pagina12

El Pentágono alista una coalición militar para vigilar a Irán

Un grupo de países, liderados por barcos de guerra de EE.UU., controlarán las aguas del Golfo Pérsico.

Estados Unidos espera reclutar aliados en las próximas semanas para una coalición militar para salvaguardar las aguas estratégicas en el Golfo Pérsico, donde Washington culpa a Irán ya los combatientes alineados con el país persa por los ataques y sabotajes contra petroleros, dijo el general de mayor rango de Pentágono.

Según el plan, que se ha finalizado recién en los últimos días, los EE.UU. proporcionarían buques de mando y dirigirían los esfuerzos de vigilancia para la coalición militar en las costas de Irán y Yemen. Los aliados patrullarían las aguas cerca de los barcos de mando de los Estados Unidos y escoltarían buques comerciales con las banderas de sus países.

El general Joseph Dunford, presidente del Comando Conjunto, dio detalles a los periodistas después de las reuniones al respecto el martes con el secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, y el secretario de estado Mike Pompeo.
"Estamos comprometidos ahora con varios países para ver si podemos formar una coalición que garantice la libertad de navegación tanto en el Estrecho de Ormuz como en el Bab al-Mandab", dijo Dunford.

"Y creo que probablemente en las próximas semanas identificaremos qué naciones tienen la voluntad política de apoyar esa iniciativa y luego trabajaremos directamente con los militares para identificar las capacidades específicas que apoyarán eso".

Irán ha amenazado durante mucho tiempo con cerrar el Estrecho de Ormuz, a través del cual pasa casi una quinta parte del petróleo del mundo, si no puede exportar su petróleo, algo que el gobierno del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, buscó como una forma de presionar a Teherán para que renegocie el acuerdo sobre su programa nuclear.

Pero la propuesta de Estados Unidos de una coalición internacional para salvaguardar el transporte marítimo en el estrecho, que se encuentra en la desembocadura del Golfo, ha estado ganando impulso desde los ataques en mayo y junio contra los petroleros en las aguas del Golfo. El mes pasado, Irán derribó un avión no tripulado estadounidense cerca del Estrecho, lo que llevó a Trump a ordenar ataques aéreos de represalia, solo para detenerlos.
Aunque los funcionarios estadounidenses habían discutido públicamente los planes para salvaguardar el estrecho, la revelación de Dunford de que la coalición también buscaría reforzar la seguridad en el Bab al-Mandab frente a Yemen parece ser un elemento nuevo.

EE.UU., así como Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, se han preocupado durante mucho tiempo por los ataques de combatientes hutíes (en Yemen) alineados con Irán en el angosto canal de Bab al-Mandab, que conecta el Mar Rojo con el Golfo de Adén y el Mar Arábigo.

Casi 4 millones de barriles de petróleo se envían diariamente a través de Bab al-Mandab a Europa, Estados Unidos y Asia, además de productos comerciales.

Dunford dijo que EE.UU. proporcionaría barcos de "mando y control", pero agregó que el objetivo sería que otros países proporcionen buques para patrullar las aguas entre esos barcos de comando.

La tercera parte de la misión involucraría a miembros de la coalición para escoltar a los buques comerciales de sus países.

"La expectativa es que las patrullas y las escoltas sean realizadas por otros", dijo.

Dunford manifestó que el tamaño de la campaña podría ajustarse según la cantidad de países que se comprometan.

"Esto será escalable, ¿verdad? Entonces, con un pequeño número de colaboradores, podemos tener una pequeña misión. Y lo ampliaremos a medida que se identifique el número de naciones que están dispuestas a participar ", dijo.

Fuente: Clarin

Fuerte sismo sacudió el sur de California

Fue de 6,4 de magnitud. El epicentro fue en el desierto por lo que no hubo daños en las ciudades.

Terremoto de California

Un sismo de magnitud 6,4 sacudió este jueves el sur de California y fue sentido en una gran área. Así lo informó el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) y testigos.

El epicentro se ubicó cerca de Searles Valley, en el condado de San Bernardino, unos 240 km al noreste de Los Ángeles. No se registraron daños materiales.

Su profundidad se estimó en 8,7 km, dijo el instituto estadounidense.

El epicentro del terremoto se localizó en el desierto de Mojave, una gran área escasamente poblada.

 

Fuente: Minutouno

Corea del Norte expulsa a un estudiante extranjero tras 10 días de detención por espionaje: ¿qué pasó?

Según informó KCNA, Alek Sigley "peinaba" Pionyang para luego proporcionar información y fotos a medios que actúan contra el Estado.

Corea del Norte expulsa a un estudiante extranjero tras 10 días de detención por espionaje: ¿qué pasó?

Pionyang afirmó este 6 de julio que un estudiante australiano que realizó "actos de espionaje" en Corea del Norte fue expulsado del país en una muestra de "indulgencia humanitaria", señaló AP, que cita una publicación de la Agencia Telegráfica Central de Corea (KCNA). Se informa que Alek Sigley, de 29 años, permaneció detenido durante 10 días. Este jueves abandonó Corea del Norte y llegó a Tokio vía Pekín. ¿Cómo se desarrollaron los hechos?

La desaparición
Sigley estudiaba en una universidad de Pionyang y a menudo difundía a través de las redes sociales publicaciones sobre su vida en la capital norcoreana, en las que destacaba la libertad que tenía en Corea del Norte como estudiante extranjero y rebatía las opiniones negativas sobre ese país. Escribió también algunos artículos para medios occidentales, "aunque ninguno de ellos era abiertamente crítico con el Gobierno de [Corea del] Norte y su sistema político", de acuerdo con AP.

A finales de junio, Sigley dejó de hacer publicaciones lo que generó rumores sobre su detención. Frente a estas preocupaciones, el primer ministro australiano, Scott Morrison, indicó que la situación le parecía "preocupante". "Continuaremos centrándonos con precisión en eso para aclarar qué ocurrió exactamente y entonces tomar medidas", declaró el 28 de junio a la cadena local ABC. Asimismo, hizo hincapié en que otras naciones expresaron su "apoyo y asistencia" en el asunto.

A su vez, Leonid Petrov, experto de la Universidad Nacional de Australia y amigo de Sigley, opinó, citado por ABC, que era posible que las publicaciones de un extranjero en Internet fueran consideradas por las autoridades norcoreanas como un potencial riesgo de seguridad para el país. "Un extranjero que estudia en la universidad durante más de un año y constantemente da información sobre este país ermitaño podría haber sido visto como un potencial factor de distracción en vísperas de la potencial tercera cumbre entre el presidente Trump y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un", precisó.

Además, expresó la opinión de que Sigley reaparecería y el contacto con él se reanudaría al terminar la cumbre del G20. "Probablemente está deliberadamente aislado de los medios de comunicación. Es una práctica normal", afirmó Petrov.

La liberación
El estudiante australiano fue liberado 10 días después de su desaparición. Este jueves, abandonó Corea del Norte y llegó a Pekín para luego dirigirse a Tokio. Tras aterrizar en la capital china, Sigley afirmó a los periodistas que estaba "muy bien". El hombre no reveló detalles sobre lo sucedido en Corea del Norte, mientras que su padre, Gary Sigley, indicó que su hijo había recibido un buen trato.

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, y la ministra de Asuntos Exteriores, Marise Payne, señalaron a través de un comunicado conjunto que su conciudadano fue liberado en Corea del Norte —donde la nación no tiene Embajada— gracias a la actuación de diplomáticos suecos. "Las autoridades suecas informaron al Gobierno australiano que ayer se habían reunido con funcionarios de la RPDC y plantearon de parte de Australia la cuestión de la desaparición de Alek", dice el texto, publicado el 4 de julio en el sitio web de la Cancillería.

"El desenlace muestra el valor del trabajo discreto, entre bastidores, de funcionarios en la resolución de casos consulares complejos y sensibles, en estrecha colaboración con otros gobiernos", se subraya.

Las acusaciones de espionaje
A su vez, KCNA informó el 25 de junio que "la institución pertinente" norcoreana sorprendió a Sigley "'in fraganti'" haciendo mal uso de su condición de estudiante, pues "peinaba" Pionyang para luego proporcionar esa información junto con fotos a medios que actúan contra el Estado.

"La investigación reveló que a instancias de NK News y otros medios contrarios a la RPDC [Sigley] entregó varias veces los datos y las fotos que recogía y analizaba mientras peinaba Pionyang usando su carné de estudiante extranjero", reza la publicación, citada por Reuters.

Singley "admitió honestamente sus actos de espionaje consistentes en, de manera sistemática, colectar y ofrecer datos sobre la situación interna en la RPDC y repetidamente pidió perdón, disculpándose por la intrusión en la soberanía" del país, señaló la agencia, agregando que el estudiante fue expulsado en un acto de "indulgencia humanitaria".

"Tergiversación" de la realidad
Por su parte, el director ejecutivo de NK News, Chad O'Carroll, agradeció en nombre del portal a las autoridades norcoreanas por "liberar rápidamente a Sigley por razones humanitarias". O'Carroll precisó que el australiano es el autor de seis artículos para NK News, publicados entre enero y abril de 2019. En ese contexto, precisó que calificarlos de "antiestatales" es una "tergiversación" que la publicación "rechaza".

"Las columnas bien documentadas de Alek Sigley presentaban una visión apolítica y perspicaz de la vida en Pionyang, que publicamos en un intento de mostrar a nuestros lectores viñetas de la vida cotidiana normal en la capital", reiteró.

Fuente: RT

Con Trump vuelve el desfile militar

La inspiración de Trump parece venir menos del movimiento por los derechos civiles y más del desfile militar del Día de la Bastilla al que asistió en 2017 invitado por el presidente francés, Emmanuel Macron.

Los tanques serán parte de la celebración del 4 de julio por primera vez desde el gobierno de Nixon

El presidente Donald Trump celebró ayer por adelantado que el desfile militar "Saludo a Estados Unidos" de hoy por el Día de la Independencia será "el espectáculo de nuestras vidas" y alimentó la polémica por un tipo de celebración que no se veía en la capital norteamericana desde hace casi tres décadas.

"Nuestro Saludo a Estados Unidos del 4 de julio en el Monumento de Lincoln parece que será muy grande. Será el espectáculo de nuestras vidas. El costo de nuestro gran saludo a Estados Unidos hoy será poco comparado con lo que vale. Somos dueños de los aviones, tenemos los pilotos, el aeropuerto está cerca, todo lo que necesitamos es el combustible. Poseemos los tanques y todo. Los fuegos artificiales fueron donados. ¡Nada mal!", escribió Trump en su cuenta de Twitter para preparar el clima antes de la masiva celebración que se preparaba a solo unas cuadras de la Casa Blanca.

El 4 de julio es un feriado que muchos estadounidenses utilizan para escaparse un fin de semana largo, especialmente aquellos con alto poder adquisitivo. Pese a esto y a que medios como el portal Politico advertían ayer que una parte importante de la dirigencia política y los principales donantes del Partido Republicano no estarán mañana en la capital estadounidense, Trump siguió adelante con su plan de celebrar a lo grande una fecha que ningún presidente festeja con un acto desde Richard Nixon. A diferencia de Nixon que participó de un acto por el Día de la Independencia pero no habló, Trump tiene planeado dar un discurso frente a un público "VIP".

"Nuestra celebración del 4 de julio en el Monumento a Lincoln será realmente grande. ¡Será el espectáculo de una era!", tuiteó Trump ayer. Irá a las escalinatas del monumento a Abraham Lincoln, el presidente que defendió la unidad del país durante la guerra civil, para encabezar el "Saludo a Estados Unidos". Trump hace uso de sus habilidades en el mundo del espectáculo de cara al evento. El solo hecho de que hable desde el Monumento a Lincoln, locación del famoso discurso "Yo tengo un sueño" de Martin Luther King en 1963, garantizará imágenes impresionantes.

Pero la inspiración de Trump parece venir menos del movimiento por los derechos civiles y más del desfile militar del Día de la Bastilla al que asistió en 2017 invitado por el presidente francés, Emmanuel Macron.

Impresionado por la marcha de soldados y equipamiento militar en el centro de París, Trump regresó entonces bromeando y diciendo: "Vamos a tener que intentar superarlo".

La Casa Blanca informó a medios locales que está distribuyendo entradas para un grupo selecto de funcionarios, asesores, donantes y amigos de la pareja presidencial, que escucharán el discurso en sillas ubicadas a los costados del famoso estanque. Sin embargo, existe la posibilidad que la convocatoria no sea tan grande como espera el gobierno. "Empezaron con esto muy tarde y todo el mundo ya tiene planes", explicó a Politico Dan Eberhart, un donante de las campañas republicanas. "Todo el mundo estará en espíritu, pero en la realidad, la gente ya planeó sus actividades del 4 de julio hace semanas", agregó.

Según varios medios estadounidenses, Trump busca utilizar la masiva celebración como un acto electoral.

Mientras la oposición demócrata arrancó una tensa e incierta campaña para las primarias presidenciales del próximo año, el mandatario parece por ahora el favorito indiscutido de su partido y ya se enfoca en los comicios generales de noviembre de 2020.

La asesora presidencial Kellyanne Conway sostuvo ayer que Trump "no politizará" la celebración; sin embargo, la sola convocatoria a un desfile militar dividió aguas en Washington. Las imágenes de tanques militares atravesando la capital estadounidense no son comunes hace décadas.

En 1932, durante la Gran Depresión, el héroe de la Segunda Guerra Mundial, el general Douglas McArthur, reprimió con tanques a un grupo de veteranos de la Primera Guerra Mundial que reclaman ayudas gubernamentales en Washington.

En aquel momento, los tanques militares solo se veían en la capital durante los desfiles del Día del Ejército -tradición que duró hasta 1949- y en algunas asunciones presidenciales como las de Franklin Roosevelt en 1941, Dwight Eisenhower en 1953 y 1957 y John Kennedy en 1961, según recordó el diario The Washington Post.

La última vez que un gobierno realizó un desfile militar masivo en la capital estabilizando fue hace 28 años, cuando George Bush padre celebró la victoria de la primera Guerra del Golfo con 8.800 veteranos y 200.000 espectadores. Casi tres décadas después, Trump volverá hoy a celebrar el poderío militar estadounidense en el corazón del país en una de las fechas patrias más importantes de la nación.

Los opositores a Trump planearon su propia artillería política en el National Mall, la explanada de césped que va desde el Monumento a Lincoln hasta el Capitolio. La organización izquierdista Code Pink desplegará su "Baby Trump", un inflable que muestra al presidente en pañales. Y grupos de soldados veteranos planean entregar camisetas en honor al fallecido senador John McCain, un republicano con el que Trump solía chocar con frecuencia.

"Qué malgasto de dinero", criticó Julian Castro, aspirante a la candidatura presidencial demócrata. "En lugar de abordar algo como la falta de vivienda de veteranos, Trump lo está gastando en aumentar su ego con un desfile que es fundamentalmente sobre él".

Fuente: Pagina12