Martes 25 de Abril de 2017 - 11:36:44

Un incendio destruyó un campamento de refugiados

El siniestro arrasó la mayor parte del campamento de Grande-Synthe después de una pelea entre inmigrantes en la que resultaron heridas varias personas.

Un incendio arrasó la mayor parte del campamento de refugiados de Grande-Synthe, cerca de Dunkerque, en el norte de Francia, después de una pelea entre inmigrantes en la que resultaron heridas varias personas, informaron este martes funcionarios regionales.

El campamento, creado hace poco más de un año y equipado con cabañas de madera y zonas de servicios, alberga a unos 1.500 refugiados, muchos de ellos kurdos, según medios locales.

"El campamento resultó destruido en gran parte", dijo Michel Lalande, prefecto de la región norte de Francia, por teléfono, y añadió, citado por la agencia de noticias Reuters, que el fuego surgió tras una pelea entre migrantes afganos y kurdos.

Grande-Synthe fue el hogar de uno de los grupos más grandes de migrantes en la costa francesa que se dirigían a Reino Unido desde el cierre en octubre de 2016 de uno de los campamentos marginales más grande de Europa, denominado La Jungla de Calais, cercano al puerto homónimo.

La semana pasada, algunos de los habitantes de Grande-Synthe trataron de bloquear con troncos de árboles y ramas una autopista cercana en un intento de detener el tráfico y subirse a camiones y automóviles con la esperanza de cruzar el Canal de La Mancha por el túnel subterráneo y llegar al Reino Unido.

Hechos como esos en los últimos años influyeron para que los británicos votaran por salir de la Unión Europea (UE) en junio de 2016.

La llegada masiva de inmigrantes a Europa, huyendo de la pobreza y la guerra en otros lugares, es un tema clave en
Francia, donde la líder de ultraderecha, Marine Le Pen, está entre los favoritos para la elección presidencial del 23 de abril y el 7 de mayo.

Le Pen reiteró hoy que si resulta elegida, cerrará todos los campamentos y las fronteras de Francia, reduciendo
drásticamente la inmigración.

Doble atentado en Egipto deja 45 muertos

Un doble atentado perpetrado contra dos iglesias cristianas por ISIS dejó 45 muertos. Los ataques fueron a dos semanas de una visita oficial del papa Francisco al país africano.

El primer ataque se perpetró dentro de una iglesia cristiana copta en la ciudad egipcia de Tanta, a 120 kilómetros al norte de El Cairo. La explosión sorprendió a los fieles dentro del templo de Mar Guergues (San Jorge, en árabe) que participaban de las celebraciones del Domingo de Ramos, que marca el comienzo de la Semana Santa.
El primer ministro egipcio, Sherif Ismael, condenó lo ocurrido y mostró la determinación del gobierno de acabar con el extremismo en el país.

"Se trata de un acto terrorista impío, pero erradicaremos el terrorismo de Egipto y tenemos la determinación para acabar con los grupos terroristas", dijo el primer ministro.

Poco después, se perpetró otro atentado contra la catedral de San Marcos.

Estado Islámico asumió la autoría de los ataques, que se producen 20 días antes de la visita del papa Francisco, que tiene previsto desplazarse a Egipto los próximos 28 y 29 de abril en su primer viaje a Medio Oriente.

Horas después del ataque, cientos de personas se concentraron frente al templo atacado en Tanta, para mostrar su solidaridad con las víctimas del atentado.

Ashraf Ramzi, un copto de 26 años, contó que él y su padre se salvaron gracias a un pilar de la iglesia que detuvo la onda expansiva de la explosión que, según Ramzi, ocurrió en las primeras filas de la iglesia, donde se sientan los hombres y cerca de las bancadas de los diáconos.

Ramzi relató que la sala de oración estaba repleta y que en cada banco había sentadas al menos 7 personas, y asegura que vio medio centenar de cadáveres.

En varias páginas web cristianas se difundieron fotos del interior de la iglesia donde se pueden ver los cadáveres de los fieles amontonados junto a los restos de los bancos de madera, y salpicaduras de sangre en los muros del templo.

La minoría cristiana copta celebra el Domingo de Ramos, que marca el inicio de la Semana Santa.

Los atentados tienen como antecedente otro ataque contra cristianos ocurrido casi cuatro meses atrás en la capital egipcia.

El pasado 11 de diciembre, 28 fieles de la minoría cristiana copta murieron en un atentado perpetrado por un suicida contra una iglesia ubicada junto a la catedral de El Cairo, en el barrio de Al Abasiya.

El Papa Francisco presidió la misa de Domingo de Ramos

El Papa Francisco presidió este domingo la misa de Domingo de Ramos y recordó que la celebración "tiene un doble sabor: dulce y amargo". 

Además, se refirió a las víctimas de los atentados de este domingo en Egipto y del viernes en Estocolmo y dijo que "Jesús está en los que sufren por la guerra y el terrorismo", ante una Plaza San Pedro colmada.
"A mi querido hermano Su Santidad Teodoro II, a la Iglesia copta y a toda la querida nación egipcia, expreso mi profundo dolor y rezo por los difuntos y heridos", afirmó en referencia al ataque que este sábado dejó al menos 22 muertos en una iglesia de Egipto, país que el Papa visitará el 28 y 29 de abril próximos.

"Estoy cercano a los familiares y a la entera comunidad. Que el señor convierta los corazones de los que siembran terror, violencia y muerte, y de los que hacen y trafican las armas", pidió luego el Obispo de Roma ante los 40.000 fieles presentes en la Plaza San Pedro.
"Esta celebración tiene como un doble sabor, dulce y amargo, es alegre y dolorosa, porque en ella celebramos la entrada del Señor en Jerusalén, aclamado por sus discípulos como rey, al mismo tiempo que se proclama solemnemente el relato del evangelio sobre su pasión", había iniciado dos horas antes la Misa por el Domingo de Ramos, primera de las celebraciones por la Semana Santa, en la plaza emblema del Vaticano.

Francisco había iniciado las celebraciones este sábado, con una vigilia inédita junto a jóvenes de todo el mundo en la Basílica de Santa María la Mayor, como previa del próximo Sínodo de Obispos de 2018 y de la Jornada Mundial de la Juventud que se hará en Panamá en 2019.

"Desde hace 32 años la dimensión gozosa de este domingo se ha enriquecido con la fiesta de los jóvenes: La Jornada Mundial de la Juventud, que este año se celebra en ámbito diocesano", dijo en esa línea antes de que los jóvenes de Cracovia, donde se realizó la JMJ de 2016, entregaran la Cruz a los jóvenes de Panamá.

En una plaza a pleno sol y llena de palmas llevadas por los peregrinos, el Pontífice planteó que "este Jesús, que justamente según las Escrituras entra de esa manera en la Ciudad Santa, no es un iluso que siembra falsas ilusiones, un profeta new age, un vendedor de humo, todo lo contrario: es un Mesías bien definido, con la fisonomía concreta del siervo, el siervo de Dios y del hombre que va a la pasión; es el gran Paciente del dolor humano".
"Y este Jesús, que acepta que lo aclamen aun sabiendo que lo espera la Cruz, no nos pide que lo contemplemos sólo en los cuadros o en las fotos, o incluso en los videos que circulan por la red", destacó en la Homilía que dio tras encabezar la clásica peregrinación desde la Basílica de San Pedro hasta el Obelisco central de la Plaza homónima junto a cardenales, obispos y sacerdotes de los cinco continentes.

"Él está presente en muchos de nuestros hermanos y hermanas que hoy, hoy sufren como él, sufren a causa de un trabajo esclavo, sufren por los dramas familiares, por las enfermedades... Sufren a causa de la guerra y el terrorismo, por culpa de los intereses que mueven las armas y dañan con ellas. Hombres y mujeres engañados, pisoteados en su dignidad, descartados", lamentó Francisco.

Tras la celebración, el Pontífice rezó el tradicional Ángelus en la Plaza y recordó a las víctimas del ataque con un camión que el viernes dejó cuatro muertos en una calle céntrica de Estocolmo, Suecia.
"A la Virgen encomendamos las víctimas del atentado terrorista sucedido el viernes pasado en Estocolmo, así como a todos los todavía golpeados por la guerra, desgracia de la humanidad", sentenció.

Un muerto y veinte heridos al caerse un globo aerostático en Turquía

Un turista francés murió y otros veinte extranjeros resultaron heridos al estrellarse este domingo el globo aerostático en el que viajaban en la región turca de Capadocia.

Según la agencia Anadolu, la aeronave chocó con cables del tendido eléctrico después de recibir una fuerte ráfaga de viento y se estrelló contra el suelo.
Fuentes médicas explicaron que al menos doce de los heridos son de Corea del Sur, aunque aún no se informó la nacionalidad del fallecido.
El pasado febrero murió un visitante danés y en marzo otros 49 turistas resultaron heridos en sendos accidentes de globo en esta zona.
Capadocia, en Anatolia central, es una importante región turística, famosa por sus espectaculares formaciones de roca volcánicas, las formaciones geológicas conocidas como chimeneas de hadas, sus ciudades subterráneas y sus iglesias de época bizantina. Los tours turísticos en globos son frecuentes en esta zona.

Corea del Norte amenazó con un "golpe implacable" si recibe una provocación de Estados Unidos

Un alto funcionario de la diplomacia del régimen comunista reiteró que el ejército de Kim Jong-un está dispuesto a responder militarmente si recibe algún gesto ofensivo de Norteamérica

(Reuters)

Corea del Norte actuará de manera "implacable" ante la mínima provocación de Estados Unidos, declaró este jueves el embajador norcoreano ante Rusia, mientras que Washington anunció reforzar sus capacidades militares tras el lanzamiento de un misil por parte de de Pyongyang.

"Nuestro ejército ya lo declaró: si hay la más mínima provocación de Estados Unidos durante los ejercicios (militares), estamos dispuestos a asestar un golpe implacable", afirmó durante una mesa redonda en Moscú, Kim Hyong jun, citado por la agencia Interfax.

Pyongyang acaba de disparar un nuevo misil balístico, tras haber realizado en septiembre un ensayo nuclear que provocó nuevas sanciones internacionales contra el régimen de Kim Jong-un.

La Casa Blanca teme que Pyongyang esté a pocos meses de juntar tecnología nuclear y de misiles de largo alcance y poner a la costa oeste de Estados Unidos a una distancia alcanzable.

Durante su primera reunión con el entonces presidente Barack Obama en noviembre, Donald Trump fue alertado de que podría tener que tomar una decisión temprana sobre el uso de la fuerza contra Corea del Norte.

El enérgico nuevo presidente estadounidense ha reiterado públicamente que está abierto a una acción militar.