Jueves 19 de Mayo de 2022 - 08:49:21

Se desaceleró tras siete meses de alzas; una señal tentativa de que los aumentos de precios estarían llegando a su punto máximo.

La inflación en Estados Unidos retrocede en abril y toca 8,3%

La inflación en Estados Unidos se desaceleró en abril después de siete meses de alzas incesantes, una señal tentativa de que los aumentos de precios pueden estar llegando a su punto máximo y aún imponen una presión financiera a los hogares estadounidenses.

Los precios al consumidor subieron un 8,3% el mes pasado desde 12 meses antes, dijo el miércoles el Departamento de Trabajo. Eso estuvo por debajo del aumento interanual del 8,5% en marzo, que fue la tasa más alta desde 1981.

Mes a mes, los precios subieron un 0,3% de marzo a abril, una tasa aún elevada pero el aumento más pequeño en ocho meses. Los precios al consumidor se dispararon un 1,2 % de febrero a marzo, principalmente debido a un aumento repentino en los precios de la nafta provocado por la invasión rusa de Ucrania.

A nivel nacional, el precio de un galón de nafta regular alcanzó un récord de US$4.40, aunque esa cifra no está ajustada por inflación.

El alto precio del petróleo es el principal factor. El barril de crudo de referencia estadounidense se vendió a alrededor de 100 dólares el barril el martes. La nafta había caído a alrededor de $4,10 el galón en abril, luego de llegar a $4,32 en marzo.

Un problema político


Más allá de la presión financiera para los hogares, la inflación está planteando un problema político serio para el presidente Joe Biden y los demócratas del Congreso en la temporada de elecciones de mitad de período.

Los republicanos argumentan que el paquete de apoyo financiero de Biden de US$1.9 billones en marzo pasado sobrecalentó la economía al inundarla con cheques de estímulo, mejorado pagos de ayuda por desempleo y crédito fiscal por hijos.

El martes, Biden buscó tomar la iniciativa y declaró que la inflación es “el problema número uno que enfrentan las familias hoy en día” y “mi principal prioridad nacional”.

Biden culpó a los problemas crónicos de la cadena de suministro relacionados con el rápido repunte económico de la pandemia, así como a la invasión rusa de Ucrania, por encender la inflación.

Dijo que su administración ayudará a aliviar los aumentos de precios al reducir el déficit presupuestario del gobierno y fomentar la competencia en industrias, como la empacadora de carne, que están dominadas por unos pocos gigantes de la industria.

Aún así, nuevos problemas en el extranjero u otros imponderables siempre podrían hacer que la inflación de EE.UU. vuelva a subir a nuevos máximos.

Si la Unión Europea decide, por ejemplo, cortar el petróleo ruso, es probable que los precios del gas en los Estados Unidos se aceleren. Los bloqueos de COVID de China están empeorando los problemas de suministro y perjudicando el crecimiento en la segunda economía más grande del mundo.

Las señales anteriores de que la inflación de EE UU. podría estar llegando a su punto máximo no duraron. Los aumentos de precios se desaceleraron en agosto y septiembre pasados, lo que sugiere en ese momento que una mayor inflación podría ser temporal, como habían sugerido muchos economistas y funcionarios de la Reserva Federal.

Pero los precios se dispararon nuevamente en octubre, lo que llevó al presidente de la Fed, Jerome Powell, a comenzar a cambiar la política hacia tasas más altas.

Fuente: clarin.com