Viernes 23 de Agosto de 2019 - 19:31:35

La violencia y el discurso antiinmigrante de Donald Trump calan hondo en los miembros de la comunidad latina.

Caras poco amistosas. Miedo hablar en español. La necesidad casi obligada de guardar un perfil bajo cuando no se está en lugares cosmopolitas y liberales como la ciudad de Nueva York. Los latinos en Estados Unidos tienen miedo. El atentado de un supremacista blanco contra "mexicanos" en un atestado Walmart en El Paso, dejó en claro que el miedo no es una sensación. La presidencia de Trump con su retórica antiinmigrante y America first parece haber generado este cambio en el que los hispanos ahora confiesan: "Nunca antes había tenido miedo de ser hispana, pero ahora sí".

Para muchos latinos que viven en Estados Unidos, el reciente tiroteo en la ciudad de El Paso, que dejó 22 muertos, cristalizó ese miedo.

Un memorial a las víctimas del tiroteo en El Paso. / AFP

Ivonne Díaz, una mujer de 31, es la dueña de la frase "Nunca antes había tenido miedo de ser hispana, pero ahora sí". Se lo dijo a la BBC.

"No puedo creer que haya pasado esto. El Paso es una ciudad de inmigrantes y siempre nos hemos ayudado los unos a los otros", completó.

El autor de la masacre, identificado como Patrick Crusius, un hombre blanco de 21 años, condujo nueve horas desde Dallas para cometer la matanza en esta ciudad fronteriza con la localidad mexicana de Ciudad Juárez, donde el 83% de la población es hispana, según el último censo.

Según la prensa, Crusius denunció una "invasión hispana" en Texas en un manifiesto en Internet.
"Atacó a los hispanos porque se sabe cómo es nuestra situación actualmente con nuestros representantes políticos", dijo a AFP Aleli Fernández. "Es triste ver que alguien te ve a ti, a tu familia y a tus seres queridos como invasores", contó.

Desde que Trump lanzó su campaña a la presidencia en 2015, muchos de sus discursos han apuntado hacia los inmigrantes mexicanos, de quienes ha dicho que son "violadores", que traen "drogas" y "crimen" a Estados Unidos.

En 2018 denunció las caravanas procedentes de Centroamérica como una "invasión".

El supermercado donde ocurrió la tragedia es el más cercano a la frontera y era concurrido por mexicanos que acudían para comprar electrodomésticos o material escolar. El lugar es enorme. Un gigantesco centro comercial, al que habían concurrido cientos de familias aprovechando las ofertas por el comienzo de clases. Según las autoridades mexicanas, ocho de las víctimas fatales son de esa nacionalidad.

Las banderas de EE.UU. y México en el memorial a las víctimas del tiroteo en El Paso. / AFP

"Un hombre anglo vino aquí a matar hispanos", dijo después de la matanza el alguacil de El Paso, Richard Wiles, en sintonía con el gobierno de México, que condenó los hechos como "un acto terrorista contra mexicanos inocentes".

Fernando García, director ejecutivo de la ONG Border Network for Human Rights (Red Fronteriza para los Derechos Humanos), con sede en El Paso, denunció que las comunidades hispanas y migrantes han sufrido en los últimos años "un ataque sin precedentes" y que llevan tiempo "viviendo bajo el miedo".

"El ataque interrumpió la vida diaria de nuestras comunidades, especialmente los dos últimos años de la administración Trump", explicó a AFP.

El autor de la masacre en Texas, Patrick Crusius. / AFP

"Había otro miedo muy internalizado sobre cómo se estaba hablando de nosotros, se nos llamaba criminales, violadores y no sabíamos las consecuencias que esto tendría. Hoy lo sabemos", dijo García.

También para Angélica Salas, directora de Coalition for Humane Immigrant Rights (CHIRLA), "la retórica del presidente ha encendido las llamas de la discordia en el país".
"El hecho de que decidiera venir aquí, la zona más poblada de El Paso, y probablemente la más hispana, y decidiera hacer eso, a esa hora, es muy difícil de llegar a comprender", dice Dominique Díaz, una mujer de 54 años que participó en una vigilia el domingo.

La retórica de Trump, en el centro de las preocupaciones
El lunes tras la tragedia Trump dio un discurso solemne donde afirmaba que condenaba el racismo y la ideología de los supremacistas blancos, pero insistió en que las enfermedades mentales son la principal causa de las matanzas con armas de fuego en Estados Unidos.

El ex vicepresidente Joe Biden, favorito para hacerse con la nominación del Partido Demócrata de cara a las elecciones de 2020, le respondió en Twitter afirmando que había usado la presidencia para "alentar y envalentonar" a los supremacistas blancos.

La retórica antiinmigrante de Donald Trump es una razón fundamental que impulsa el miedo de las comunidades latinas en EE.UU.. / DPA

"Usted usó palabras como 'infestado' o 'invasión' para hablar de seres humanos", dijo Biden.

Muchos otros políticos demócratas criticaron también la retórica de Trump.

"Las palabras tienen consecuencias", dijo a la cadena MSNBC la congresista originaria del El Paso, Verónica Escobar.
"El atacante vino a nuestra comunidad porque somos una comunidad hispana y porque tenemos inmigrantes en nuestra comunidad. Vino a hacernos daño", dijo la legisladora.

Brenda Almanza, que también participó en la vigilia en El Paso el domingo, dijo que mientras el presidente centra su discurso en la frontera y en las comunidades latinas "nadie está hablando de los supremacistas blancos ni del racismo".

El ex vicepresidente de EE.UU. Joe Biden salió a responderle a la retórica antiinmigrante de Donald Trump. / EFE

"Quieren culpar a la enfermedad mental, al terrorismo", dijo.

El presidente de la Liga de Congresistas Hispanos, Joaquín Castro, afirmó que las palabras del atacante son consistentes con la descripción que hace Trump de los inmigrantes hispanos como "invasores".

El tiroteo "es un duro recordatorio de este tipo de retórica", afirmó.

Fuente: AFP y Clarín