Lunes 18 de Diciembre de 2017 - 19:27:47

Según el Ministerio de Defensa surcoreano, a pesar de haber lanzado con éxito el poderoso Hwasong-15, el régimen de Kim Jong-un aún necesita probar algunas tecnologías clave para enfrentar un conflicto. También advirtió que "Kim Jong Un está actuando de una manera muy calculadora e inteligente"

Kim Jong Un sonríe durante la prueba del misil Hwasong-15, a la que consideró “un éxito” (REUTERS/KCNA)

La última prueba de misiles de Corea del Norte coloca a Washington dentro del alcance de sus armas, pero aún necesita probar tecnología importante de misiles, como el reingreso, la orientación en el escenario terminal y la activación de ojivas, dijo el viernes Corea del Sur.

Pero Seúl dijo que espera que Pyongyang suspenda su programa de pruebas de cohetes, luego del éxito de su nuevo misil Hwasong-15 que puede volar lo suficiente como para alcanzar el territorio continental de Estados Unidos.

Pyongyang dijo que su prueba de misiles del miércoles fue un "avance". "Kim Jong Un está actuando de una manera muy calculadora e inteligente", dijo el ministro de Defensa de Corea del Sur, Song Young-moo.

Kim Jong Un observa el ICBM Hwasong-15, el último misil testeado por su país (REUTERS/KCNA)

"Kim cambió el tiempo de lanzamiento, la dirección y la distancia para demostrar que tiene este gran poder (…) probablemente hará un gran anuncio en su Discurso de Año Nuevo para decir que Corea del Norte ha completado su programa de armas", agregó.

El Ministerio de Defensa de Corea del Sur dijo que el Hwasong-15 era un nuevo tipo de misil balístico intercontinental (ICBM, por su sigla en inglés) que puede volar más de 13.000 kilómetros, lo que coloca a Washington dentro de su rango de objetivo.

Kim Jong Un, feliz tras observar el lanzamiento del misil (REUTERS/KCNA)

Sin embargo, Corea del Norte aún necesita probar algunas tecnologías como el reingreso, la orientación en el escenario terminal y la activación de ojivas nucleares, dijo Yeo Suk-joo, viceministro de política del Ministerio de Defensa.

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, dijo el jueves al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que a pesar de los problemas técnicos que hay que resolver, el nuevo misil es el más avanzado de Corea del Norte a la fecha.