Domingo 24 de Septiembre de 2017 - 12:41:12

El ciclón, que tocó tierra en Florida degradado a categoría 2, dejó destrucción y muerte en su paso por el Atlántico. El costo de los daños podría ascender a miles de millones de dólares y las islas podrían tardar años en recuperarse

Daños tras el pase de Irma en Tortola, en las islas Vírgenes Británicas (Reuters)

Desde Cuba a Antigua, los pobladores de las islas del Caribe comenzaban el domingo a hacer el recuento de daños que dejó Irma luego de que el brutal huracán sembró a su paso muerte, destrucción y caos, un escenario que podría hacer que la región mayormente turística tarde años en recuperarse.

El huracán Categoría 5 dejó al menos 27 muertos en la región y devastó viviendas, infraestructura y las comunicaciones, dejando a algunas pequeñas islas casi aisladas del mundo. Algunos países europeos enviaron tropas para mantener el orden en medio de saqueos, mientras que el costo de los daños podría ascender a miles de millones de dólares.

Devastación en las Islas Vírgenes Británicas

Millonarios expatriados e isleños pobres por igual se vieron forzados a buscar refugio a medida que Irma arrancaba techos de viviendas, barriendo a su paso desde las Antillas Menores hasta Puerto Rico y desde La Española hasta Cuba en su camino hacia Florida.

Olas de hasta 11 metros azotaron el domingo comercios a lo largo del famoso malecón que bordea la costa de La Habana después del paso de Irma y obligaron a evacuar hoteles famosos como el Copacabana. Más al este, fuertes vientos azotaron Varadero, el centro turístico más importante de la isla.

"Esto es un desastre completo y costará trabajo en encaminar el balneario", dijo a Reuters por teléfono Osmel de Armas, fotógrafo acuático en Varadero.

Una mujer posa con su perro frente a su casa destruida por el paso del huracán Irma en la ciudad central de Remedios, Cuba (EFE)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró el domingo zona de desastre a Puerto Rico, donde Irma dejó al menos 3 muertos y a cientos de miles de personas sin servicio eléctrico. Trump también amplió los fondos federales disponibles para las Islas Vírgenes estadounidenses, que sufrieron cuantiosos daños.

Más al este en el Caribe, islas azotadas por el ciclón como San Martín y Barbuda comenzaban el recuento de daños mientras los pobladores empezaban a abandonar los refugios para encontrarse con un panorama desolador.

El primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte, dijo que la cifra de muertos en St. Marteen había trepado a cuatro, y que el 70 por ciento de las viviendas había sido dañado o destruido. Tras reportes de saqueos, el país europeo informó que incrementará su presencia militar para garantizar el orden.

Francia, por su parte, dijo que había incrementado la presencia policial en San Bartolomé y en la otra mitad de la isla San Martín a casi 500 efectivos. Irma mató a 10 personas en ambas islas, dijo el Gobierno francés.

Sain Martin tras el paso del ciclón (Reuters)

Caisse Centrale de Reassurance, un grupo reasegurador propiedad del Estado francés, estimó que los costos de los daños provocados por Irma ascienden a unos 1.200 millones de euros (1.440 millones de dólares). El presidente de Francia, Emmanuel Macron, visitará San Martín el martes.

En tanto Barbuda, con una población de unos 1.800 personas, se enfrenta a una reconstrucción que podría alcanzar cientos de millones de dólares, dijeron funcionarios locales tras el paso del huracán.

El primer ministro de Antigua y Barbuda, Gaston Browne, dijo que Irma había provocado una "devastación absoluta" en Barbuda, a la que describió como "apenas habitable" luego de que el 90 por ciento de los automóviles y edificios sufrieron daños.

Daños en Barbuda

Irma también azotó a las Islas Vírgenes Británicas, donde podían verse yates amontonados unos encima de otros en las marinas y decenas de casas en la capital Road Town sufrieron daños importantes.

El primer ministro de las Islas Vírgenes Británicas pidió el domingo al Reino Unido apoyo a largo plazo tras el paso del huracán Irma, que dejó cinco muertos en el archipiélago.

"Somos gente resiliente pero esto nos ha sacudido hasta el fondo", dijo Orlando Smith, quien describió la situación como "crítica".

El primer ministro elogió los esfuerzos desplegados por el Reino Unido en el rescate y la ayuda de las fuerza aérea y de los ingenieros, pero pidió que Londres entregue un plan más substancial para el territorio, donde viven unas 28.000 personas, principalmente del turismo.

"Para volver a la normalidad se necesita un plan económico integral de reconstrucción respaldado por el gobierno del Reino Unido", dijo el primer ministro.