Lunes 24 de Septiembre de 2018 - 11:37:05

El suizo quedó eliminado ante el australiano John Millman en los octavos de final del US Open. "No había circulación de aire en absoluto", advirtió

Federer reconoció que las extremas condiciones climáticas afectaron su salud (Reuters)

La edición 2018 del US Open está siendo dominada por una situación inesperada que cambió por completo el escenario habitual de una de las competencias más destacadas del circuito. El tenis se conjuga con una prueba de supervivencia a raíz de las extremas condiciones climáticas que azotan a Nueva York. Roger Federer puede dar fe de eso.

"Es una de las primeras veces que me sucede. Hacía mucho calor esta noche. Sentí que no podía respirar. No había circulación de aire en absoluto", confesó el suizo cuando ingresó a la sala de prensa del Estadio Arthur Ashe pasadas las 1:30 de la mañana y con unos parámetros climáticos todavía extremos.

El actual número 2 del circuito cayó por los octavos de final contra el australiano John Millman 3-6, 7-5, 7-6 (7), 7-6 (3) en tres horas y 33 minutos, pero también perdió ante la elevada temperatura: más de 30° y 80% de humedad, en un encuentro que comenzó pasadas las 9 de la noche.

Durante más de tres horas padeció los más de 30° y un 80% de humedad (AFP)

"Por alguna razón sólo luché contra las condiciones de esta noche. Es una de las primeras veces que me sucede. Cuando te sientes así, todo está acabado. He entrenador en condiciones más duras. Algunos días simplemente no es el día en el que el cuerpo puede sobrellevarlo", reconoció el deportista de 37 años que contó con un ventilador en su banco durante el partido para poder mitigar los efectos del calor.

"Yo creo cuando el techo está cerrado, no hay circulación de aire en el estadio. Creo que eso hace que sea un US Open totalmente diferente. Las condiciones quizás son más lentas este año. Además, tienes la ropa mojada, mojando todo. Intentas jugar y todo se vuelve más lento a medida que buscas los golpes ganadores", explicó.

Millman es un tenista de 29 años que ostenta un 49 del mundo como mejor ranking y consiguió en Estados Unidos uno de los triunfos más importantes de su carrera, teniendo en cuenta que no suma títulos en su carrera. "Es bueno saber que es humano", bromeó sobre el suizo.

“Cuando te sientes así, todo está acabado”, reconoció el suizo (AFP)

Federer elogió a su verdugo, pero hizo hincapié en su lugar de nacimiento –Brisbane, Australia– como un punto a favor para afrontar las condiciones del clima: "Me encanta su intensidad. Él proviene de uno de los lugares más húmedos de la tierra".

"Sabía que estaba en un contexto difícil. Tal vez cuando sientes eso empiezas a perder oportunidades. Pero… En algún momento también estaba contento que el partido hubiera terminado", reconoció.