Martes 23 de Octubre de 2018 - 03:37:03

Consciente de la importancia del partido, desde el arranque Racing procuró hacerse dueño de la pelota. Sin embargo, la primera fue para Estudiantes, cuando los equipos recién empezaban a acomodarse. El que apareció fue Jonathan Schunke, pero su cabezazo dio en el travesaño. En el rebote, Braña intentó la arremetida pero estaba en offside. La Academia tomó nota de la advertencia y contestó rápido: Brian Mansilla desbordó por la izquierda, metió un centro que cruzó toda el área y Pillud conectó un remate que se fue por arriba.

PARA SEGUIR SOÑANDO

A partir de allí, Racing se hizo dueño de partido, con Zaracho y el Pulpo manejando los hilos en la mitad. Tanto es así que a los 16, el juvenil comandó de gran manera un contraataque, cedió para Solari que apareció por la derecha y luego de sacarse a dos jugadores de encima, el ex Estudiantes sacó un centro preciso que conectó Lautaro para poner el 1-0. La Academia era más y lo dejaba claro en el resultado.

 El gol no cambió la lógica pero convenció al local de que su negocio pasaba por los contragolpes, principalmente a las espaldas de Gonzalo Piovi. Por allí aparecía constantemente Melano y a ese lugar iban dirigidos todos los cambios de frente de Tití Rodríguez, el más claro del pincha en la primera etapa. A los 29, Juan Musso impidió el empate al sacarle un gran remate a Melano, en un pasaje de partido en el que Racing perdió el balón. Tanto es así que, un rato más tarde, en un ataque del local nuevamente a espaldas del lateral izquierdo, a Augusto Solari, de buen primer tiempo, se le fue la pierna contra Facundo Sánchez y vio la roja. A partir de eso, la Academia se dedicó a aguantar hasta el final del primer tiempo.

La segunda etapa mantuvo la lógica de esos últimos minutos: Estudiantes siguió yendo pero ya con mucho más peso. Parecía que a Racing se le venía el agua, porque cada vez se defendía más cerca de su propio arco y el rival le generaba peligro. Pero a los 10 minutos del complemento, Lautaro Martínez encaró, se aproximó a la zona de peligro y Gastón Campi lo bajó. Alejandro Donatti tomó la pelota y ejecutó un tiro libre bárbaro que se clavó en el ángulo superior izquierdo de Mariano Andujar, que nada pudo hacer para evitar que la Academia se ponga en ventaja.

 El equipo de Coudet siguió aguantando, incómodo por tener un hombre menos y porque el estado de la cancha antentó contra sus intenciones. Sigali reemplazó a Donatti y Cardozo a Mansilla, para buscar renovar las piernas. Y gracias a tanto empujar, Mariano Pavone pudo descontar para el local a los 29 minutos del segundo tiempo. Más sufrimiento para el Chacho, que encima tuvo que agotar las variantes cinco minutos después porque Sigali, recién ingresado, sintió una molestia en el sóleo y tuvo que dejar la cancha.

 Quedó tiempo para una más de Racing, que buscó liquidarlo con Zaracho, pero su remate de zurda impactó en el palo y luego Lautaro no pudo concretar una segunda jugada. Con el cuchillo entre los dientes, resistió a los últimos embates de Estudiantes y se quedó con una victoria valiosa pensando en el objetivo local, que es acabar en puestos de clasificación a Copa Libertadores.