Martes 25 de Abril de 2017 - 11:30:35

El clásico de Dinamarca disputado el último fin de semana tomó repercusión mundial, pero por un tema extra deportivo. Los hinchas de Brondby le arrojaron ratas muertas a un jugador del Copenhague que intentaba patear un tiro de esquina.

Pese al asqueroso intento de intimidación, los jugadores del Copenhague no se amedrentaron y se llevaron el clásico por 1 a 0. Además, se espera una dura sanción para el Brondby por lo sucedido.